Google+ Followers

domingo, 8 de abril de 2012

Crisis y oportunidad





“Todas las crisis tienen dos elementos: peligro y oportunidad. Con independencia  de la peligrosidad de la situación, en el corazón de cada crisis se esconde una gran oportunidad.

Abundantes beneficios esperan a quienes descubren el secreto de encontrar la oportunidad de la crisis”
(ANTIGUO PROVERBIO CHINO)


La  palabra crisis en la caligrafía china, se escribe uniendo los símbolos de peligro y oportunidad. Esta expresión capta la esencia de nuestra incierta vida normal, porque ésta también tiene dos facetas: aparte del obvio riesgo a la integridad física, el peligro es que, a consecuencia del desasosiego y la vulnerabilidad que sentimos, nos paralicemos, nos estanquemos y nos aislemos. Al mismo tiempo, esta situación de inseguridad nos ofrece la oportunidad de crecer emocionalmente, potenciar nuestra solidaridad y fortalecer nuestra determinación para resolver los conflictos que causan la inestabilidad en el mundo.

Al reflexionar sobre las tensiones que estamos viviendo, nos enfrentamos con la impotencia que sentimos ante la incertidumbre que nos acosa y que somos incapaces de controlar. A la vez nos reconfortamos ante el hecho de que los seres humanos debemos nuestra posición de privilegio en la Tierra, a la extraordinaria capacidad de adaptación y recuperación que poseemos.

Pienso que esta capacidad explica el hecho de que con frecuencia, las personas que superan graves situaciones no se limitan a volver al nivel previo de normalidad, sino que experimentan cambios positivos. Por ejemplo en una revisión de unos cuarenta estudios recientes sobre los cambios que se observan en las personas después de vivir adversidades muy penosas y prolongadas los sicólogos de la Universidad de Warwick (Reino Unido), Alex Linley y Stephen Joseph, llegaron a la conclusión de que muchos hombres y mujeres crecer emocionalmente.

La aptitud de estos individuos de extraer consecuencias provechosas de las desgracias no está relacionada con la edad, ni el sexo, ni el nivel socioeconómico, ni el tipo de calamidad que soportaron. El crecimiento o las secuelas positivas que ocasionan en ellos las coyunturas estresantes dependen sobretodo de su capacidad de adaptación y de los mecanismos de defensa o los antídotos que utilizan para protegerse de los efectos dañinos.

A lo largo de mi vida profesional, he conocido muchos enfermos de cáncer, pacientes que han sufrido un infarto de miocardio o un accidente cerebro vascular, supervivientes de agresiones humanas y de desastres naturales, dolientes recuperados de depresiones profundas e incluso jóvenes infectados del virus del Sida, que afirman convencidos que, como resultado de su infortunio, se conocen mejor, se considera mejores personas y valoran más sus vidas.

Para estas personas, las dificultades se convierten en una especie de centro vital alrededor del cual reorganizan sus valores y expectativas, y configuran una nueva vida más grata, que les permite disfrutar de cosas sencillas a las que antes no daban importancia. Otros cambios positivos incluyen la maduración de la personalidad, la mejora en las relaciones con otras personas, el aumento de la solidaridad y el desarrollo de la capacidad para ponerse genuinamente en las circunstancias de otros.

Los hombres y las mujeres, como nos avisa el proverbio chino que he mencionado, logran descubrir el secreto de encontrar las oportunidades en las crisis, me recuerda el ave fénix de la leyenda egipcia: el pájaro del llanto melódico y de plumas brillantes de oro y escarlata que después de ser consumido por las llamas resurgió desde sus propias cenizas y volvió a volar victorioso hacia Heliópolis, la cuidad del sol.

Fuente: NUESTRA INCIERTA VIDA NORMAL
(Luis Rojas Marcos )



También te puede interesar:

4 comentarios:

  1. Me gusta la reflexión que Luis Rojas Martos hace en esta entrada.

    Yo también pienso que después de sufrir se crece emocionalmente.
    Según Freud, las dificultades estimulan el afán de superación .
    De hecho, muchas veces la creatividad son hijos de la soledad,...de la angustia,..de la incomprensión,...del dolor,.. etc
    El sufrimiento inspira.

    Actualmente con la crisis económica que estamos sufriendo, vemos como los trabajadores se conciencian más que nunca.

    El despilfarro existe cuando hay abundancia...
    La comodidad produce pasividad, y solamente cuando la vida nos pone a prueba es cuando sacamos a relucir nuestro auténtico yo.

    De todos es sabido que una familia pobre gestiona mejor su economía que una familia rica.

    ResponderEliminar
  2. Interesante tema David !!!
    Aunque coincido con Rojas y con Esmeralda, debo confesar que me queda un cierto regusto agridulce.....

    ¿ Nos hacemos mejores personas ante el dolor..?
    Ortega y Gasset decía : " en el dolor nos hacemos, y en el placer nos gastamos ".

    Lo que me entristece es pensar que así es, en efectivo. Sufrir nos hace mejores personas.

    Al sufrir sentimos más, nos volvemos más humildes, y como dice la entrada somos más vulnerables. El sufrir también aumenta nuestra empatía.

    Es triste y divertido a la vez como el ser humano tenemos tendencias contrapuestas,... me explico :
    extrañamente podemos sacar lo peor de nosotros mismos cuando todo va bien, y lo peor de sí, cuando toda va mal.

    Gracias y un abrazo sincero...

    ResponderEliminar
  3. El sufrimiento , junto con el amor, son las emociones más intensas que podemos experimentar.

    Francois Fénelon afirmó que quien no ha sufrido no sabe nada; no conoce ni el bien ni el mal, ni conoce a los hombres ni se conoce a sí mismo.

    Me parece una afirmación un poco dura, no lo sé,..pero pienso que sí es cierto que sufriendo uno aprende a concienciarse.
    Sólo tenemos que ver las noticias para observar como ante el dolor, la gente se vuelca para ayudar,... haciéndonos altamente solidarios...

    Como todo en la vida,el sufrimiento, dentro de unos límites , es bueno.
    Al parecer, en una vida sin penas el alma se relaja...
    Cierto sufrimiento, dentro de unos márgenes, nos ayuda a valorar la vida, a concienciarnos sobre todo lo que tenemos,....a disfrutar con las cosas que a veces infravaloramos.

    ¿ El sufrimiento moderado nos permite ser felices ..?

    Ahí dejo la pregunta !!!

    ResponderEliminar
  4. Tenemos una obsesión continua por conseguir la felicidad o estar felices el máximo tiempo posible ¿Y si la felicidad fuera eso que ya tenemos?

    Para mi es imprescindible entender que los seres humanos sufrimos siempre. Unas veces más y otras menos, Si no somos conscientes de esto iremos buscando la felicidad hueca que consiste en estar todo el rato riendo. Nos perderemos.

    Si buscamos esa felicidad falsa, cuando nos encontremos con el sufrimiento intentaremos evitarlo a toda costa. Y normalmente lo que dejamos de hacer para no sufrir provoca más dolor.

    Así pues, la gente feliz es la que acepta el sufrimiento. Aceptar el sufrimiento lo reduce, no aceptarlo lo aumenta.

    Un abrazo,
    David

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares