Google+ Followers

martes, 27 de diciembre de 2016

No juzgues y la historia de las dos manzanas




Ayer, como siempre mi perrita me sacó a pasear,  y en el parque me encontré con Edu.

Edu también acompaña a su perro y muchas veces nos encontramos y charlamos. Es un hombre de 80 y tantos años con mucha sabiduría a sus espaldas, emite una luz especial  y con muchas historias que contar.

Sentada en un banco había una niña que estaba comiendo una manzana. Ambos la veíamos y me pregunta:

-      - ¿Te conoces la historia de las dos manzanas?


Sabía a ciencia cierta que iba a ser una historia con trasfondo, como todas las historias que usualmente me cuenta.

-      - ¿La manzana de Newton?... bromee...

-        - Nooooo, jajaja esa es la historia de una sola manzana y he dicho dos…

-      - ¿La quieres escuchar?

-      - ¿Tengo alguna opción? Je je

Una pequeña tenía dos manzanas en sus manos cuando su mamá le pidió si, por favor, le daba una.

La niña, de inmediato, dio un mordisco a cada una de las manzanas que tenía.

Ello provocó en la madre un sentimiento de pesar al entender que su hija había actuado con egoísmo.

Antes de que pudiera decir algo, la pequeña le ofreció una de las manzanas a la vez que le señalaba:

Toma, mamá, ésta es la más dulce”.



A veces las personas, nos precipitamos al juzgar a los demás. Y podemos herirlos.

Una de las cosas más difíciles  de evitar es tratar de no juzgar a alguien en el momento en el que le conocemos. Siempre, aunque sea a nivel inconsciente,  formamos impresiones de las personas que nos rodean. 

Desde una visión negativa y errónea, pues no se corresponde con la realidad. Y no dejamos siquiera explicarse al enjuiciado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares