Google+ Followers

miércoles, 30 de mayo de 2012

¿Qué ves en esta imagen?




¿QUE VES EN ESTA IMAGEN?

*Si ves la tormenta antes que el brillo del sol, es porque algo está oscureciendo tu corazón...

*Si ves el camino largo e infinito, es porque estás siempre mirando hacia el futuro, olvidándote que solo se vive EN PRESENTE, porque el FUTURO nunca llega, siempre es HOY.

*Si ves la hierba seca de color rojiza antes que los árboles y las hiervas verdes, es porque solo miras lo negativo de la realidad perdiéndote la armonía del paisaje en su conjunto…

-- Trata de ver el brillo del sol, es la luz que se enciende cada mañana que te despiertas

-- No importa cuan largo sea el camino… importa que cada paso que hagas los disfrutes con AMOR Y FELICIDAD

-- Trata de ver toda la realidad… En el conjunto encontrarás la armonía perfecta, porque todo está siempre en equilibrio.

¡¡¡LA VIDA ES COMO TU QUIERES QUE SEA!!!


También te puede interesar:






domingo, 27 de mayo de 2012

Deseos, deseos y deseos…





Si en algún momento del día nos detuviéramos y observáramos, fácilmente podríamos ver que nos pasamos el día deseando que las cosas sean diferentes: Deseando no estar en el automóvil sino en nuestro destino; deseando que lleguen las vacaciones; que llegue el fin de semana; que el trabajo sea diferente; que la relación con la pareja sea de otra forma; que...

Deseando, deseando y deseando… Pero la vida insiste en ser tal cual es, y no lo queremos ver. Las circunstancias son las que son. Todo sucede en su debido momento.

Transformar la actitud acerca de la vida y sus situaciones, implica comprometerse con un camino que sea coherente con lo que deseamos lograr. La vida es sencilla, si permanecemos atentos y en contacto con nuestras emociones, la claridad resultante nos permitirá tomar decisiones acertadas y aprender a fluir con ella, no es posible tener una actitud sencilla ante las dificultades y la vida en general, si las soluciones o caminos que escogemos para lograrlo se nos presentan, técnicos, sofisticados o mágicos.

Sí te entregas a la observación y cultivas la habilidad de ver las cosas tal cual son, irremediablemente empezará a surgir en ti la cualidad de la aceptación. Es un proceso natural.

Decides ver al otro tal cual es, y empiezas a asumir todas las proyecciones que has hecho sobre él, todas las expectativas, que finalmente eran solo tuyas y que  has puesto sobre las relaciones, en casa, en el trabajo, contigo mismo. Solo de allí surge la aceptación; es resultado.

Y estoy hablando de ACEPTACIÓN, no de conformismo o resignación que es muy diferente.

La resignación y el conformismo nacen del miedo, de la resistencia a observar  y contactar con lo que pasa en nuestra realidad más íntima, de las decisiones pendientes, el descuido del propio cuerpo, la superficialidad en las relaciones o la larga lista de insatisfacciones que llevamos a cuestas, pero que a veces preferimos que sigan allí.

Surgen del temor a perder la posición cómoda en la que creemos estar y no permitirnos salir de nuestra zona de confort personal.

Suelen acompañarse de una actitud de abandono, de falta de ilusión, de falta de compromiso. Permitirnos que los días transcurran repitiendo las mismas acciones, los mismos pensamientos, alimentando los mismos sentimientos, esperando qua la solución venga de afuera, o que un golpe de suerte cambie nuestro destino.

Cuando estamos en estado de resignación, consideramos que cualquier solución vendrá de afuera, responsabilizamos a los otros de lo que vivimos.

La culpa es de los jefes, la pareja tiene un carácter muy difícil, el gobierno debería ayudarme más….

Si empezáramos a aceptar que la vida es esta, tal cual, la de hoy, que nada es bueno o malo en sí mismo simplemente "es", nuestro ser estará en armonía.

Observar no es simplemente ver y va un poco más allá del “ser conscientes de”, implica una atención consciente, libre de juicios o justificaciones acerca de nosotros mismos o de las relaciones.

Una observación desligada de lo que está bien o mal, de lo que debería o no debería ser, utilizarnos como el objeto de estudio

Mírate en el espejo y pregunta… ¿Qué siento en tal o cual circunstancia? ¿Qué pensamientos se disparan? ¿Cómo se siente mi cuerpo? ¿Cómo respondo? ¿Qué acciones genera en mí este contexto?

Vivir estresados significa vivir en la no aceptación, es un indicio de que hay situaciones en la vida laboral y/o personal que no aceptamos, significa que probablemente intentamos controlar en exceso el curso de la vida, cuando es incontrolable, cuando lo único que podemos hacer es aceptarla tal cual se presenta, como a la pareja, los hijos, los amigos y a nosotros mismos.  ¡ACEPTAR!

"Intente parar, permanecer sentado y tomar conciencia de su respiración de vez en cuando a lo largo del día. Puede ser durante cinco minutos o cinco segundos.

Déjelo todo para aceptar plenamente el momento presente, incluso como se está sintiendo y lo que percibe que está ocurriendo. Durante estos instantes, no intente cambiar nada en absoluto, limítese a respirar.

Respire y permita que las cosas sean, mentalmente y de corazón permita que este momento sea exactamente como es y permítase ser exactamente como es"

Mindfulness en la vida cotidiana. Jon Kabat-Zinn




También te puede interesar:



miércoles, 23 de mayo de 2012

Desiderata - Max Ehrmann




Hace unos días, leí un texto de esos que suelo poner en el blog e incluir en la etiqueta "Gotas… para reflexionar"; de esos que, cuando los lees, te dices: La humanidad entera debería de ser así, de comportarse así; de esos que invitan a la esperanza y a la reflexión.

"Desiderata" fue escrito en 1927 por Max Ehrmann (1872-1945), abogado y filósofo de Harvard y publicado en 1948, después de su muerte, por su viuda, en el libro "Los poemas de Max Ehrman".

En 1956, el reverendo Kates, pastor de la iglesia de San Pablo en Baltimore (Maryland), incluyó el texto en una colección de poemas de su congregación. Alguien cambió la fecha del poema unos 200 años al decir erróneamente que el poema se encontró en una inscripción fechada en 1692 grabada en una tumba de la antigua Iglesia de San Pablo de Baltimore. El año 1692 es el año en que se fundó la iglesia y no tiene nada que ver con la fecha de creación del poema.

Desiderata es una palabra latina que significa "cosas que se desean"

"Desiderata" de  Max Ehrmann


Camina plácido entre el ruido y la prisa y recuerda
qué paz se puede encontrar en el silencio.

En cuanto sea posible y sin rendirte,
mantén buenas relaciones con todas las personas.
Enuncia tu verdad de una manera serena y clara
y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia.

Esquiva a las personas ruidosas y agresivas,
ya que son un fastidio para el espíritu.
Si te comparas con los demás, te volverás
vano y amargado,
pues siempre habrá personas
más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes.
Mantén el interés en tu propia carrera
por humilde que sea,
ella es un verdadero tesoro
en el fortuito cambiar de los tiempos.

Sé cauto en tus negocios
pues el mundo está lleno de engaños,
mas no dejes que esto te vuelva ciego
para la virtud que existe.
Hay muchas personas que se esfuerzan
por alcanzar nobles ideales.

La vida está llena de heroísmo.
Sé sincero contigo mismo,
en especial no finjas el afecto.
Y no seas cínico en el amor,
pues en medio de todas las arideces y desengaños,
es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años
abandonando con donaire las cosas de la juventud.
Cultiva la firmeza del espíritu,
para que te proteja en las adversidades repentinas.
Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.
Sobre una sana disciplina, sé benigno contigo mismo.

Tú eres una criatura del universo.
No menos que las plantas y las estrellas,
tienes derecho a existir.
Y sea que te resulte claro o no,
indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios
cualquiera que sea tu idea de El.
Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma
en la bulliciosa confusión de la vida.
Aún con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso.

Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!



También te puede interesar:









domingo, 20 de mayo de 2012

La menopausia, alteraciones del comportamiento.






La menopausia es una etapa de grandes cambios para la mujer, que pasa de poder tener hijos a no ser fértil. La mayoría de las mujeres que están en este período experimentan alteraciones que repercuten en todos los aspectos de su vida, incluyendo el sexo.

En lo que se refiere a qué es la menopausia en sí misma, se trata de un proceso que afecta a todas las mujeres cuando dejan de tener la menstruación, como resultado del desequilibrio hormonal debido al cual la mujer deja de ovular y de tener la regla.

Durante el climaterio y la menopausia propiamente dichos las hormonas femenina  (estrógenos y progesterona) dejan de producirse de forma gradual en el organismo femenino provocando diferente tipo de síntomas. Hasta los 45 años, aunque su cuerpo va cambiando, es muy difícil que la mujer note consecuencias en su cuerpo. En cambio entre los 45 y 55 aparecen los sofocos, la sequedad vaginal.

Un 40% de las mujeres menopáusicas sufren alteraciones psicológicas derivadas de su estado. Algunas presentan síntomas depresivos y otras muchas ven afectada también su sexualidad por los cambios hormonales y físicos. Esto hace que algunas pierdan el deseo mientras que otras experimenten un aumento de su interés sexual, derivado en buena parte de la sensación de poder vivir el sexo sin el temor de un embarazo.

¿Cómo afecta la perdida de la regla a las mujeres de diferentes países y culturas del mundo?

Os paso un enlace a un documental que entrevista a mujeres de todo el planeta; todas de más de 45 años. Desde Japón, el país con la esperanza de vida más larga, hasta Tanzania, pasando por Francia, España y Ecuador, en este documental conocemos a madres, esposas, amas de casa, ginecólogas, empresarias. El periodo de la menopausia es poco conocido por más de la mitad de la población femenina. Y es que nunca se ha explicado a las mujeres lo que ocurre en su organismo a lo largo de la vida.

Mujeres sin pausa



De hecho la clave para que la menopausia no afecte la vida sexual y emocional es que aprendas a vivir de manera positiva a los cambios que se producen en tu cuerpo.

Por eso, cuando notemos el más mínimo cambio de estado de ánimo o síntoma premenstrual, deberemos acudir a un especialista. Y recordar que las Flores de Bach os pueden ayudar.



Lo importante es que al atravesar este proceso logres ser consciente de tu sensualidad y te experiencia. No dejes que las creencias de la sociedad pongan límites a tus deseos y tu necesidad de sentir placer. Amígate con tu cuerpo, con tus años y nunca dejes de disfrutar.




También te puede interesar:

miércoles, 16 de mayo de 2012

El adolescente insatisfecho







“Los jóvenes de hoy en día son unos tiranos, contradicen a los padres, devoran su comida y faltan al respeto de sus maestros”
Sócrates (470 – 399 AC)


La adolescencia es una etapa del desarrollo de una persona que tiene más mala prensa, normalmente la familia se plantea la fase de la adolescencia como un camino que nos traerá problemas.

Dejamos de tener un niño en casa, pero tampoco se ha convertido en un adulto todavía. Los cambios y las transformaciones que experimenta un adolescente son una de las características propias de esta etapa y, a menudo cuestan de asumir, tanto a los padres como a los hijos.

La adolescencia es una etapa en la cual el hijo vive una crisis y se ha de sentir muy valorado y acompañado para poder superarla con éxito. Son seres normales sometidos a la revolución hormonal que sufren. Una revolución que afecta tanto a su aspecto físico como al psicológico. Y todavía, hemos de añadir su búsqueda de identidad y la necesidad de independencia.

El corazón tienen mucha importancia en la adolescencia, saber hablar de corazón a corazón es fundamental.

La comunicación es uno de los pilares básicos para acompañar esta etapa adolescente de nuestros hijos. Una comunicación que tiene una fuerte competencia con las redes sociales y las nuevas preferencias de los jóvenes. Tenemos que abrir la puerta a la conversación que nos puede enseñar a ser escuchados, pero también a saber escuchar.

Tenemos que ponernos en su piel, intentar pensar y sentir como ellos. Qué es lo que les preocupa y les interesa. Deberemos evitar los monólogos y los sermones, dialogar no es hablar solo, desgraciadamente lo hacemos a menudo. No debemos ser pesados e insistentes. Expresarnos con palabras claras, precisas y concretas.

Y a propósito del tema que toco en este post, me encantaría que leyerais esta entrevista realizada a Iroise Dumontheil en La Contra de La Vanguardia.

Iroise Dumontheil, estudiosa del cerebro adolescente. Tengo 31 años. Nací en Aix-en-Provence y vivo en Londres. Soy investigadora del Institute of Cognitive Neuroscience de Londres. Estoy soltera y sin hijos. Soy socialista y europeísta. Soy atea. Me gusta dibujar. Al cerebro adolescente le cuesta sopesar consecuencias a largo plazo.



Pese a que la doctora Dumontheil ha dejado la adolescencia no hace demasiados años..., es hoy una de las máximas autoridades mundiales en el estudio de las bases neurológicas y bioquímicas del cerebro humano en esa fase tan singular de la existencia: la adolescencia. Me explica que el cerebro está en ese momento muy sensible a la recompensa inmediata, a la influencia de los iguales, a la baja autoestima y a la ansiedad: evidencias científicas muy relevantes para ayudarnos a replantear con eficacia nuestro sistema educativo. Por eso el Centre d'Estudis Jordi Pujol ha invitado a la doctora y le ha pedido que comparta los últimos hallazgos de la neurociencia sobre el cerebro adolescente.

"Sin la insensatez adolescente, nos habríamos extinguido"

¿Qué pasa si le chillo a un adolescente?
Lo vivirá tan intensamente que su amígdala (cerebro profundo) generará una respuesta emocional exacerbada.

¿Qué tiene de singular un cerebro adolescente?
Se aceleran y maduran funciones cognitivas complejas antes inexistentes: se verifican cambios en ciertas regiones cerebrales.

¿Qué cambios?
En la materia blanca y en la materia gris.

¿Qué es la materia blanca?
La sustancia que recubre las conexiones largas cerebrales: se incrementa su volumen, y así las señales eléctricas cerebrales viajan con más celeridad. Consecuencia: ¡más sensibilidad para lo emocional y lo relacional!

¿Y qué pasa con la materia gris?
Compone la superficie cerebral, el córtex: ahí observamos una poda en las conexiones.

¿Una poda?
Cuando somos bebés superconectamos nuestro cerebro con muchas conexiones...

Una esponja de gran capacidad.
Sí, y luego podamos las conexiones menos frecuentadas: tus experiencias las moldean.

Unas se musculan, otras desaparecen.
Y en la adolescencia culmina el proceso de maduración del córtex prefrontal: es la zona que refrena y controla impulsos, que filtra y modera emociones, que calibra las consecuencias a largo plazo... y que planifica.

¿Y qué sucede ahí en la adolescencia?
Que madura más despacito que la materia blanca: ¡y este décalage genera los aspectos más característicos de la adolescencia!

¿A qué aspectos se refiere?
Incapacidad para planificar y para medir las consecuencias de los propios actos a largo plazo. Preponderancia de las emociones y de los vínculos con un grupo de iguales...

O sea, materia blanca hiperexcitada...
... para la intensidad emocional..., ¡mientras la materia gris aún no modera ni controla!

¿Me entiende mi hijo adolescente cuando le digo "cuidado con lo que haces"?
No. Tú le dices: "Si haces esto, pasará esto, y luego esto, y luego esto". Tú lo ves claro... ¡Pero él no puede verlo! No puede sopesar las consecuencias de sus actos a largo plazo.

¿Qué otras conductas vienen determinadas por ese cerebro adolescente?
Lo más importante es el grupo de amigos. No es que el adolescente sea rebelde con sus padres: es que su bioquímica pide individuación, independencia, ¡y por eso sus iguales son tan, tan importantes! El adolescente necesita apartar a sus padres... para ser él.

Y a menudo hace tonterías.
Sí, porque sólo es capaz de manejar el corto plazo. Tiene magnificados los resortes bioquímicos de la recompensa rápida.

¿Es la adolescencia una fase necesaria?
Sin ese cerebro insensato, ¡quizá nos habríamos extinguido como especie! La insensatez llevó al adolescente primitivo a cazar, guerrear, buscar pareja... Y llegar hasta hoy.

¿Y hasta cuándo dura la adolescencia?
La maduración de la materia blanca culmina hacia los 18 años. ¡Y la de la materia gris, hacia los 25 años! Me admira lo que dijo Shakespeare, conocedor del alma humana.

¿Qué dijo?
"Entre los 12 y los 23 años no hacemos más que pugnar contra los adultos y preñarnos".

Hoy parece que hasta los 30 años...
Cuestión sociocultural: en otras culturas, a los 15 años el adolescente se independizaba, cazaba, se emparejaba, se reproducía...

¿Es verdad que el adolescente necesita dormir más horas que el adulto?
Hay un retraso en la hora de adormecerse el cerebro: se duerme más tarde, pero como tiene que madrugar para ir a estudiar... ¡acumula cansancio! Y lo palía el fin de semana.

¿Influyen más las drogas en un cerebro adolescente que en un cerebro adulto?
¡Sí! A mayor juventud y a mayor consumo de sustancias tóxicas (alcohol, marihuana, anfetaminas, cocaína...), ¡más probabilidad de una esquizofrenia o una psicosis! El 75% de las enfermedades mentales se declara antes de los 24 años: ¡las drogas las aceleran!

¿Podríamos mejorar el sistema educativo a partir de estos hallazgos neuronales?
Sí: expliquemos al adolescente que su cerebro es muy flexible, ¡capaz de aprenderlo todo! Y desterremos lo de "no sirvo para esto", ¡porque es falso! Démosles autoestima.

¿Qué otras medidas aplicaría?
Buscaría propiciar el aprendizaje del adolescente mediante la aprobación y recompensa de sus iguales, ¡tan importantes para él!

¿Y les quitamos las pantallitas?
No. El cerebro está siempre sintonizándose con su entorno, ¡y el entorno ahora son las pantallitas! Aprecie las ventajas. Videojuegos: mejoran la inteligencia espacial y los reflejos. Facebook: interactúan con iguales.

Pero tantas horas, tantas horas...
Pacten padres e hijos, acótenlas para liberar tiempo para otras actividades, eso sí...

Decimos que los adolescentes son indolentes, informales...
... inconstantes, maleducados...

Pues diga ahora algo positivo de ellos.
Sociables, amorosos, emotivos, sexuales, estimulados...

¿Es la vejez una segunda adolescencia?
Ja, ja... Es verdad que se verifica una cierta desinhibición en el córtex prefrontal que bien pudiera justificar esta comparación...

¿Se fija nuestra personalidad durante la adolescencia?
Se construye. Y todo está abierto. ¡El adolescente tiene su destino en sus manos! Díselo.


Los lectores también han visto estas “Gotas…”:





domingo, 13 de mayo de 2012

¿Qué lamentamos no haber hecho cuando estamos a punto de morir?




Posiblemente alguna vez habrás escuchado a personas decir la cita “No me arrepiento de que he hecho, si no de lo que dejado de hacer en mi vida”

Este tipo de pensamiento resume lo que nos cuenta Bonnie Ware, una persona que durante muchos años ha estudiado e investigado aquello que los profesionales llaman  ‘cuidados paliativos’, en los enfermos terminales. Su obra, que lleva como título The top 5 regrets of the dying, y que bien podríamos traducirla como los lamentos de los moribundos, expone las cinco razones más típicas de remordimiento de aquellos seres que están en el tramo final de la vida, sin ninguna opción de reconducirla por mucho que hayan hecho y deshecho en la carrera de los años y de la subsistencia.

De este modo es que surgen las cosas de las que nos arrepentimos antes de morir y las acciones que debiéramos de hacer, si la vida nos diera otra oportunidad.

Según Bonnie Ware, estos son los cinco arrepentimientos mayormente expresados antes de morir:

1.-"Me gustaría haber tenido el valor de vivir una vida fiel a mís conceptos y no la vida que otros esperaban de mí"

Es el lamento más usual de los moribundos, debido a que tras el balance de vida muchas personas evidencian que no han podido cumplir una mínima parte de sus sueños. Esto obedece a que eligieron lo que creían que debían hacer, en lugar de lo que realmente querían hacer.

Cuántas veces nos hemos propuesto en nuestra vida ser nosotros mismos y al final hemos fracasado en el intento por no defraudar a lo que esperan los demás de nosotros.

No es una tarea fácil, ya lo sé. Pero sugiero que trabajemos en ello siempre que tengamos oportunidad y no tiremos la toalla al mínimo contratiempo. Yo trabajo en ello todos los días.

2.-"Me hubiese gustado no haber trabajado tan duro"

Es el clamor más frecuente entre los hombres, que hubiesen querido haber pasado más tiempo junto a su familia viendo crecer a sus hijos, en lugar de pasar tanto tiempo en sus puestos de trabajo.

Una vez más no es tarea fácil. Especialmente si tienes niños, facturas, hipoteca…

Cuando tienes hijos, deseas lo mejor para ellos, como buen padre quieres darles cosas. Y para ello trabajas y trabajas perdiendo la oportunidad de regalarles lo que más apreciarán tu cariño y compañía.

La mayoría de nosotros podríamos aprender a vivir sin un par de cosas, actuar con más moderación. En sí, es necesitar menos para ser más feliz.


3.-"Me gustaría haber tenido el valor suficiente para manifestar mis sentimientos"

Estas personas que se cohibieron de expresar sus sentimientos para no enfrentarse a quienes los rodeaban se arrepienten de conformase con vivir una existencia pobre y amarga, en la que no fueron ellos mismos.

Los sentimientos son emociones que no se pueden evitar. Debemos aprender a expresarlos correctamente para sentirnos en armonía con nosotros mismos y con las personas que nos rodean.

Si nos sentimos heridos o enojados, gritar, golpear, lanzar objetos… no son buenas maneras de expresar nuestros sentimientos.

Aprender mejores formas es un paso que debemos dar, si tenemos sentimientos fuertes que deseamos compartir es buena idea esperar a que la otra persona esté receptiva. Trata de no tener una conversación de emociones sentidas cuando la otra persona ha tenido un mal día, está cansada, o se encuentra en medio de algo. Todas estas circunstancias hacen que sea difícil para la persona escuchar abiertamente y darte lo que necesitas.

Bonnie nos recuerda que no podemos controlar las reacciones de los demás, pero podemos controlar cuando comentamos con ellos a fin de recibir una mejor respuesta.

4.-"Me hubiese gustado mantenerme en más contacto con mis amigos"

Similar a las personas que se arrepienten de haber dejado a un lado a sus seres queridos, es muy habitual reprocharse no haber cuidado lo suficiente aquellas amistades importantes. Cuando ya se está en el trance final es imposible recuperar el tiempo perdido.

De nuevo, otra tarea que no es fácil ¿eh?. Tengo muchos amigos que no veo tan a menudo como me gustaría, ¡estoy tan ocupado !.

Hoy en día las redes sociales nos han echado una mano, mantener el contacto con las personas es más fácil que en el pasado. Cultivemos las amistades, es un gran tesoro.

5.-"Me gustaría haber sido más feliz"

Es el lamento más triste de los moribundos que prefirieron engañarse a sí mismos y continuar con unas existencias en las que no eran felices, en lugar luchar contra todos los miedos y cambiar de vida.

Mmmmm, interesante. Parece que la gente en su lecho de muerte, admite que el ser o nos ser feliz es una elección. Uno elige ser feliz. Una vez más, quizá se vincule este punto con los anteriores. Si averiguas quien eres y eres fiel a ti mismo, te darías cuenta de que tomaste la decisión de ser feliz.

Si trabajas menos, y llenas la vida y el corazón con los momentos maravillosos, habrás hecho una elección. Si aprendes el baile de la libre expresión, te has permitido a ti mismo ser feliz.

Si te mantienes en contacto con tus amigos y ellos llenan tu vida, entonces has hecho una elección de ser feliz.

Según Ware, es bueno que todas las personas que estamos en la plenitud de  condiciones reflexionemos a tiempo para cambiar nuestros propósitos y podamos reconducir la marcha de los años  

¡Piensa en ello!





También te puede interesar:

miércoles, 9 de mayo de 2012

¿La AMISTAD vía internet, existe?








La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos parece ameno. Erasmo de Rotterdam

Unos opinan que Amistad es una palabra muy seria. Que la AMISTAD, así, en mayúsculas es algo bastante más profundo que una relación vía internet.

En cambio otros dicen creer que se pueden hacer grandes amigos en internet y hasta conocer el amor. Que puede resultar increíble pero si puedes conocer o que te conozca la persona que está del otro lado tanto o más que algunos amigos de toda la vida.

¿Por qué entonces,  no podemos ser amigos por Internet?

Definitivamente para mí sí podemos ser amigos por Internet. No me estoy refiriendo a los “amigos” del Facebook, esos que agregas porque te lo han solicitado y en el momento que lo haces ya no vuelves a saber nada de ellos.

Si tú y yo podemos ser amigos en la realidad, que nos impide ser amigos a través de Internet. Nosotros somos los mismos, no cambiamos por el hecho de estar conectados a través de un teclado y una pantalla.

Amistad es aquello que una persona jamás se sienta sola. Que sepa que puede ser ella misma, sin ser por eso aceptada o rechazada. Porque se la quiere por quien es, como ser humano. No por lo que tiene o como se comporta.

La amistad en la realidad y en Internet no es tan diferente como puede parecer.

¿Cómo comienza una amistad en la vida real? nos conocemos en la escuela, jugando en la calle, o en el trabajo, en la calle, en un bar o conociéndonos a través de nuestras amistades.

¿Y, en Internet? Pues más de lo mismo, nos conocemos en foros, en páginas donde compartimos aficiones o intereses, comentando noticias de los periódicos o como amigos de amigos…

Eso es el inicio, como se conoce a una persona.

¿Cuándo se puede decir que es un amigo? Tanto en la realidad como en Internet se produce cuando hay una comunicación tú a tú, cuando uno desnuda sus emociones y sentimientos al otro en privado.

Cuando se produce esta simbiosis entre las dos personas ya sea en real o través de la red, es cuando podemos decir que existe el vínculo de la amistad.

Es sentir que en ese momento que te sientes especialmente débil y vulnerable, puedes hablar con alguien, es tu amigo, aunque sea escribiendo en una pantalla. Y esa persona te va ayudar, no te va a rechazar, no te va juzgar. Me parece tan hermosa esa cualidad, es la cualidad del encuentro.

Aunque hay un secreto, para tener los mejores amigos que se pueden tener, es pedirle a cada uno sólo lo que te pueda dar. Nunca lo que no pueda ofrecer.

Al amigo que se acuerda de tu cumpleaños todos los años, no le pidas que te consuele a las tres de la madrugada. Ese no estará disponible porque es una persona metódica que suele acostarse temprano. Y, por el contrario, la persona dispuesta a consolarte a cualquier hora de la noche, ¡no le pidas que de tu cumpleaños! Ese no se acuerda ni del suyo propio.

¿Con cuanta frecuencia hacemos todo lo contrario? ¿No es cierto que a menudo, exigimos a nuestros amigos que nos aporten todo, que sean perfectos? A nuestros amigos, familiares y  a todo aquel que queremos. ¿No es absurdo pedir más a quienes deberíamos perdonar más?

Entonces, sí es igual un amigo en la realidad que a través de la red. ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia está en el medio de comunicación. Por la red te pierdes el contacto directo, el poder coger la mano, el escuchar su tono de voz, apreciar su lenguaje no verbal, el darte cuenta que cuando te dicen “Estoy bien” lo que quiere decir es “mírame a los ojos, abrázame fuerte y dime – Ya sé que no lo estás –.

En cambio a través de Internet no existen las distancias, tengo amigos que están a miles de kilómetros y otros no tanto, pero a través de la pantalla los siento muy cerca, siento su calor y cariño más que muchas otras personas que tengo a tan sólo a unos metros.

La relación vía internet nos proporciona otros beneficios. El lenguaje escrito nos obliga a verbalizar lo que nos ocurre, tanto en nuestro interior como en nuestro propio exterior.

Poner en escrito y en palabras lo que sentimos  lo dosifica, lo hace real, lo ordena y lo delimita. Esto es así, porque tendemos a percibir su principio y su fin.

Cuando plasmamos estos pensamientos abstractos en el papel, quedan enmarcados, nos liberan y pierden fuerza, por lo que nos sentiremos menos prisioneros de nuestros propios pensamientos.

Además, nos permite tomar distancia de nuestros propios pensamientos cuando los organizamos, a la vez que nos ayuda a reflexionar y a tratar de encontrar solución a esos problemas que nos preocupan. El no estar frente a frente nos desinhibe y nos permite expresar más libremente nuestros estados emocionales y nuestros sentimientos que no nos atrevemos a contar por vergüenza.

En definitiva, para mí sí  es posible una amistad a través de internet, por supuesto que esta no sustituye a la real siempre necesaria, y ambas son complementarias.





Los lectores también han visto estas “Gotas…”:




domingo, 6 de mayo de 2012

¿Quieres dejar de sufrir por amor?






Manual para no morir de amor de Walter Riso


Hay vida después de un querer incomprendido, asegura el psicólogo clínico Walter Riso, quien ofrece los diez principios de supervivencia afectiva pensados para no morir de amor en su libro “Manual para no morir de amor”

Si ya no te quieren, aprende a perder y retírate dignamente, ya que luchar por un amor imposible, nuevo o viejo, deja muchas secuelas.

Para muchos el amor es una carga, un dulce e inevitable dolor o una cruz que deben llevar a cuestas porque no saben, no pueden o no quieren amar de una manera más saludable e inteligente.

Hay quienes se quitan la vida o se la quitan a su pareja, y están los que se agotan y van secándose como un árbol en mitad del desierto, porque el amor les pide demasiado. ¿Para qué un amor así?

Ésa es la verdad: no todo el mundo se fortalece y desarrolla su potencial humano con el amor; muchos se debilitan y dejan de ser ellos mismos en el afán de querer mantener una relación tan irracional como angustiante. Hay que vivir el amor y no morir por su culpa. Amar no es un acto masoquista donde dejas de ser tú y te complace sentirte maltratado o humillado bajo el yugo de otra persona.

Morir de amor no es irremediable, contrariamente a lo que dicen algunos románticos desaforados. Las relaciones afectivas que valen la pena y alegran nuestra existencia transitan por un punto medio entre la esquizofrenia (el amor es todo «locura») y la sanación esotérica (el amor todo «lo cura»). Amor terrestre, que vuela bajito, pero vuela.

Coincidir con una persona, mental y emocionalmente, es una suerte, una sintonía asombrosa y casi siempre inexplicable. Aristóteles decía que amar es alegrarse, pero también es sorprenderse y quedar atónito ante un clic que se produce con alguien que no entraba en tus planes. De ahí la pregunta típica de un enamorado a otro: «¿Dónde estabas antes de que te encontrara?» o «¿Cómo puedes haber existido sin yo saberlo?».

Amar es vivir más y mejor, si el amor no es enfermizo ni retorcido. En el amor sano no caben la resignación ni el martirio, y si tienes que anularte o destruirte para que tu pareja sea feliz, estás con la persona equivocada.

Para amar no hay que «morir de amor», sufrir, desvanecerse, perder el norte, ser uno con el otro o alterar la identidad: eso es intoxicación afectiva.

Cuando confundimos el enamoramiento con el amor, justificamos el sufrimiento afectivo o su conmoción/arrebato/ agitación y terminamos enredándonos en relaciones negativas que nos amargan la vida porque erróneamente pensamos que: «Así es el amor». Se encuentran parejas tan incompatibles que uno se pregunta cómo diablos han llegado a estar juntos. ¿Es que acaso están ciegos?

Y la respuesta es que, en cierto sentido, sí lo están. No una ceguera física, sino emocional: el sentimiento decidió por ellos y los arrastró como un río desbordado.

El amor tiene una inercia que puede llevarte a cualquier sitio si no intervienes y ejerces tu influencia.

Morir de amor, asimismo, es morir de desamor: el rechazo, el insoportable juego de la incertidumbre y de no saber si te quieren de verdad, la espera, el imposible o el «no», que llega como un jarro de agua fría. Es humillarse, rogar, suplicar, insistir y persistir más allá de toda lógica, esperar milagros, reencarnaciones, pases mágicos y cualquier cosa que restituya a la persona amada o la intensidad de un sentimiento que languidece o que ya se nos ha ido de las manos.

Infinidad de personas en el mundo se han quedado atrapadas en nichos emocionales a la espera de que su suerte cambie, sin ver que son ellas mismas las que deben hacer su revolución afectiva. Cada quien reinventa el amor a su manera y de acuerdo a sus necesidades y creencias básicas; cada cual lo construye o lo destruye, lo disfruta o lo padece. Morir de amor no es un designio inevitable, una determinación biológica, social o cósmica: puedes establecer tus reglas y negarte a sufrir inútilmente.

Ésa es la consigna.

¿Qué hacer entonces?

¿Es posible amar sin equivocarnos tanto y que el sufrimiento sea la excepción y no la regla? ¿Cómo amar sin morir en el intento y, aun así, disfrutarlo y sentir su irrevocable pasión?

En el presente libro el autor ha intentado plasmar algunos de los problemas que convierten el amor en un motivo de agonía y angustia; asimismo, ha contrapuesto a ellos una serie de principios básicos de supervivencia afectiva que proporcionan herramientas para no morir de amor y cambiar nuestra concepción del amor tradicional por una más renovada y saludable.

Dichos principios obran como esquemas de inmunidad o factores de protección.





También te puede interesar:

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares