Google+ Followers

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Volvamos a creer en nosotros, ¡Ahora yo!






Pronto empezará un nuevo año que muchos dicen que será peor que este y yo os digo ¡¡¡ NO !!!

Las personas no somos una pieza más del sistema, nosotros lo creamos y lo hemos creado para que nos sirva y no al revés. Recuperemos a la persona, recuperémonos. Hagamos un canto a la esperanza, a la lucha por ser, para volver a creer en nosotros mismos. Para comprometernos a vencer cambios y transformaciones y dolores por las perdidas.

Volvamos a creer en nosotros, somos mucho más de lo que creemos que nosotros somos. Este es nuestro regalo para este año nuevo.

Hagamos un grito muy alto ¡¡¡ AHORA YO !!!

¿Por qué ahora yo? Por una razón sencilla, porque ahora nos toca a nosotros, es el momento de que cada uno de nosotros digamos… “Es mi vida, es mi futuro”. Debemos estar dispuestos a mejorarnos a nosotros mismos. Debemos ser conscientes de que sólo nosotros podemos crearnos.

¿Cuál es la vía o camino para aflorar ese potencial que las personas tenemos?

Lo dijo Václav Havel “La salvación de nuestro mundo se encuentra en el corazón de las personas, en su humildad, responsabilidad y capacidad de reflexión”
La humildad para sorprenderse, la humildad para asombrarse, la humildad para mirarnos a nosotros mismos con ojos nuevos, y no juzgarnos, yo no soy capaz, no llego, sin juzgarnos, mirándonos con otros ojos, viendo nuestro potencial, nuestras virtudes, debemos mirarnos con los ojos del niño que fuimos y que exploran una tierra que es mágica.

Hellen Keler con 16 meses de edad por culpa de una enfermedad se quedó ciega, muda y sorda. No obstante fue la primera mujer en la historia que se graduó con honores por la universidad de Harvard.Un periodista le preguntó en una ocasión “¿Srta Keler hay algo peor que ser ciego?” Y ella le dijo “Sí, es peor poder ver y no tener una visión”, porque como vemos el futuro determina como vivimos el presente.

Hay tres expresiones que abren el corazón, son tan fáciles y cortas... que muchas veces las olvidamos... "por favor" "lo siento" y "gracias".

Gracias a todos por acabar y empezar un año más juntos.


También te puede interesar:

lunes, 26 de diciembre de 2011

Mirar el futuro es perder el presente.




Si Mónica Naranjo en vez de en Figueres hubiera nacido en Hollywood, habrían hecho una película de su vida.

Hija de un albañil y una empleada de servicio doméstico, a los 22 años obtuvo uno de sus tres premios World Music, y ha vendido ocho millones de discos. Pero en pleno apogeo, a los 27 años, harta del mundillo de la música, abandonó y desapareció. Reapareció en el 2004, sólida y dueña de su destino musical. "Cuando dejé el mundo de la música, confundida y exhausta, no recibí ni una llamada de la gente con la que había convivido tantos años.

Hoy reproduzco una entrevista aparecida en La Contra de Vanguardia.



Tengo 37 años, y me encanta. Soy de Figueres y vivo en todas partes. Casada, un hijo (19), seis perros y dos gatos. Mi idea política es esa honestidad y libertad que no tenemos. Dios son las cosas y sentimientos más bonitos de la vida: el mar, los bosques y las palabras amables.



"No quise ser un pedazo de carne que canta"





De Figueres al mundo...

Me fui a los 17 para no volver. Triunfé en México.

¿Y qué pasó antes?
 Mi padre era y es albañil, y mi madre asistenta de hogar. Tengo una hermana y tenía un hermano. Mis padres no se llevaban bien, hoy por hoy no sé ni por qué se casaron.

¿Qué le pasó a su hermano?
 Enrique falleció a los 29 víctima de una depresión. Hace cuatro años decidió que no quería vivir más. Era mi mejor amigo.

¿Se ha sentido culpable?
 Enrique solía ir a La Almadraba, una cala en la Costa Brava, para reflexionar. Ese fue el lugar que escogimos para esparcir sus cenizas; era noviembre y había tramontana. Cuando las tiramos, un grupo de mariposas blancas revoloteó a su alrededor.

¿Mariposas blancas en noviembre?
 Por eso tengo la certeza de que mi hermano se liberó. De hecho, esté en el país en el que esté, en los momentos difíciles Enrique aparece, y siempre son de color blanco.

¿Qué le provocó la mala infancia?
 La adversidad es lo que más nos hace crecer si estamos dispuestos a aprender de ella. Mis padres son muy buena gente, pero entre ellos saltaban chispas. La experiencia me ha servido para aprender a no repetirlo.

¿Supo gestionar el éxito?
 No, demasiado rápido y demasiado pronto: cumplía los 21. Me convertí en una yonqui laboral: me movía en avión privado, en un día podía actuar en tres lugares. Y mi ego creció desmesuradamente. Nadie está preparado para el éxito y el poder, y menos siendo tan joven, pero aprendí mucho.

¿Qué aprendió?
 Que todo lo que me rodeaba no era de verdad. Llegaba a casa y estaba sola como un perro, los fines de semana no sabía qué hacer conmigo misma. Eso, sumado a una pareja poco recomendable y 47 kilos de peso, me llevó a salir huyendo.

¿Lo dejó todo?
 Sí, a los 27 abandoné. Estaba harta, nada tenía sentido, había perdido la ilusión. Estuve siete años completamente desaparecida, aprendiendo la lección de mi vida: a vivir. Algo bueno he tenido que hacer en la vida porque en ese tiempo conocí a mi marido y a mi hijo, dos seres extraordinarios... y tengo salud, ¿qué más se puede pedir?

¿Cómo los conoció?
 Entraron a robar en casa y apareció Óscar, era mosso d'esquadra: un padre soltero de un niño de siete años, dos corazones.

Usted tenía mucho que superar.
 Aprendí a aceptar las cosas como vienen y no huir de las ayudas terapéuticas, que son muy beneficiosas. Entendí que hay que hablar sin miedo a lo que vayan a pensar de ti, que la vida es fantástica, llueva, truene o haga sol, da igual. Hay que confiar en la vida.

¿Tocó fondo?
 Sí, para rehacerme me ayudó aislarme. En aquel momento no sabía si era buena o mala compañía, si estaba exagerando o no. Sola pude enfrentarme a mis miedos, no escuchaba ni música. Hice todos esos cursos de cocina pendientes y estudié italiano.

¿Y qué hizo con el dinero que ganó?
 Los artistas no ganamos tanto, los contratos son durísimos. En mis dos primeras giras por México me pagaron poquísimo, luego tuve problemas con un mánager que me salió pirata. Eso sí, no tengo deudas, ni hipotecas, pero no necesito muchas cosas, necesito afecto. En la sencillez está lo mejor.

Y volvió.
 Sí, pero en buena compañía: Óscar dejó un trabajo que amaba para estar conmigo. Ahora manejamos todo este tinglado juntos. He dejado de ser un pedazo de carne que canta.

¿...?
 A las multinacionales les da igual si dentro de dos años te arruinas, y los mánagers, si no salen los números, te abandonan. Así que decidí que quería seguir con la música, pero no en el mundo de la música. Para mí el mayor de los éxitos es tener una familia feliz.

El mundo de los fans es otro gran tema.
 Hay dos tipos de fans: el que admira lo que haces y te da muchas satisfacciones y el que monta un drama, se pone violento o se autolesiona porque no le has prestado atención. Es paralizante ver a un chico golpeándose la cabeza contra la pared porque no le has firmado un autógrafo. Hace dos años un fan me esperaba debajo del coche, y cuando iba a subir salió de golpe.

¿Volvió hace cuatro años siendo otra?
 Volví con mucha tristeza porque me faltaba la presencia de Enrique, que siempre me acompañaba en las giras.

¿Por qué tantas cantantes exprimen una imagen tan sexual?
 Yo ya pasé esa fase, ya no me apetece enseñar la barriga. Un artista tiene a su alrededor demasiadas personas que piensan por él, que lo manejan, que le esconden cosas. Yo ahora sigo mi intuición, prefiero pensar. Lo otro es más cómodo, pero pasa una factura atroz: te dicen lo que has de decir, comer, hacer, a qué hora, dónde, con quién. Ahora trabajo para vivir, no vivo para trabajar.

¿Y se baja la música de internet?
 Sí, sería la única estúpida que no lo hace, pero las multinacionales son las principales responsables. Esos contratos que te obligan a entregar discos cada 16 meses son un error, porque acabas entregando un disco que sólo tiene un buen corte, el que necesitas para que las radios te pinchen.

¿Cómo se imagina dentro de 20 años?
 Mirar el futuro es perder el presente.

Vídeo: MÓNICA NARANJO. Madame Noir 2011



También te puede interesar:

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Andrea Motis






Cada cierto tiempo nace una persona especial, que brilla con luz propia, que destaca por su talento y lo hace con una soltura y maestría, hoy me gustaría compartir este hallazgo (para mí).  

Andrea Motis con sus 16 años ya ha actuado en escenarios como el Palau de la Música Catalana, el Auditori y el Coliseum… y como protagonista Quincy Jones la invitó a subir  al escenario en su actuación en el festival de Perelada.

Andrea es todo un fenómeno en el panorama musical, se ha centrado en el Jazz y dentro de este estilo toca la trompeta, el saxo y canta.

Canta de maravilla y hace que lo difícil parezca fácil. Merece la pena verla y escucharla.

Vídeo: Basin street blues Andrea Motis & Ricard Gili Sant Andreu Jazz Band



También te puede interesar:


lunes, 19 de diciembre de 2011

Feliz Navidad - Bon Nadal






Que en estas fiestas en vuestros corazones crezca la paz y la esperanza.

¡FELIZ NAVIDAD!
¡BON NADAL!





miércoles, 14 de diciembre de 2011

El buen tiempo del corazón





El buen tiempo del corazón del periodista especializado en psicología emocional Allan Percy, engloba las mejores píldoras para alimentar la esperanza y la ilusión.

Cada persona pasa a lo largo del día y de su vida por distintos estados de ánimo, comparables con el tiempo climático: Unas veces luce el sol, en otras los problemas penden sobre nosotros como pesadas nubes…“Nuestra naturaleza es dinámica y, sin embargo, vivimos lo que nos sucede como si fuera permanente. Cuando nos sentimos tristes nos cuesta pensar que la tempestad acabará amainando. Del mismo modo, vivimos los momentos de alegría como si los rayos de felicidad no se fueran a apagar nunca”.

Un libro que infunde valor y nos empuja a ponerse en camino, en un momento, como el actual en el que las noticias nos hablan de un estado generalizado de desanimo motivado por la crisis o de un incremento del estrés provocado por el exceso de trabajo. Y es que, crea o no en los libros de autoayuda, El buen tiempo del corazón ofrece a quienes se acerquen hasta sus páginas, un amplio abanico de reflexiones, pensamientos que, como mínimo nos harán pensar y nos llevaran en el mejor de los casos a esbozar una sonrisa que aleje de nuestro día las lluvias y los nubarrones y haga que nuestro estado de ánimo se parezca más al de un día soleado.



También te puede interesar:


domingo, 11 de diciembre de 2011

Reflexiones por Navidad 2011





Llegan las navidades, fechas en la que acostumbramos a estar con los seres queridos, fechas de amor y de reflexión.

Estas fiestas quizás sea un periodo muy difícil para todos; la crisis, el estrés constante que se apodera de nuestro ánimo, la falta de tiempo, ¿Cierto no?...


Porque parece que en estas fechas lo único que llevamos a cuestas es el espíritu del consumismo…regalos, regalos y más regalos. Pero si en estas fechas sacamos tiempo de antemano para reunirnos con los compañeros, amigos, conocidos…, debe ser por algo más que una mera formalidad social, o al menos está la intención de que sea algo más que eso.

Acabamos el año 2011, muchos días, que se suman con los años anteriores y los muchos que vendrán.

¿Por qué no disfrutar de cada día?

Ir más despacio, tomar consciencia del aquí y el ahora, reírnos apreciar la simplicidad. Hay muchas actitudes que nos predisponen al placer y el gozo del día a día. Me he permitido apuntar algunas de ellas.

Concentrarnos en el momento presente.

Tomamos un café y estamos centrados en las preocupaciones y ansiedades del día que en vivir el instante y disfrutar de la taza que nos estamos tomando. Nos reunimos con una persona querida y, en lugar de concentrarnos en esa persona y momento, nos distraen otros pensamientos.

Para poder disfrutar los placeres que nos ocurren en el día hemos de poner toda nuestra atención en lo que hacemos en cada momento. Estamos constantemente preocupados por mil cosas a la vez. Hacer el esfuerzo de desactivar las películas mentales que nos desconectan del ahora es un cambio necesario para lograr aprovechar realmente los buenos momentos.

Ralentizar

La prisa es la enfermedad de nuestro tiempo en las sociedades industrializadas. Nosotros hemos creado las máquinas y, al final, hemos acabado adaptándonos a su lógica: hacer el mayor trabajo posible en el menor tiempo posible.

Nosotros no somos máquinas, somos seres humanos y debemos regirnos por la lógica de la vida, que es bien distinta: nos invita a funcionar dedicando a todo más tiempo, tiene es flexible y, sobre todo, tiende a la cooperación más que a la competitividad.

Ralentizar, ir más despacio, es no querer abarcarlo todo, no olvidar lo importante la salud, las personas que queremos, el sentirnos bien con nosotros mismos– y disponer del tiempo suficiente para disfrutar esos pequeños placeres, una charla con un amigo, una buena lectura o un paseo tranquilo, que nos proporcionan bienestar.

Bromear

Una buena sesión de risa franca, que es la que aparece sin avisar y nace del fondo de nuestro ser, nos libera de tensiones y de angustias y, sobre todo, nos predispone a sentir de forma más sana y positiva. Si nos ejercitáramos con una buena dosis de risa, nos saldría todo muchísimo mejor.

Reírse ayuda a curar depresiones, estrés y las angustias. Nos ayuda a sentirnos mejor, más confortables y se fortalecen los lazos afectivos.

Apreciar lo simple

Aunque la publicidad se empeñe en convencernos de que necesitamos todo tipo de cosas, cuanto más nuevas mejor, la verdad es que muchas veces lo más simple es lo que nos produce más placer.

Reírnos con un amigo, dar un paseo por el campo, ver una puesta de sol, bailar, dibujar, dormir la siesta...

Existen muchos pequeños y grandes placeres que podemos concedernos sin necesidad de hacer gastar mucho dinero.

Vuelvo a repetir la pregunta…

¿Por qué no disfrutar de cada día?

Disfrutar los momentos del día, cuidarnos, tener tiempo para relajarnos, buscar momentos de descanso. No es sólo apostar por una vida más agradable, sino también para nuestra salud.

¡Felices fiestas a todos!






También te puede interesar:

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares