Google+ Followers

miércoles, 1 de febrero de 2012

Todo tiempo pasado fue mejor





Dice la sabiduría popular que todo tiempo pasado fue mejor. Me vais a disculpar pero no lo creo. Hay algunas cosas que en definitiva estaban mejor, pero no todo.

Es cierto que no controlamos nuestros genes ni la familia ni el país ni el tiempo en que crecemos, pero la suerte no está echada: podemos aprender a moldear nuestra manera de ser para hacernos más sensatos frente a las incertidumbres, miedos y adversidades. Porque lo sensato no es lamentarnos de la vida sin considerar sus bienes sino celebrarla tras haber avaluado sus males. No hay falacia mayor que considerar que hemos venido al mundo a sufrir, que la vida es un valle de lágrimas. Charles Darwin ya fue terminante al respecto (Autobiografía, 1876)

La falacia que nos lleva derechos a la desesperanza y se retroalimenta con ella es que ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’, que vivimos en los peores momentos de la historia y que el futuro se vislumbra aún peor. Pero todos los agoreros del destino siniestro de la humanidad han errado rotundamente.

La mayoría nos sentimos bien en la vida, ‘a pesar de todo’. Y aunque es verdad que en nuestro tiempo, como en todos los de cambio profundo, se han incrementando los sentimientos de inseguridad, desasosiego e indefensión.

“En el rocío de las cosas pequeñas el corazón encuentra su alborada y se refresca” (Jalil Gibran). Por mucha aflicción que los tiempos traigan no debemos prescindir de alguna rutina para disfrutar momentos placenteros.

Muchas personas se ciegan con la ficción de que el mundo está pasando por los momentos más desafortunados de su existencia, y no tienen en cuenta la posición privilegio en la que vivimos. Y cuando con ánimo de sopesar su situación presente la comparan con la de ayer, a menudo seleccionan escenas que dejan fuera las terribles limitaciones que caracterizaban la vida hace poco tiempo.

Ha cambiado la duración y calidad de vida. Tan sólo en el siglo pasado, la muerte invadía los hogares con mucha más frecuencia de lo que hoy hacen la depresión, el cáncer, el desempleo y el divorcio juntos. A muchos se les olvida que hace unas pocas décadas la educación constituía un privilegio, la única misión de la mujer era procrear, y los niños afortunados que sobrevivían al parto y no eran abandonados por sus padres crecían sin derechos.

Muchas personas mantienen una visión siniestra del destino de la humanidad. Quizá por esto, la advertencia de que el mundo avanza ciegamente hacia su autodestrucción sea tan frecuente, a pesar de que quienes vaticinaron esta suerte en nombre de su dios. Han errado sus escandalosamente en sus augurios pesimistas.

Lo que nos imaginamos casi siempre suele ser peor que la realidad. Nuestras angustias suelen proceder más de los temores imaginarios que de las amenazas reales.

Creo que contamos con suficientes pruebas como para poder afirmar con confianza que las leyes de la naturaleza se han inclinado a nuestro favor, algo que merece ser valorado y disfrutado por todos nosotros como un regalo maravilloso.





También te puede interesar:

4 comentarios:

  1. Más vale tarde que nunca.
    Aquí te dejo mi comentario y mi voto para el concurso.
    Saludos y Feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Gracias MANUEL!!!
    Que tengas un magnífico fin de semana tu también. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. "cualquier tiempo pasado fuè mejor"...?¿ Pues realmente no lo sè. Creo que ese tiempo pasado tubo cosas buenas y malas como en todos los tiempos, ahora bien; teniendo en cuenta los tiempos en que vivimos, la situacion que tenemos y la poca vision factible de que lo que vivimos se reconduzca de forma positiva para el "de a pie". Casi mejor que si, ese tiempo pasado fuè mejor.

    Gracias David, Besos ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti 4ever... Mi abuela y mi madre siempre me han contado historias, que no las quisiera vivir.
    Besos.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares