Google+ Followers

miércoles, 29 de junio de 2011

¿Desvelas todas tus intimidades?





El temor a decepcionar al otro o incluso el miedo a ser abandonado explican que hay intimidades que no se revelen.

Voltaire ya en el siglo XVIII lo dijo “El secreto para aburrir es contarlo todo”. Los psicoterapeutas recomiendan que las claves sobre la que debe asentarse una buena relación de pareja sean el respeto, la sinceridad y la confianza. Entonces ¿hay que contárselo todo a la pareja, incluidos nuestros más íntimos secretos?

¿Qué supone contarlo todo? ¿Supone desvelar secretos del pasado, confesar las fantasías más intimas y desnudar nuestras experiencias más difíciles? Es fundamental que cada miembro de la pareja tenga su propio espacio, tanto físico como mental, que no necesariamente a de compartir con su compañero. Esto no es una muestra de desconfianza. Tan solo la necesidad de cada uno de mantener su independencia, intimidad y privacidad.

La idea de que hay que contárselo todo a la pareja es un mito bastante extendido, originado en el amor romántico y su idealización y basado en que la pareja no debe tener secretos.

Sin embargo, la pareja es una unión voluntaria entre dos personas, con el fin de ser felices; cada una debe mantener cierta individualidad, independencia frente a la otra persona. Y esto, incluye los secretos. Aunque tampoco hay que entenderlos como la imposibilidad de compartirlos, sino únicamente como la no obligación de contarlos. Simplemente se trata de una elección y no por ello se quiere más o menos al otro.

Determinar que cuento y que prefiero callar es un asunto muy personal que merece el respeto por parte de ambos de ambos miembros de la pareja.

Lo cierto es que hay parejas que piensan que piensan que si no lo comparten todo con sus compañeros les están engañando y, como consecuencia, les invade el sentimiento de culpabilidad.

Nos guste o no, todos tenemos secretos y hay quien decide compartirlos, pero hay quien prefiere guardárselos.

La clave ante ambas actitudes es una y siempre la misma… mantener la confianza, el respeto y la máxima tolerancia.


También te puede interesar:

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que expones. Creo que no se quiere menos a la pareja porque cada cual tenga sus intimidades. Eso es algo que cada cual tiene que decidir por sí mismo. En ocasiones las personas no quieren explicar ciertas cosas por diferentes causas que no tienen por qué ser precisamente la falta de confianza, y cada cual tiene derecho a tener su intimidad sin que nada ni nadie tenga que juzgarlo. Lo único que se ha de tener es respeto hacia la forma de pensar y de actuar de cada persona.
    Un fuerte abrazo y muchas gracias por este precioso espacio. Si me das tu permiso compartiré lo que me fluya en mi blog respetando siempre de dónde lo saqué. Ya me dirás.

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
  2. Hola Mari Carmen,

    Gracias por tus amables palabras. Y por supuesto que puedes utilizar todo lo que desees del blog o del Facebook de Gotas de Armonía.

    Todo lo que publico es para compartir y me hace mucha ilusión que te guste.

    Besos,
    David

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares