Google+ Followers

domingo, 8 de enero de 2012

¿Sientes lástima de ti?





Dijo Dostoievski,"si sientes lástima de ti mismo,no te quejes, tienes justo lo que te mereces".

Escuchando a algunas personas me da la sensación de que disfrutan con su "sufrimiento". Personas que creen que su vida es así y es imposible un cambio. Qué es “imposible” hacer un cambio para ser más feliz.

A estás personas yo les diría que lo más importante es darse cuenta de cómo uno se amarga la vida, de cómo se hace daño a nivel emocional. De hecho deprimirse exige un gran trabajo personal, no es nada fácil. Para conseguirlo necesitamos un gran esfuerzo.

¿Se puede cambiar esta actitud?

Cambiar el “chip” requiere esfuerzo, pero no es tan difícil. Si queremos, podemos elegir renunciar a nuestro concepto negativo de la vida. Empecemos por afirmar que somos dignos de amor, afirmando que estamos dispuestos a cambiar y que podemos hacerlo.

Hoy me gustaría mostraros la entrevista que le hicieron a Sunny Jacobs en La Vanguardia. Un claro ejemplo de actitud positiva, pese a su situación.



"Tú eliges entre sentir lástima por ti mismo o superarte"





Sunny Jacobs, condenada a muerte por un asesinato que no había cometido en Florida, 64 años. Nací en Nueva York y vivo en Irlanda. Mi marido murió en la silla eléctrica. Tuvimos 2 hijos y 3 nietos. Me he vuelto a casar con Peter, último condenado a muerte en Irlanda. Lucho contra la pena de muerte. La paz es el camino y el amor la respuesta. Creo en Dios

Conocí a Jesse con 24 años y un hijo de seis años.

¿Eran felices?
Sí, estábamos enamorados. Pero el pasado de Jesse empezó a ser un problema, había estado siete años en la cárcel acusado de robo y tenía la condicional.

Las cosas se complicaron.
Un amigo de Jesee, también con la condicional, nos llevaba en coche a un pueblo a las afueras de Florida. Paramos en un área de descanso de la autopista, yo iba detrás con los niños durmiendo. Apareció la policía, vieron una pistola a los pies del conductor.

Con la condicional eso está penado.
Empezó un tiroteo, yo cubrí a los niños con mi cuerpo (mi hijo tenía 9 años y mi hija 10 meses); cuando me incorporé había un policía muerto. El amigo de Jesse nos obligó a ir con él, nos persiguió la policía, chocamos.

...
Nos hicieron el test de la pólvora y vieron que sólo el amigo de Jesse había disparado, pero pidió pactar, sabía que matar a un policía era pena de muerte. Su pacto con el fiscal fue declararnos a nosotros culpables a cambio de tres cadenas perpetuas.

¿Por qué aceptó el fiscal?
Quería llegar a fiscal general del Estado y con tres ejecuciones tenía más posibilidades. Utilizaron información falsa, falsos testigos y ocultaron las pruebas que demostraban nuestra inocencia. Es algo habitual.

Los ciudadanos no sabemos esas cosas.
Yo tampoco lo sabía. Hicieron un falso informe diciendo que el culpable había pasado por el detector de mentiras. Jesse fue condenado a muerte, en mi caso la decisión del jurado no fue unánime y me condenaron a cadena perpetua, pero el juez anuló la sentencia y me condenó a muerte.

Es todo muy injusto.
Tras cinco años en el corredor de la muerte, mi ejecución fue anulada porque el juez no había dado razones para cambiar la sentencia. Entré con 28 años y salí con 45: mi hija tenía 18 años y mi hijo, una niña de tres.

¿No se volvió loca?
Al principio sí. Me robaron la vida. Me tuvieron cinco años en una celda de aislamiento: si extendía los brazos tocaba ambas paredes. Tardé un año en ver a mis hijos, fue muy triste, el niño no quería abandonar la celda, él era testigo de mi inocencia.

¿Y no declaró?
Estuvo en un centro de menores. Lo esposaron e interrogaron por las noches durante dos meses. Fue tan duro, que hasta perdió el habla, y me negué a que testificara. Por suerte, mis padres lograron sacarlo de allí.

¿Por qué tanta crueldad?
No entendía nada, tenía miedo, aquello era una locura, pero con el tiempo convertí mi celda en un santuario, meditaba, hacía yoga, y le di la vuelta: tenía sirvientes que me preparaban la comida (ríe); todo depende de cómo quieras mirarlo.

Envidio su sentido del humor.
Cuando cambiaron la sentencia, mis padres se fueron de vacaciones por primera vez. Su avión se estrelló. Mis hijos pasaron a un centro de menores. Mientras tanto, el asesino alardeaba en la cárcel de que dos personas iban a morir por algo que había hecho él.

Uf...
Los que lo oyeron lo denunciaron y hubo una audiencia en el tribunal, pero la palabra de los presos no era creíble. Lo que no sabíamos es que también declaró un guardia de la cárcel, pero se ocultó.

Qué horribles personas.
Ejecutaron a Jesse, su caso fue famoso: como creían que había matado a un policía cambiaron la esponja natural que conduce la electricidad por otra sintética, lo quemaron vivo, tardó 13 minutos en morir. Cuando mi hija lo supo intentó suicidarse.

¿Qué fue de ella?
La internaron en un centro psiquiátrico hasta los 18 años. Gracias a abogados y personas que trabajan gratis aparecieron las pruebas que demostraban nuestra inocencia, pero nadie fue castigado.

Increíble.
Una amiga de la infancia dejó su trabajo para ayudarme y encontró el documento de la declaración del guardia, el del detector de mentiras que demostraba que el asesino mentía... Su amor me dio la libertad, y el único miembro del jurado que se negó a aceptar la pena de muerte salvó mi vida. Todos somos poderosos.

¿Y sus hijos?
El tiempo es irrecuperable, pero podía enseñarles que cuando la vida te plantea dificultades puedes elegir entre sentir lástima por ti mismo o superarte. Ahora puedo hacer con mis nietos lo que no pude hacer con mis hijos, aceptar lo que Dios me ha dado y concentrarme en el presente.

¿Por qué está en una silla de ruedas?
Cuando salí tuve un accidente de coche. Igual no fui buena en otra vida (ríe). Pero hoy tengo la vida más bonita que pueda imaginar: a mis nietos, buena relación con mis hijos, trabajo con Amnistía Internacional, con la Comunidad de San Egidio... Y espero poder mostrar lo importante que es luchar contra la injusticia. Y tuve un gran regalo.

El irlandés.
Sí, Peter Pringle, que pasó 15 años en el corredor de la muerte. Cuando se demostró su inocencia, la eliminaron de la Constitución. Ya ve, no es tan grave que no pueda caminar, porque tengo a alguien que me ayuda, al final resultará que hay un equilibrio. Doy gracias por lo que tengo.

También te puede interesar:






6 comentarios:

  1. "si sientes lástima de ti mismo,no te quejes, tienes justo lo que te mereces".

    ;)

    Dura entrevista David...

    Gracias por compartirla

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. David, celebro que te guste el blog de Gotas de Armonía. Un abrazo y feliz 2012!!!

    ResponderEliminar
  4. David, dices que se siente lastima de uno mismo????
    Has entendido como se sentía Sunny Jacobs mientras le sucedió todo???
    Me dices que tengo justo lo que me merezco???
    Gracias por tu dura sentencia. Te contesto por que te tengo en aprecio y pienso que no has meditado lo que has dicho, tal vez con el paso del tiempo tendría lógica tu comentario.
    Que no exprese mi sufrimiento???
    Pídele a quien mutilan que no grite de dolor cuando le arracan un miembro. No siento lastima de "mi", siento dolor e impotencia.
    ¿Que no es suficiente, que hay personas en peor situación??? Lo sé!!! Pero será lo suficientemente grave cuando a sido admitido a tramite la unidad de ayuda a victimas del delito y por lo penal???. Explícale a personas que como yo, viven algo semejante (o peor), que es culpa de ellos su sufrimiento. A las personas que trabajan y apoyan o a los que luchan contra leyes obsoletas, que poniendo un comentario este, problema resuelto. A jueces y fiscales, que no dicten autos y ordenes a favor de las victimas, que no lo hagan, porque sino las victimas disfrutarán más de su sufrimiento.

    Loque me ocurre comenzó en NOCHEBUENA, ironico!!! Hasta el el día 9, por fiestas y otras historias, no se pudo tramitar.
    Estoy luchando contra las personas a las que más amaba, osea que no voy a luchar contra tu absurdo comentario. Lucho cada día saliendo con mi maquillaje y mi sonrisa desde las 06:00 hasta que regreso a casa. Este es mi espacio, me expreso y me desahogo en lugar de compadecerme, aquí puedo llorar mis palabras sin que lloren mis ojos.
    Solo puedo hacerlo en un juzgado o cuartel???
    Me hubiera resultado más fácil sentarme sin hacer nada y hundiéndome en mi miseria, pero he decidido luchar aún sin fuerzas.
    Crees que Sunny Jacobs ha llegado a donde ha llegado sin llorar, sin sufrir, sin hundirse, sin quejarse??? En ese momento que le dijeran la opinión de Dostoievski, que no se quejara, que tenia justo lo que se merecía. No confundas, todo requiere su tiempo y un proceso largo y doloroso para quiénlo vive, pero sentir dolor y expresarlo es la unica forma de superarlo. GRACIAS!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Blowbel, tienes toda la razón. Lamento mis palabras tan duras. He cometido el error de generalizar y esto reconozco que es imperdonable. Desde aquí te pido perdón a ti y a todas las personas que se sientan mal con esta entrada.

    Cada persona es un caso y su situación, el artículo va destinado a todas las personas que por regla general se sitúan a sí mismas como victimas permanentes, con motivo de sentirse queridas y arropadas por las personas queridas que las rodean.

    Admitimos que las adversidades en esta vida existen, y todos las hemos sufrido en algún momento, unas más graves que otras. Muchas veces las situaciones nos dan la impresión que todo llega a nosotros en contra dirección.

    Y tú Blowbel lo has expresado muy bien, no sientes LASTIMA, sientes IMPOTENCIA. Cuando sentimos lastima por nosotros mismos, nos bloqueamos, no avanzamos.

    El físico Stephen Hawking no tiene una gran salud física, su lección es: “Quejarse es inútil y una pérdida de tiempo”.

    Mi opinión, no es que no debamos quejarnos, claro que debemos hacerlo… pero no debemos caer en la trampa de sentir lástima de nosotros mismos y que no podemos hacer nada.

    BLOWBEL, te admiro por tu valentía de levantarte cada día a las 6 de la mañana luchando, ese es el espíritu y actitud que deberíamos tener todos y es el que intentaba transmitir en la entrada y que por lo visto no lo he expresado bien.

    BLOWBEL GRACIAS de nuevo por tu valioso comentario.

    Un gran abrazo,
    David

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares