Google+ Followers

martes, 14 de febrero de 2012

El flechazo




El flechazo es un enamoramiento repentino que altera a la persona profundamente. El corazón se acelera, los ojos se iluminan y el espíritu se embriaga por la sensación de haber encontrado, por fin, a aquel que tanto se ha esperado.

¿Por qué se produce?

El enamoramiento es un estado muy complejo del ser humano, con expresiones en el campo cognitivo, bioquímico, afectivo, que se produce en situaciones de carencia personal. Esta es la razón de que se viva una experiencia de cambio, de renovación, de creatividad, de fantasía, de bondad, dice Blanca Armijo, psicóloga y psicoterapeuta.

Para que exista el flechazo deben confluir dos variables en la persona: Sentimiento de carencia y de urgencia. Y las etapas de la vida que más propensos estamos a encontrar este enamoramiento repentino es en la adolescencia y alrededor de los cuarenta.

El enamoramiento repentino es más frecuente en situaciones de crisis, momentos que también pueden ser vistos, como puertas al cambio y la evolución. El flechazo puede aparecer cuando una persona que necesita apoyo percibe la seguridad con la que habla un desconocido, o cuando teniendo una profunda sensación de soledad, se encuentra con unos ojos que miran con amor. Un gesto o una mirada pueden transmitir mucho.

Cada vez que ves a esa persona tu corazón se acelera, el estómago te hormiguea y el sudor recorre tu hermosa anatomía.

Entonces te tenemos una noticia: Cupido, ese inquieto niño con alas y ojos vendados, ha vuelto a hacer de las suyas y éstos son algunos de los efectos del dulce veneno de su flecha.

El flechazo

Cuando vives una loca pasión, están entrando en juego reacciones bioquímicas en tu cerebro, que te hacen sentir en un estado de plenitud y ver al otro como la persona ideal.

La excesiva rapidez e intensidad con que se produce el amor a primera vista se debe a que descubres que la otra persona se ajusta a tu modelo de pareja ideal. Este arrebato pasional es un golpe emocional que te altera profundamente, lo sientes mágico y milagroso, te da un extraordinario bienestar y te cambia la vida de color.

Estar a su lado es tu única necesidad y deseo, y al acercarte te relajas, desaparecen tus tensiones. Creas con él un mundo propio y sólo te interesa lo que está dentro. Te sientes indestructible si estáis juntos y vulnerable si os separáis. Sientes cómo te complementa y esta ilusión te convierte en una persona feliz.

Ansia de amar

Según los expertos, estamos programados para desapasionarnos después de 18 a 30 meses de relación de pareja. En ese momento la pasión puede terminar, pero también puede transformarse en una fuerte unión controlada por el amor y la afinidad.

Si deseas que ese primer deslumbramiento se transforme en una relación profunda, debes saber manejar adecuadamente tus sentimientos.

Si evaporas tu sentido crítico respecto a tu amado, lo ves lleno de virtudes y lo idealizas, puedes condenar el romance a que desaparezca tan rápido como surgió, pues cuando descubras que todo estaba en tu propia cabeza, harás que la relación termine.

Si llevas mucho tiempo sin tener una pareja estable, estás en una situación de ansiedad por encontrar a alguien para recuperarte de una mala experiencia, sólo buscas aliviar tu soledad, o empiezas a planear toda una vida juntos cuando apenas comienzan a enamorarte, creas una urgencia sentimental por incluir a alguien en tu vida, que sólo le robará etapas necesarias al curso normal de una relación que necesita evolucionar.

Obviamente en la primera cita no es fácil que captes señales de alarma sobre tus propias intenciones, porque todos tendemos a auto engañarnos.

Fórmula para amar

Para que la repentina pasión no se extinga deprisa y evolucione en un amor duradero, tiene que pasar por varias pruebas y profundos cambios internos.

Mientras vives la pasión, niegas los defectos de él, en lugar de reconocer a tu pareja tal y como es, y no cómo tú quieres que sea.

Cuando reconoces y aceptas sus puntos débiles, vives el amor verdadero. Esto sólo es posible cuando tú te aceptas y te quieres tal y como eres, en vez de intentar complementarte con la otra persona.


También te puede interesar:

¿POR QUÉ NO BAILAR SOLA?

ESPOSAS HAMBRIENTAS DE SEXO

ME MOLESTA QUE NO ME MIREN LOS HOMBRES

Fantasías sexuales

Diferencias entre la mente femenina y masculina

Hoy día falta tensión sexual en las parejas

JUGANDO CON FUEGO de WALTER RISO

¿Cuántas veces te has enamorado?

¡Necesito amor!


4 comentarios:

  1. Interesante entrada.
    Un cordial saludo desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  2. El enamoramiento es un estado maravilloso de felicidad sin parangón... te levantas por él, vives por él y para él...sueñas, ríes ,..todo lo haces pensando en él,... pero por desgracia es pasajero, y como se dice por ahí, es ciego.....

    Es hermoso vivir ese estado ....pero, hay que ser consciente que ninguno de los dos rayamos lo más mínimo la perfección, ..., y que cuando esa venda de embobamiento se nos cae de los ojos, nos encontramos con una realidad que ambos tenemos que saber torear con madurez y maestría :
    Es la etapa del reconocimiento mutuo,...es la etapa de la aceptación y el respeto mutuo.. es la etapa de la consolidación en una amistad sincera y en amor equilibrado, sin renunciar al disfrute de lo que conlleva en sí mismo una relación..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto lo que has escrito Noa!!!

      El enamoramiento es una pasión que deseamos vivir; en cambio, el amor es el sentimiento que deseamos compartir y conservar.

      Un abrazo,
      David

      Eliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares