Google+ Followers

miércoles, 9 de noviembre de 2011

La cuchara




La cuchara

Un estudiante de zen se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían.

Habló de esto con su maestro diciéndole: "Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz".

El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar. No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa.

Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza.

El maestro entonces le dijo: "Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita".

El discípulo obedeció. Al cabo de un rato el maestro le ordenó:"¡Deja la cuchara!". El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo.

Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó:

"Entonces, ahora dime quién agarraba a quién, ¿tú a la cuchara, o la cuchara a ti?


También te puede interesar:

3 comentarios:

  1. Genial David !! me lo llevo ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias 4ever!!! Todo tuyo.

    Por nuestra propia naturaleza, nuestros pensamientos nos parlotean durante todo el tiempo y más si es un pensamiento recurrente, de los que nos preocupan o nos causan malestar.

    La mejor forma de que no sean recurrentes es no ofrecerles resistencia, dejarlos que se expresen y dejarlos que desaparezcan por si solos.

    Pongamos atención a nuestra respiración relajada es un buena manera de aquietar la mente o mejor como escuche el otro a día a Eduard Punset, concentrarse en mirarse la nariz, (no vale utilizar un espejo ) realmente funciona, mientras intentamos mirarnos la nariz no pensamos en otra cosa :-))

    Un abrazo,
    David

    ResponderEliminar
  3. "La mejor forma de que no sean recurrentes es no ofrecerles resistencia, dejarlos que se expresen y dejarlos que desaparezcan por si solos."

    De acuerdo contigo y en cuanto a lo de Punset, realmente funciona pero es tambien cierto el enorme trabajo que supone el esfuerzo de disociarse. Pero con tesón, se consigue.

    ;)

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares