Google+ Followers

lunes, 25 de abril de 2011

¿Cómo amamos los hombres?





Esta pregunta surgió en una reunión de amigos… En el momento que me la hicieron, mi respuesta fue un largo silencio y al final dije “imagino que cada uno amará a su manera”. Nunca me había planteado esta cuestión. En cambio la respuesta femenina en esta misma reunión no se hizo esperar, rápida y contundente… “no sabéis expresar vuestras emociones”, “os cuesta hablar del amor”, “teméis al compromiso”, “os importa más el sexo que el amor”, “sois poco detallistas”, hasta que una se atrevió a decir en voz baja… “aman sin complicaciones y se hacen menos preguntas que nosotras”.

Pasión, ilusión, sentirnos aceptados, dar y ofrecer cariño y seguridad a la persona que tenemos al lado… A pesar de las diferencias educacionales, en materia de amor, los anhelos de hombres y mujeres son muy similares.

¿Qué esperamos los hombres del amor? Imposible generalizar. De hecho, probablemente hay tantas respuestas como hombres hay en el mundo, porque a pesar de ser un sentimiento en el que todos, hombres y mujeres, podemos reconocernos, cada uno vive el amor a su manera y lo dota de unas connotaciones distintas. Para cada persona el concepto de amor es distinto.

Las mujeres dicen que nosotros estamos desubicados y que somos incapaces de amar bien. ¿Es eso cierto? ¿Los hombres amamos mal o de forma distinta?

La expresión del amor entre hombres y mujeres es en diferentes canales. Las mujeres lo expresáis verbalmente y con cuidado, con detalles. En la mayoría de los casos, al no recibir nada por ese canal, interpretáis una incapacidad de amar por parte de nosotros los hombres. Los malentendidos vienen porque expresamos el amor de forma distinta.

Cada persona usa un canal afectivo para transmitir y recibir afecto, la funcionalidad del sexo en el hombre, nuestro componente afectivo, está por encima del de la mujer, lo que hace que para la mayoría de nosotros nuestro canal es corporal y puede dar pie a malentendidos. En cambio, el acercamiento físico es entendido por vosotras como: “¿Otra vez quiere sexo?” y eso genera alejamiento físico, que por el hombre como un rechazo emocional.

Mientras vosotras esperáis palabras bonitas y pequeños detalles inesperados, nosotros transmitimos nuestro amor a partir del contacto físico, y cada acercamiento no significa “tengo ganas de sexo”, sino que significa también “me gusta sentirte cerca” o “te quiero”.

Para nosotros los hombres no es sencillo adaptarnos a las nuevas mujeres, que nos queréis tiernos y emotivos, pero también fuertes y sólidos. He oído más de una mujer reprochar determinadas actitudes de los hombres, y luego esas mismas mujeres criticar su falta de iniciativa, coraje, de decisión. Es decir las virtudes clásicas de la masculinidad que hasta ese momento han estado criticando.

Simplificando, podría decir, que las mujeres analizáis más las relaciones pensando a largo plazo “¿Será un buen padre para mis hijos?”, “¿me imagino envejeciendo a su lado?”. Mientras que nosotros, normalmente, nos guiamos por la relación del momento actual sin proyecciones futuras, como un complemento a nuestras vidas y nos dejamos llevar por los acontecimientos que van surgiendo, sin pensar tanto en proyectos de futuro.

Los hombres esperamos del amor ilusión, energía, pasión… pero también la oportunidad de encontrar una persona que nos proporcione paz y serenidad, una compañera de viaje capaz de ofrecer apoyo y a la que a la vez nosotros podamos ofrecer protección.

Una de las quejas que más he oído en los hombres sobre la forma de amar de las mujeres es: “Te quiero mucho, pero ya te cambiaré antes o después”. Es el hecho de sentir que sentimos que no nos aceptáis plenamente, que siempre hay algo que queréis que cambiemos, parece que la mujer somete al hombre a un proceso de construcción y cambio continuo durante la relación de pareja, como queja intermitente sobre aspectos que le gustaría que su pareja cambiara

¿Qué esperamos los hombres de hoy en día del amor?

Anhelamos ternura, cuidados, comprensión, respeto, admiración, necesitamos una confidente, una compañera que nos entienda sin juzgarnos, que nos apoye, que nos valore y nos anime en los momentos más difíciles. ¿Son tan diferentes lo que anhelamos del amor, hombres y mujeres?

Afortunadamente, las posiciones se van acercando, y cada vez nos es más fácil adivinar los deseos del otro porque en ellos nos vemos también reflejados.

En esa misma reunión al final me vuelven a preguntar si he llegado a nueva conclusión y confieso que no me lo he planteado. Tal vez, eso sea ya en si una respuesta. Los hombres amamos sin necesidad de hacernos demasiadas preguntas…

Creo que nosotros estamos absolutamente perdidos y vosotras también. J J




También te puede interesar:

sábado, 23 de abril de 2011

Dia de Sant Jordi 2011








No hay dos pétalos iguales como no hay dos vivencias idénticas.

Cada rosa huele diferente y cada uno vive su Sant Jordi, eso sí, la rosa, el libro y el paseo son irrenunciables.

¡¡¡ FELIZ DIA DE SANT JORDI !!!


miércoles, 13 de abril de 2011

Una frase adecuada ¡¡¡NO TIENE PRECIO!!!







Paco se despierta en casa con un tremendo dolor de cabeza.

Se esfuerza en abrir los ojos, y lo primero que ve es un par de aspirinas y un vaso de agua en la mesita de noche.  Se sienta y ve su ropa toda bien limpia y planchada frente a él.

Mira alrededor de la habitación y ve que todo está en perfecto orden y limpio. El resto de la casa está igual, coge las aspirinas y ve una nota sobre la mesa:

'-Cariño, el desayuno está en la cocina, salí temprano para hacer unas compras. Te quiero.'

Así que va a la cocina, y como no, ahí estaba el desayuno y el periódico del día, su hijo también está en la mesa, desayunando.

Paco le pregunta:

-'Hijo, ¿qué pasó ayer por la noche?'

Su hijo le contesta:

-'Bien, pues volviste después de las 5 de la madrugada, borracho como una cuba, meado, cagado e insultando a todos, rompiste 3 sillas, le pegaste un puñetazo al cuadro de los abuelos, vomitaste en el pasillo y te pusiste un ojo morado cuando te diste contra la puerta del cuarto de baño.'

Confundido, Paco pregunta:

'-¿Y cómo es que todo está limpio y ordenado, mi ropa planchada, el desayuno y el periódico esperándome en la mesa, y la nota cariñosa de tu madre?'

Su hijo le contesta:

-'Ahhh, eso...! Mamá te arrastró hacia el dormitorio y cuando intentó sacarte los pantalones, tú gritaste:

-¡¡¡QUIETAAAAAAAAAAAA, QUE ESTOY CASADO!!!'

Conclusiones:

Una resaca auto inducida - 100 EUR
Mobiliario roto - 1000 EUR
Desayuno  - 20EUR
Decir la frase adecuada..... ¡¡¡NO TIENE PRECIO!!!

domingo, 10 de abril de 2011

CEREBRO AZUL, CEREBRO ROSA








Está claro, y aunque no se pude generalizar, niños y niñas tienen diferentes “cerebros” y distintas velocidades.

Es normal escuchar aquello “los hombres sólo sabéis hacer una cosa a la vez”. La morfología cerebral del niño está adaptada para concentrase mejor, pero le cuesta hacer dos tareas a la vez. Un ejemplo claro es que cuando lee pierde la audición.

CEREBRO AZUL

Intelectualmente en el niño predomina el hemisferio cerebral derecho.

Esta funcionalmente organizado de una manera asimétrica, en las regiones frontales izquierdas.

Envejece más deprisa.

Mayor aptitud para actividades que necesitan concentración.

Facilidad para el pensamiento lógico matemático.

Mejor en cognición espacial, computación y razonamiento aritmético.

Repite mejor series en orden inverso.

Su razonamiento es deductivo.

Retroceso en escritura, lengua y comprensión lectora.

Acaban igualándose con el cerebro femenino en vocabulario, pero no en velocidad de lectura.

Su desarrollo cognitivo es más lento en determinados tramos de edad.

Más hábiles resolviendo problemas abstractos.

Su retraso en el desarrollo corporal los lleva a comportamientos más infantiles.

Buscan situaciones de riesgo.

Les castigan más y se les diagnostica con mayor frecuencia (a veces erróneamente) trastorno de déficit de atención.

Y las niñas… Según los expertos tienen mejor memoria a largo plazo, lo que explica que recuerden con más detalle acontecimientos pasados.

CEREBRO ROSA

Predominio del hemisferio izquierdo, aunque su cerebro es más simétrico en el reparto de funciones.

Flujo sanguíneo cerebral más incrementado.

A los 20 meses articulan mejor. Y su vocabulario es tres veces más rico.

Escriben antes y mejor.

Entre 7 y 15 años asimilan contenidos con mayor rapidez, aunque en secundaria el dato se invierte.

Mayor fluidez verbal, con construcciones más complejas.

Repiten mejor series en el mismo orden.

Su área emocional está mucho más desarrollada, lo que implica mayor empatía.

Razonamiento inductivo.

Aún siendo excelentes alumnas en matemáticas, física e informática, se inclinan hacia carreras humanísticas.

Mayor capacidad para actividades al mismo tiempo.

Su desarrollo corporal y psíquico lleva dos años de ventaja durante la pubertad.

Se muestran más perseverantes y asumen mayores responsabilidades.

Durante su ciclo menstrual, cuando los niveles de estrógenos son altos, su rendimiento en tareas verbales aumenta.


¿Clases mixtas o diferenciadas?

Se está empezando a debatir si, debido a las supuestas diferencias de rendimiento entre el cerebro masculino y el femenino, resulta conveniente segregar las clases por sexos.

martes, 5 de abril de 2011

Oriol Pujol Borotau nos ha dejado



He recibido la triste noticia de que nuestro amigo y maestro de la vida, Oriol Pujol Borotau nos ha dejado hace unos días víctima de un derrame cerebral.

Se nos ha ido uno de los grandes especialistas en las ciencias de la Conducta Humana, formado con los Jesuitas, posteriormente en el Instituto Gestalt de San Diego en California y finalmente en la India.

Nació en Barcelona en una familia de empresarios del textil, y con poco más de veinte años se embarca como misionero jesuita hacia la India, donde compartirá vivencias con el desparecido Vicente Ferrer, con el que compartió la pasión por la ayuda a los demás y su condición de hombre acción para luchar por cambiar las cosas dando ejemplo de lo que realmente es practicar la solidaridad.

Oriol Pujol era un ejemplo de la capacidad de integrar lo mejor de los mundos, él mismo explicaba así en el comienzo de uno de sus libros: “Acostumbro a decir que he aprendido a razonar en Occidente y que he aprendido a vivir en Oriente, con los seguidores de la doctrina Budista, que en la India están considerados como maestros del arte de vivir”.

Autor del libro “Nada por obligación. Todo con ilusión” donde destacaría una sola frase “No cambiarás cuando cambien tus circunstancias, sino que éstas cambiarán cuando cambies tú.”

Como la mayoría de las grandes personas era humilde, sencillo, cercano y muy honesto, pues no dudaba en reconocer que siempre estaba en lucha con sus contradicciones y por eso nos decía que lo más difícil es aceptarse a uno mismo, y esa era su principal batalla para ser capaz de aceptar de verdad a los demás.

En una de las numerosas entrevistas que le hicieron dijo “Sólo pretendo aceptar la vida no como una obligación que cumplir, sino como un misterio por gozar. Y no aplazo la gratificación, sino que la vivo en el momento. Le recomiendo que ahora mismo abandone la ansiedad que veo que le invade y disfrute de esta divertida conversación”.

Gracias Oriol, te encontraremos a faltar.

También te puede interesar:


Como el amor emite señales?

Mejora tu vida con ciencia

EN TIEMPOS DE CRISIS, DECIDIMOS CON EL CORAZÓN

Los primeros seis años

VIVIMOS ACELERADOS…

El poder de lo simple

NUNCA TENEMOS SUFICIENTE



domingo, 3 de abril de 2011

¿Vives una vida que no es la tuya?






Dalai Lama dice que la paz se ha de cultivar en primer lugar dentro de la persona, que el amor, la compasión y el altruismo son los fundamentos. Cuando la persona ha trabajado interiormente estas cualidades es capaz de crear una atmosfera de paz y armonía, que a la vez se puede hacer extensible desde el individuo hacia la familia, de la familia hacia la comunidad y finalmente desde la comunidad hasta el resto del mundo.

La paz no es exterior, que no se puede buscar, que no se puede coger, que nada más se experimenta de forma consciente, con tranquilidad y gozando de cada paso y de cada aliento.

Sobre este tema el otro día en La Contra de La Vanguardia la famosa terapeuta Laura Gutman nos hizo una exposición.



Laura Gutman, terapeuta familiar. Tengo 52 años y tanto por hacer que no tengo tiempo para pensar en el tiempo. Nací en Buenos Aires y soy judía, pero serlo no es un destino ni una obligación, sino sólo un origen. Tengo tres hijos de 29, 26 y 15 años; he escrito muchos libros y soy una abuela siempre disponible.


"Si siempre quieres tener razón, nunca tendrás la verdad"
Cuando eres niño, tu familia te adjudica un papel y así te conviertes en el tonto o el listo; el vago o el empollón; la guapa o la simpática... de la familia.

Y lo sigues siendo toda tu vida. ¿Y si te toca serel vago, el feo y el tonto de la familia?
Tienes un problema, pero no menor que el que deciden que sea el listo, el guapo y el emprendedor. Porque ni uno ni otro han elegido ese papel y, hasta que no descubra que representa un personaje que no es él, estará viviendo una vida que no es la suya.

¿Y descubrirlo es crecer?
Para crecer tienes que tomar conciencia de ese guión que tu familia escribió para ti: descubrir el papel que te asignaron y por qué.

Por ejemplo...
Tal vez la familia necesitaba un mochuelo que cargara con las culpas de todos, o un cerebrín que les compensara con sus éxitos de cierta marginación social... Y te tocó a ti serlo. Las razones por las que te asignan un papel son infinitas, pero lo importante es que las descubras. Sólo cuando lo hagas podrás empezar a ser tú mismo.

¿Y si sigo viviendo tan tranquilo?
Estarás condenado a repetir las pautas y los valores que te dio tu familia. Tal vez nunca entres en conflicto con ellos, porque es más cómodo representar el papel que te asignaron que vivir tu propia vida. Si tu familia era rica, conservadora y biempensante y tú jamás te planteaste dejar de serlo, serás un hijo obediente, pero... ¿serás tú?

¿Y si me hago monje zen?
De algún modo –al revelarte– sin saberlo estarás viviendo su guión, no el tuyo: lo estarás cumpliendo, aunque sea al revés.

No veo a tanta gente atormentada.
Hasta que un día entran en crisis. Y entonces todos queremos una solución rápida.

¿La hay?
Si llevas 20, 30, 40, 50, 60 años viviendo una vida que no es la tuya, no esperes descubrirlo y reconstruirte en diez minutos. Tienes que comprenderte a ti mismo.

¿Cómo?
Los caminos son muchos y cada uno elige el suyo: psicoanálisis, constelaciones familiares, meditación o simplemente aprender a autoanalizarse... Cualquier método de introspección puede ayudarnos a descubrir y después reescribir el guión de nuestras vidas.

Me alegro de que no venda una receta.
Ni siquiera creo descubrir nada. Lo que yo digo es tan antiguo como la humanidad, pero por eso mismo se ha vuelto tan actual olvidarlo: conócete a ti mismo.

¿Por qué lo olvidamos tan fácilmente?
Porque así eludimos responsabilidad: es más cómodo pensar que la causa de nuestros problemas siempre es externa. Lo que te pasa siempre es culpa del trabajo, de tu pareja, de tus padres, de tus hijos... cuando, si tienes cuarenta años, lo cierto es que llevas cuarenta años montando ese problema que te estalla ahora. Tu vida es un puzle que has construido contigo atrapado dentro. Tienes que entender cómo lo armaste para aprender a salir de él.

De nuevo: ¿cómo?
La mayoría de nosotros no tenemos una mirada global sobre nuestra propia construcción psíquica. Vemos nuestra vida como una obra de veinte actores en que cada uno repite como un loro su guión sin escuchar a los demás. Para empezar, debes dejar deempeñarte en tener siempre la razón y empezar a preocuparte por tener la verdad.

¿Qué me sugiere?
Bájate del escenario de la vida para ver qué papel haces en ella y lo que se organiza a su alrededor. Y para bajarte, encuentra a alguien que te diga lo que no quieres oír. ¡Eso es muy fácil! No me refiero a tus enemigos, sino a un amigo que te diga la verdad, porque el enemigo te dirá cosas que no te gustan pero que no siempre son ciertas; el amigo te dirá cosas ciertas, aunque no siempre te gusten.

¿Por dónde empezamos?
Pon en perspectiva: admite que ni tú ni tus problemas son tan importantes.

¿Por qué no empieza usted misma?
Yo me quedé embarazada y fui madre sin quererlo, sin que mi identidad fuera la maternidad. De repente, me di cuenta de que tenía un niño que requería toda mi persona y no sólo el trocito de madre que le quedaba a él después de haberme realizado en todo lo demás: profesional, mujer atractiva, intelectual, mujer con vida social...

¿Y cómo lo solucionó?
No hay soluciones, sólo hay verdades y mentiras. La verdad es que mi hijo había nacido para ser el centro de mi vida, pero él percibía que no lo era y llamaba la atención sobre eso portándose mal.

¿Eso acaba en trauma de por vida?
No sólo de por vida, también de generación en generación: si usted no aprende a amar del amor de sus padres, ¿dónde va a aprender cómo dárselo a sus hijos? ¿Cómo cortar ese encadenamiento de desamparos?

¿...?
De nuevo, con conciencia. Tienes que descubrir que lo que viviste de niño es diferente de lo que crees que viviste o te han hecho creer que viviste...

¡Y volvemos al principio!
Porque nuestros recuerdos son los que nos han dado y no lo que en verdad sucedió. Pero eso no es sólo un drama, también es una oportunidad. Es un trabajo emocionante el que tenemos por delante hasta descubrirlos y así descubrirnos.


También te puede interesar:

POCO TIEMPO PARA SER NIÑO

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Los niños cuando juegan... juegan

Nuestro verdadero potencial




Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares