Google+ Followers

domingo, 24 de julio de 2011

¡Es hora de afilar el hacha!






Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera.

El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; así que el leñador se decidió a hacer un buen papel.

El primer día se presentó al capataz, quien le dio un hacha y le designó una zona. El hombre entusiasmado salió al bosque a talar. En un sólo día cortó 18 árboles.

Te felicito, dijo el capataz, sigue así. Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio desempeño al día siguiente; así esa noche se acostó bien temprano. A la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque.

A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que 15 árboles. Me debo haber cansado - pensó y decidió acostarse con la puesta de sol. Al amanecer se levantó y decidió batir su marca de 18 árboles. Sin embargo ese día no llegó ni a la mitad.

Al día siguiente fueron 7, luego 5 y el último día estuvo toda la tarde tratando de voltear su segundo árbol. Inquieto por el pensamiento del capataz, el leñador se acercó a contarle todo lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se esforzaba al límite de desfallecer.

El capataz le preguntó: ¿Cuando afilaste tu hacha por última vez?

¿Afilar? No tuve tiempo de afilar, estuve muy ocupado cortando árboles dijo el leñador.

Es hora de tomarse esas merecidas vacaciones,  un descanso para afilar el hacha.

Sí decides pasar unos días de asueto en una playa paradisíaca o un fin de semana tirado en el sofá de casa, las vacaciones siempre empiezan en el mismo punto: en tu mente

Porque ahí se desarrolla el verdadero viaje. Un viaje en el que descansas de lo habitual y saboreas otras sensaciones, lo cual no sólo es saludable, sino necesario.

Y ¿Cómo hacerlo? Aquí os dejo unas pequeñas pistas…

Relájate respecto a tus rutinas habituales: Descansa un poco de horarios estrictos y de tareas inexcusables.

Relaja tu cuerpo: Camina más despacio, come más despacio, respira más despacio… Echa el freno.

Piensa en lo agradable: Céntrate en lo alegre, en lo tranquilo, en lo que te haga sentir bien.

Y, si no puedes ir de vacaciones, haz que las vacaciones vengan. No tienes que desplazarte a ningún lugar específico para disfrutar de unos días de descanso.


¡Disfruta de tus merecidas vacaciones!



También te puede interesar:

3 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo, las vacaciones son totalmente necesarias. La historia del leñador, súper original y el post en general, magnífico, felicidades.
    ¿Podría proponerte un intercambio de enlaces?

    Sigue así ;)

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Hola Tourne,

    Gracias por tus bonitas palabras. Acabo de ver tu blog y me ha parecido muy interesante. He puesto un enlace en el apartado de "Gotas... amigas".

    Te pongo un enlace a la página del facebook a la que cariñosamente llamo "El café de Gotas de Armonía" donde puedes participar siempre que lo desees.

    http://www.facebook.com/pages/Gotas-De-Armon%C3%ADa/162309530447361

    Un abrazo,
    David

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el enlace. Intentaré participar de vez en cuando en tu facebook ;)

    Salu2

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares