Google+ Followers

domingo, 12 de febrero de 2012

Si te sientes mal… ¿Pides ayuda?




El otro día, una amiga se encontraba en baja forma a causa de problemas. Vista la situación, le pregunté,"¿Pides ayuda cuando te encuentras mal?”

Su respuesta, ya que la conozco me la esperaba…

Yo no suelo pedir mucha ayuda, procuro valerme por mi sola, sólo cuando estoy muy desesperada. No me gusta molestar a nadie, ni amagar a las personas con mis problemas, aunque reconozco que muchas veces es difícil valerse por una misma.

Además a mi entender parece que le debes un favor y no me gusta deberle favores  si no para cosas que considero muy importantes, me valgo quizás no muy bien sola, pero prefiero estar segura de mis cosas.

No pedir ayuda en ciertos casos te puede hundir más llegando a la depresión y a sentirte solo en el mundo. ¿Qué es lo que te impide pedir ayuda cuando la necesitas?

Una ayuda a tiempo nos permite recuperar la esperanza, eleva nuestro ánimo cuando estamos cansados, apáticos o desilusionados y nos puede proporcionar la fuerza necesaria cuando necesitamos a volver a creer en nosotros mismos.

Ya desde pequeños se nos incrusta la creencia por nuestros padres y en la escuela que hay que valerse por uno mismo y que no hay que molestar.

Bajo este concepto, creo que deberíamos cambiar la palabra “AYUDA” por “APOYO”. Simplemente una persona que te escuche, que te acompañe y que te apoye es suficiente para no sentirte solo ante tus situaciones. Hay muchas personas, al igual que tú, que tienen la necesidad del otro, y no con algo material si no con la palabra, la sonrisa, simplemente con la compañía, a eso se le suele llamar hoy en día “EMPATIA”.

Vivimos bajo la creencia de ser perfectos, ser auto exigentes con nosotros mismos, auto suficientes, ser los mejores. Eso nos lleva a crearnos los “debes” que nos paralizan, nos atemorizan y nos cierran posibilidades de salida del túnel.

Nos han enseñado a que “pedir ayuda” es mostrar debilidad, falta de conocimiento para salir adelante por sí mismo, es un símbolo de fracaso.

Debemos reconocer que no poseemos todas las respuestas, que no poseemos todos los talentos y habilidades y que intelectualmente y físicamente tenemos límites.

Pedir apoyo, es una gran herramienta para aumentar nuestra confianza, ver todas nuestras posibilidades.

Un destornillador sirve para ajustar la presión de un tornillo, pues el apoyo de una amistad nos puede servir para ajustar nuestros juicios y creencias posibilitándonos visualizar nuevas oportunidades.

¿Vemos los beneficios que nos aporta pedir apoyo?

También te puede interesar:

9 comentarios:

  1. Si te sientes mal… ¿Pides ayuda?

    No.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen por ahí que las personas fuertes son las que sufren en silencio,.... no sé.

      Es verdad que hay que sonreir antes las contrariedades de la vida..

      Es verdad que hay que ser positivos y al mal tiempo ponerle buena cara...

      Es verdad que a veces hay que fingir para no hacer sufrir a esos seres que nos rodean y nos importan...

      Pero tambien es verdad que que cuando el dolor nos supera, y el llanto en solitario no nos restablece, se puede y se debe pedir ayuda a esa persona que puede aliviarnos , a veces, sólo con estar a nuestro lado.

      Eliminar
    2. Una mano que te coja la tuya... un abrazo... un simple "estoy contigo"... Eso reconforta.
      Un beso Esmeralda, gracias por tu aportación

      Eliminar
  2. Pues si es dificil pedir ayuda, en especial para las personas orgullosas. La vida me enseño que pedir ayuda a tiempo puede librarte de una gran angustia.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayelén celebro que te hayas dado cuenta que pedir ayuda no es malo.

      Debemos establece el límite que existe entre el poder resolver uno mismo nuestros problemas y el pedir ayuda a los seres que nos quieren. Este límite es muy subjetivo y personal y varía según las personas y las situaciones .
      Deberiamos aceptar la ayuda externa cuando estamos en una situación prolongada de ANGUSTIA, que se entiende como una sensación de tristeza, ganas de llorar, presión en el estomago… o ANSIEDAD qué es un estado de nerviosismo e inquietud.

      Un abrazo,
      David

      Eliminar
    2. Creo que el orgullo no va de la mano con pedir o no ayuda.

      Eliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares