Google+ Followers

domingo, 30 de septiembre de 2012

La viudedad





Busca su mano y su retrato

Las promesas marchitas,

El aroma en su almohada,


Los zapatos  desordenados,

Busca su existencia en el alma

Ese día abrió el diccionario

Y se dio cuenta para su sorpresa

Que la palabra felicidad ya no existía

Factor: se encuentra en desuso.


Guardo la sonrisa triste

Para dejarse llevar en los manantiales,

De amor que alguna vez conoció

Esa mañana despertó de nuevo,

Con grandes y marcadas ojeras

Buscándolo por todas partes

Para darse cuenta una vez más de su muerte;

Las rosas negras se marchitaban

Su vestido oscuro y su rostro marcado

Tomada de la mano de su hijo.


La viuda, decían en las esquinas

La viuda, de cinco maridos se acerca

Aléjense, huyan que su mirada penetra,

En el alma… Tan triste y callada.




Vivir solos después de haber pasado toda una vida con alguien representa el mayor escollo a superar. Actualmente hay muchos más casos de mujeres viudas que de hombres, debido a la natural longevidad de las mujeres, y a que suelen ser más jóvenes que sus maridos.

No obstante, los estudios demuestran que son los hombres los que más sufren al quedarse viudos, al tener una inferior preparación doméstica. Por ello, es más frecuente ver a mujeres viudas totalmente independientes, que a hombres, que suelen vivir con sus familias o ingresar en residencias.

Cuando se pierde a alguien querido tras muchos años de matrimonio, el golpe puede ser mucho más duro. Especialmente al tratarse de personas mayores.

En primer lugar, no hay un manual universal que seguir para superar la pérdida de un ser querido. A cada persona le afecta de una manera distinta, y recorrerá este proceso duelo en solitario y a su propio ritmo.

Es vital que no se repriman los sentimientos ni se guarde el dolor, pues el decaimiento psicológico puede repercutir en la salud en general.

Se trata de un período en que la persona suele sentirse abandonada y desamparada. Pero, es en esta situación cuando nos damos cuenta de la satisfacción de hacer las cosas por sí mismos, es cuando nos damos cuenta de que tenemos muchas capacidades que antes se atribuía a la pareja. En algunos casos existe la posibilidad de contraer un nuevo matrimonio, pero a veces las mujeres idealizan a su pareja fallecida y de este modo se cierran puertas que no le permiten tener una nueva pareja.

Si has decidido a tener una cita con alguien, no te pases todo el rato hablando de lo triste y la soledad en la que estás, lo duro que es seguir adelante en la vida… La cita es para disfrutarla en su compañía, no para tener un terapeuta personal.

Si decides tener una nueva pareja, hazle sentirse bien. Vive el amor en su plenitud. Haz que tu pareja se sienta bien, que disfrute contigo. Haz que se sienta a gusto siendo él o ella misma y así disfrutarás mucho más de su compañía.












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares