Google+ Followers

miércoles, 9 de mayo de 2012

¿La AMISTAD vía internet, existe?








La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos parece ameno. Erasmo de Rotterdam

Unos opinan que Amistad es una palabra muy seria. Que la AMISTAD, así, en mayúsculas es algo bastante más profundo que una relación vía internet.

En cambio otros dicen creer que se pueden hacer grandes amigos en internet y hasta conocer el amor. Que puede resultar increíble pero si puedes conocer o que te conozca la persona que está del otro lado tanto o más que algunos amigos de toda la vida.

¿Por qué entonces,  no podemos ser amigos por Internet?

Definitivamente para mí sí podemos ser amigos por Internet. No me estoy refiriendo a los “amigos” del Facebook, esos que agregas porque te lo han solicitado y en el momento que lo haces ya no vuelves a saber nada de ellos.

Si tú y yo podemos ser amigos en la realidad, que nos impide ser amigos a través de Internet. Nosotros somos los mismos, no cambiamos por el hecho de estar conectados a través de un teclado y una pantalla.

Amistad es aquello que una persona jamás se sienta sola. Que sepa que puede ser ella misma, sin ser por eso aceptada o rechazada. Porque se la quiere por quien es, como ser humano. No por lo que tiene o como se comporta.

La amistad en la realidad y en Internet no es tan diferente como puede parecer.

¿Cómo comienza una amistad en la vida real? nos conocemos en la escuela, jugando en la calle, o en el trabajo, en la calle, en un bar o conociéndonos a través de nuestras amistades.

¿Y, en Internet? Pues más de lo mismo, nos conocemos en foros, en páginas donde compartimos aficiones o intereses, comentando noticias de los periódicos o como amigos de amigos…

Eso es el inicio, como se conoce a una persona.

¿Cuándo se puede decir que es un amigo? Tanto en la realidad como en Internet se produce cuando hay una comunicación tú a tú, cuando uno desnuda sus emociones y sentimientos al otro en privado.

Cuando se produce esta simbiosis entre las dos personas ya sea en real o través de la red, es cuando podemos decir que existe el vínculo de la amistad.

Es sentir que en ese momento que te sientes especialmente débil y vulnerable, puedes hablar con alguien, es tu amigo, aunque sea escribiendo en una pantalla. Y esa persona te va ayudar, no te va a rechazar, no te va juzgar. Me parece tan hermosa esa cualidad, es la cualidad del encuentro.

Aunque hay un secreto, para tener los mejores amigos que se pueden tener, es pedirle a cada uno sólo lo que te pueda dar. Nunca lo que no pueda ofrecer.

Al amigo que se acuerda de tu cumpleaños todos los años, no le pidas que te consuele a las tres de la madrugada. Ese no estará disponible porque es una persona metódica que suele acostarse temprano. Y, por el contrario, la persona dispuesta a consolarte a cualquier hora de la noche, ¡no le pidas que de tu cumpleaños! Ese no se acuerda ni del suyo propio.

¿Con cuanta frecuencia hacemos todo lo contrario? ¿No es cierto que a menudo, exigimos a nuestros amigos que nos aporten todo, que sean perfectos? A nuestros amigos, familiares y  a todo aquel que queremos. ¿No es absurdo pedir más a quienes deberíamos perdonar más?

Entonces, sí es igual un amigo en la realidad que a través de la red. ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia está en el medio de comunicación. Por la red te pierdes el contacto directo, el poder coger la mano, el escuchar su tono de voz, apreciar su lenguaje no verbal, el darte cuenta que cuando te dicen “Estoy bien” lo que quiere decir es “mírame a los ojos, abrázame fuerte y dime – Ya sé que no lo estás –.

En cambio a través de Internet no existen las distancias, tengo amigos que están a miles de kilómetros y otros no tanto, pero a través de la pantalla los siento muy cerca, siento su calor y cariño más que muchas otras personas que tengo a tan sólo a unos metros.

La relación vía internet nos proporciona otros beneficios. El lenguaje escrito nos obliga a verbalizar lo que nos ocurre, tanto en nuestro interior como en nuestro propio exterior.

Poner en escrito y en palabras lo que sentimos  lo dosifica, lo hace real, lo ordena y lo delimita. Esto es así, porque tendemos a percibir su principio y su fin.

Cuando plasmamos estos pensamientos abstractos en el papel, quedan enmarcados, nos liberan y pierden fuerza, por lo que nos sentiremos menos prisioneros de nuestros propios pensamientos.

Además, nos permite tomar distancia de nuestros propios pensamientos cuando los organizamos, a la vez que nos ayuda a reflexionar y a tratar de encontrar solución a esos problemas que nos preocupan. El no estar frente a frente nos desinhibe y nos permite expresar más libremente nuestros estados emocionales y nuestros sentimientos que no nos atrevemos a contar por vergüenza.

En definitiva, para mí sí  es posible una amistad a través de internet, por supuesto que esta no sustituye a la real siempre necesaria, y ambas son complementarias.





Los lectores también han visto estas “Gotas…”:




1 comentario:

  1. Buena entrada David. He de reflexionar mucho sobre ella.

    No me gusta cuando "callas".

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares