Google+ Followers

domingo, 28 de agosto de 2011

Odio las discusiones






Odio las discusiones

Los conflictos desestabilizan. Gritar es inevitablemente malo e improductivo. Por  supuesto, discutir a la menor contrariedad no es constructivo, pero no hacerlo nunca impide avanzar e intensificar nuestras relaciones.

Hay quien prefiere evitar cualquier enfrentamiento antes que poner en peligro sus amistades y su propia autoestima. Ya sea por inseguridad, miedo o vergüenza, callan, corriendo el riesgo de convertirse en espectadores de su propia vida.

El problema radica en que, asociamos las discusiones con sentimientos y comportamientos negativos, como la violencia, la ira o el fracaso. En nuestra mente el conflicto se vuelve malo y simboliza el fracaso de nuestras relaciones.

Uno de los responsables de nuestras inhibiciones es el miedo a la reacción del otro, a ser juzgados e, incluso, rechazados. Es un mecanismo de defensa instintivo, de supervivencia, que justifica el hecho de esquivar el conflicto para no poner en peligro la seguridad emocional.

Otro motivo, que nos induce a esta conducta evasiva es la falta de autoestima. Huir de la oposición es evitar la sensación de inferioridad y mantener, aunque sea de manera ilusoria, nuestros valores.

Sin embargo, debemos aprender a valorar los conflictos como una oportunidad de profundizar y de aclarar malentendidos.

¿Cómo se hace?

Antes de aventurarnos a emprender cualquier tipo de confrontación debemos reconocer si es necesaria y, si lo es, afrontarla. No hacerlo puede comportar que ese desacuerdo sea persistente en el tiempo.

Identificar los puntos de discordancia con la otra persona, lo que esperamos de ella y nuestras propias necesidades es una buena manera de ser honestos con nosotros mismos y con el otro.

Podemos aprender a expresar sentimientos y deseos de una forma activa y empática, sin sentir vergüenza y sin ignorar los derechos del otro, y a defendernos sin agresión delante de las conductas inapropiadas de los demás.

Debemos utilizar dos principios sencillos: hablar en primera persona (“Me siento…”, “Necesito…”) y practicar la escucha activa.

Si empiezas a comunicarte construyendo las frases así, la otra persona se dará cuenta de que su comportamiento tiene un efecto sobre ti, y que cuando te sientes mal necesitas hacer algo para remediar tu malestar.

También te puede interesar:

Hoy día falta tensión sexual en las parejas

La crisis de los 40 en la mujer

La crisis de los 40 en la mujer, como superarla

La crisis de los 40 en los hombres

La crisis de los 40 en los hombres, como superarla

domingo, 21 de agosto de 2011

Microexpresiones faciales








Paul Ekman es un psicólogo norteamericano que ha sido un pionero en el estudio de las emociones y su relación con las expresiones faciales. Está considerado uno de las 100 eminencias en el campo de la psicología.

Paul Ekman desarrolló una lista de emociones básicas a partir de investigaciones transculturales en individuos destacados de la tribu de Papúa Nueva Guinea. Observó que los miembros de una cultura aislada de la Edad de Piedra son capaces de identificar con un alto grado de confiabilidad las expresiones emocionales al observar las fotografías tomadas a personas de culturas con las que ellos no han estado familiarizados.

También eran capaces de adjudicar ciertas expresiones faciales a las descripciones de situaciones específicas. Con esa información, llegó a la conclusión de que algunas expresiones son básicas, o biológicamente universales, en la especie humana. La siguiente es la lista elaborada por Ekman (1972) de las emociones humanas:

Repugnancia
Felicidad
Ira
Miedo
Sorpresa
Tristeza 

Sin embargo, en la década de 1990 Ekman amplió esta lista de expresiones básicas a quince, e incluyó un rango más extenso de expresiones positivas (Ekman, 1999).

Contrario a las creencias de algunos antropólogos culturales, como Margaret Mead, Ekman encontró que las expresiones faciales de las emociones no son determinadas culturalmente, sino que son más bien universales y tienen, por consiguiente, un origen biológico, tal como planteaba la hipótesis de Charles Darwin.

La comunidad científica de la actualidad está de acuerdo en que los hallazgos de Ekman son válidos. Entre las expresiones que él clasificó como universales se encuentran aquellas que expresan la ira, la repugnancia, el miedo, la alegría, la tristeza y la sorpresa. En cuanto al desprecio, o desdén, es menos claro, aunque hay evidencia preliminar en el sentido de que esta emoción y su expresión pueden reconocerse universalmente.

Ekman describió "microexpresiones" faciales que, según demostró, pueden utilizarse para detectar las mentiras.

Sus trabajos acerca de la mentira, por ejemplo, no se limitaron a las expresiones del rostro, sino que se basaron en observaciones acerca del cuerpo humano en su totalidad. Ekman utiliza también los signos verbales de la mentira. Al ser entrevistado acerca del caso Mónica Lewinsky, afirmó que, debido al lenguaje eufemístico de Bill Clinton, era posible afirmar que estaba mintiendo.

Vídeo: Paul Ekman Microexpresiones faciales 

Microexpresiones faciales: Paul Ekman


También te puede interesar:

LAS EMOCIONES

Escucha las voces de tus emociones...

EL ARTE DE COMUNICAR SIN HERIR

Ante todo, vive el momento

EN TIEMPOS DE CRISIS, DECIDIMOS CON EL CORAZÓN

RESPIRAR Y SONREIR

EL MIEDO...


domingo, 14 de agosto de 2011

Manifestaciones negativas de tú cuerpo








Se ha estudiado ampliamente, los signos y síntomas que "gritan" en un cuerpo que guarda emociones, que las ignora y que usa como frase preferida "NO PASA NADA".

Cuando la realidad biológica es que SI PASA y ¡MUCHO!

El cuerpo se expresa por sintomatología, que es ni más ni menos una serie de síntomas por los que nos dice claramente que está pasando a nivel emocional.

Ante dolores repetitivos y baja de defensas constante, es importante revisar que está pasando a nivel emocional.

Cuando duele la garganta, a nivel síntomas, es importante revisar que es lo que se está dejando de decir, de aclarar, de pedir.

Dolor de estómago, con ardor. Revisar que estas guardando en cuanto a sentimientos y emociones, que enojo o recelo, no estás dejando fluir. Que situaciones se están evitando, que estas "comiéndote" emocionalmente, que te provoca dolor y malestar.

Dolores de cabeza, revisa si el sitio y la forma en que estás en tu presente es lo que quieres para vivir, si te encuentras en donde y con quien deseas, de no ser así, que deseas hacer, con la regla de" no dañaras, pero si te harás caso."

Dolor en matriz, molestias en órganos sexuales, este síntoma es muy interesante ya que ante relaciones con dolor emocional, por infidelidades, malos tratos, poca valoración, baja autoestima, este es el leguaje que el cuerpo adopta para que se le tome en cuenta.

Revisar como están las relaciones en la pareja, la relación contigo, de aprecio, respeto, o de abandono.

Dolor de espalda, músculos adoloridos desde el cuello hasta los hombros. Generalmente revela una mala posición al dormir o sentarse, pero también es el reclamo del organismo ante una gran cantidad de emociones contenidas, de miedos y preocupaciones que no son enfrentadas de forma directa y si, desviadas de la atención consciente y dejadas para que el cuerpo las procese sin apoyo de la atención consciente.

El siguiente no es precisamente un dolor pero es un síntoma que es importante tomar en cuenta en pareja. LA FALTA DE LIBIDO, cuando esta baja en una pareja sana. Se presenta como parte de la factura por una forma inadecuada de comunicarse, de violencia, en pareja, de no entenderse en armonía sino en un caos de emociones y sentimientos.

LA falta de líbido ocupa un lugar muy importante en las parejas que acuden a terapia de pareja, reconocer, perdonar, recorrer la historia de vida juntos, lo que se ha logrado y lo que se ha ido quedando bloqueado, es parte de la cura hacia el recuperar del deseo.

También te puede interesar:

CUANDO EL TRABAJO ES UN PLACER LA VIDA ES BELLA…

EL EQUILIBRIO DE CUERPO Y MENTE…

Reírse es bueno para la salud

VIVIR SIN ANSIEDAD

Poderosa mente

Cuando las emociones te embargan, llora!!!

Nuestro SER interior armonizado

Cómo equilibrar las emociones

Hablemos de Fibromialgia de Mª Ángels Mestre

UN CORAZÓN LLENO DE ESTRELLAS

EL EQUILIBRIO DE CUERPO Y MENTE…

LA OBESIDAD, el problema está en la mente

10 Recompensas emocionales


jueves, 11 de agosto de 2011

Segundo Aniversario de Gotas de Armonía






Este jueves día 11 de agosto Gotas de Armonía celebra su segundo aniversario de vida. Dos años es el tiempo que ha transcurrido desde el día que hice mi primera incursión en el mundo de los blogs. Sentía curiosidad por ver que habría detrás de la pantalla y me preguntaba si alguien más leería lo que escribía.


En estos dos años he aprendido que pese a parecer tan impersonal se puede conocer a las personas en toda su esencia, e incluso a percibir vuestro estado de ánimo en vuestras palabras. He descubierto muchas personas maravillosas a lo largo y ancho de este nuestro planeta.

Dos años fantásticos que hemos pasado todos juntos, compartiendo lecturas, comentarios y reflexiones. Gotas… es un sitio de expresión, de sentimientos y de muchas cosas más… pero sobre todo un lugar para mis amigos y amigas, un lugar para pasarlo bien y sentirnos como en casa, a gusto.

A pesar del gran esfuerzo y dedicación que conlleva tener un blog, siempre me lo he planteado como un reto apasionante con el que superarse cada día. Y la recompensa es mucha, sois todos vosotros y vosotras que visitáis mi página. 

Desde Agosto del 2009 son más de 120.000 páginas visitadas desde más de 100 países distintos.

Vosotros y vosotras sois el motor que me impulsa a seguir aquí en esta “pequeña pantalla”.



Desde aquí os quiero dar las gracias por vuestra compañía y deseo de todo corazón que podamos estar muchos más años todos juntos.


David

También te puede interesar:


domingo, 7 de agosto de 2011

¿Somos los humanos los únicos animales racionales?





La importancia del descubrimiento de las capacidades lingüísticas de ciertos parientes nuestros no-humanos En su libro ¡Vivan los animales!, Jesús Mosterín en el que nos habla de «la cultura de los animales» y «la primacía de los primates», probando, con sobrados y persuasivos argumentos, las tesis de que los humanos no somos, ni mucho menos, la única especie cultural, y que, dentro de la gran familia de los seres vivos terráqueos y de los animales en particular, los primates formamos una pequeña subfamilia de animales estrechísimamente emparentados unos con otros.

Hoy sobre este tema he recordado una entrevista que se le hizo, en La Contra de La Vanguardia, a Deborah Fouts que dirige el Instituto de Comunicación entre chimpancés y humanos.





Mi marido y yo cumplimos 68 años. Tenemos 3 hijos, 5 nietos y viven 3 de los 5 chimpancés que hemos criado. Soy psicóloga, dirijo el Instituto de Comunicación entre chimpancés y humanos de la Central Washington University. Hay continuidad entre especies. Soy luterana.


"Gracias, contenta, abrazo, te quiero"

Estábamos recién casados (1964) y Roger quiso hacer su doctorado, por casualidad contactamos con otra pareja de psicólogos, los doctores Garner, que se convirtieron en sus profesores de doctorado.

Los primeros en enseñar a una chimpancé el lenguaje de los sordomudos. .
Washoe era una chimpancé muy jovencita y los Garner querían rodearla de personas que fueran sus amigos, que hablaran entre sí la lengua de signos americana (ASL) y lo hablaran con ella, así que todos fuimos a la entrevista, incluido mi hijo de cinco meses.

Curiosos los Garner.
En cuanto nos vio, Washoe abrazó a Roger, y ese abrazo cambió nuestra vida, las de mis hijos y las de mis nietos. Washoe se convirtió en una más de la familia.

¿Washoe vivía con más chimpancés?
En el refugio vivían 30 chimpancés, pero Washoe estaba siempre con nosotros. No se sentía parte de sus congéneres a los que llamaba bichos negros. Al proyecto Garner se sumaron Loui, hijo adoptivo de Washoe, y la joven Moja. Pero ocurrió algo terrible.

No me asuste.
  El director del Instituto de Estudios con Primates de la Universidad de Oklahoma donde trabajábamos se dedicaba a vender chimpancés para la investigación biomédica.

Los vendió.
  A todos salvo a Washoe, Louis y Moja que no eran suyos. Tuvimos pesadillas durante meses y decidimos irnos a una universidad menos prestigiosa, a la Central Washigton.

¿Cómo se llevaban sus hijos y los chimpancés?
Cuando falleció Washoe cada uno de mis tres hijos habló en la ceremonia de despedida y se refirieron a ella como “mi hermana”.

Volvamos al recién inaugurado Instituto de Comunicación entre Humanos y Chimpancés.
Por fin arranqué mi proyecto con la familia de chimpancés que ya había crecido a cinco miembros: coloqué cámaras en su recinto para espiarlos cuando estaban solos.

Cuénteme.
  Utilizaban el lenguaje de signos entre ellos sin necesidad de que hubiera presencia humana, sin que nadie les estimulara. Y también lo utilizaban para hablar consigo mismos. Tienen cultura y la pasan de padres a hijos. De hecho fue Washoe la que enseñó el lenguaje de signos a su hijo, a la jovenMoja, a Dar y a Tatu.

¿Qué fue lo que más le sorprendió?
Para poder grabarlos a solas yo pedía cada día a todos los humanos que se fueran. Un día Washoe se acercó a la cámara que estaba escondida, y dijo con signos: “Devi, sucia, Devi”. Estaba enfadada conmigo porque me había llevado a sus amigos humanos.

¿Cuáles son sus conclusiones?
  Entre ellos hablan a menudo y su conversación es la que tendría cualquier familia, lo que demuestra que somos muy parecidos. De hecho cuando hablas con ellos y te vas por las ramas –es uno de nuestros estudios– ellos reconducen la conversación.

¿De qué hablan entre ellos?
De juegos, de sus estados de ánimo, mienten… Si están mirando una revista y ven un helado, hacen el signo del helado o van a enseñarle a otro la foto y explicarle lo que es un helado.

Hábleme de sus estados de ánimo.
Son muy empáticos. Si Washoe te veía triste, hacía el signo de abrazo, y si te veía contenta, te decía que ella también lo estaba. La Navidad les gusta mucho y te lo hacen saber: “Gracias, contenta, abrazo, te quiero”.

¿Diferentes personalidades?
Washoe se encargaba de todos los demás, era la patriarca; Moja era muy presumida, le gustaba ponerse pendientes y pintalabios; Tatu es la que controla el tiempo, cuando van a llegar las primeras nevadas nos dice “árbol dulce”; se refiere al árbol de Navidad que decoramos con dulces, también nos indica la hora de comer, la de dormir…

Prácticamente humanos.
 A Dar le encantan las mujeres embarazadas, en cuanto ve a una le dice: “Bebé dentro”. Y cada uno tiene sus preferencias, miran revistas y nos piden lo que les gusta: zapatos, un vestido rojo o un sombrero, y les encanta mirar revistas gastronómicas.

¿Saben lo que es la muerte?
 Cuando a Washoe se le murió una cría, repetía: “Bebé fin”. Y cuando una colaboradora tuvo un aborto y le explicó que su bebé había muerto, Washoe le dijo: “Yo llorar y abrazo”. Tienen ética, saben lo que es justo y lo que no, si un humano favorece a uno más que a otro se enfadan mucho.

Dígame qué le ha enternecido.
Cuando Washoe estaba ya muy enferma sólo quería que yo le diera la mano. Cuando murió todos los demás chimpancés se acercaron muy despacio y la acariciaron.

¿Cuál es el gesto más inteligente que les ha visto realizar?
Más allá del lenguaje de signos me impresiona su capacidad de compasión. En una ocasión Washoe, cuando vivía con los que consideraba bichos negros despreciables, vio que un chimpancé se caía al agua. No saben nadar y Washoe se agarró a unos matorrales y estiró el brazo para salvarlo; es decir arriesgó su vida por un chimpancé que no conocía de nada.

¿Cuál es su conclusión fundamental?
Cuan cercanos somos, nosotros somos seres humanos y ellos seres chimpancés y lo único que importa es el sustantivo, el ser.



También te puede interesar:

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares