Google+ Followers

domingo, 14 de octubre de 2012

Empatía y Compasión





No hay que confundir la empatía con la compasión. La empatía implica una comprensión profunda del sufrimiento o emoción por la que está pasando la persona, una identificación afectiva con el dolor ajeno. En cambio, la compasión es un sentimiento más distante e impersonal.

Mientas que la empatía es como sentirse en la piel de otra persona, la compasión es lamentar la situación de quien se encuentra en esa situación.

La empatía, que es la habilidad que tenemos las personas para ponernos en el lugar del otro, de caminar con sus zapatos, de percibir sus estados de ánimo aunque no los entendamos. Empatizar no significa simpatizar. Lo curioso, es que en ocasiones sentimos más fácilmente la empatía con personas extrañas, y sin embargo no somos capaces de ello con las personas más allegadas a nosotros. Por eso es tan perjudicial juzgar constantemente, porque anula nuestra capacidad de sentirnos en su piel.

Tampoco debemos confundir compasión y lastima. La compasión NO es lástima.

La lástima se siente cuando uno ve a un sujeto inferior a uno. La compasión se da cuando uno ve a un sujeto pasar por una época difícil y decide acompañarlo. La gran diferencia entre estas dos palabras, compasión y lástima  la marca el propio ego de la persona.

Es decir, una persona sádica cuando ve a otra persona en apuros siente lástima...pues la ve inferior a él, e inconscientemente desearía aplastarla aun más, por eso siente lástima.

La persona humilde y humana siente compasión, que es la actitud de no abandonar al otro sujeto a su suerte.








1 comentario:

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares