Google+ Followers

domingo, 6 de febrero de 2011

MANTENER LA TENSION SEXUAL






La tensión sexual es la clave para prolongar la pasión más allá de los veinte años de convivencia, burlando la teoría que el proceso neuroquímico del enamoramiento empieza a apagarse a partir del primer año.

La tensión sexual es la excitación previa al desenlace esperado. Esta excitación puede finalizar en una noche, o mantenerse años sin que el asunto culmine. Estas relaciones de “empezar y terminar una y otra vez” son las que mantienen candente la llama del amor.

¿Cuáles son las manifestaciones físicas de la tensión sexual?

Aumenta el flujo sanguíneo que se contraigan las venas de la región abdominal, lo que ocasiona similar a un cosquilleo en el estómago. Las famosas “mariposas”.

Se puede sentir taquicardia, respiración entrecortada y enrojecimiento.

En la mujer la vagina se lubrica y los pezones se ponen erectos.

En el hombre mayor sensibilidad en los testículos y el pene se pone erecto.

Las pupilas se dilatan. Este es un signo evidente y con gran poder de atracción para el sexo opuesto.

Y en general los cinco sentidos se hipersensibilizan. Por eso la tensión sexual crece cuando intervienen estímulos olfativos, auditivos, táctiles, gustativos y visuales.


1 comentario:

  1. Interesante texto. Para sentirse siempre "enamorado" de la pareja, crecer juntos espiritualmente y lograr sostener la "tensión sexual" son dos cosas imprescindibles.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares