Google+ Followers

domingo, 15 de julio de 2012

La prisión del odio




Dos hombres habían compartido injusta prisión durante largo tiempo en donde recibieron todo tipo de maltratos y humillaciones.

Una vez libres, volvieron a verse años después.

Uno de ellos preguntó al otro.

-¿Alguna vez te acuerdas de los carceleros?

-No, gracias a Dios ya lo olvidé todo contestó. ¿Y tú?

-Yo continúo odiándolos con todas mis fuerzas -respondió el otro.

Su amigo lo miró unos instantes, luego dijo.

-Lo siento por ti. Si eso es así, significa que aún te tienen preso.


Los lectores también han visto estas “Gotas…”:





2 comentarios:

  1. El odio no puede generar nada positivo porque es lo contrario al amor...

    Sólo el amor nos puede liberar .

    Precioso ejemplo, David .

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno , si breve, dos veces bueno.

    Verdaderamente quien odia sólo se daña a sí mismo .

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares