Google+ Followers

miércoles, 12 de enero de 2011

SOBREPROTECCIÓN





Por sobreprotección entendemos el exceso de cuidado y/o protección que los padres profesan hacia sus hijos.

Un niño puede querer ponerse debajo de la mesa, subir a un árbol, coger cubiertos, etc., pero estos padres les ordenan enseguida que no lo hagan porque se pueden lastimar de alguna forma. Por tanto, limitan su capacidad de exploración del mundo que le rodea.

Proteger tanto a un niño no es bueno porque dificulta su crecimiento y desarrollo en el momento en que está fuera de casa.

Con su familia vive en una “burbuja” en la que está protegido de cualquier mal, pero tarde o temprano va a tener que afrontar esos problemas si quiere socializarse.

La sobreprotección se da sobre todo en los padres primerizos. Por una parte está el deseo de los progenitores de no caer en los mismos errores que cometieron sus padres, y por otra para darles a sus hijos las comodidades que ellos no tuvieron.

Inconscientemente, los padres quieren crear el mundo ideal que a ellos les hubiese gustado en su infancia.

Más concretamente, la sobreprotección se da en la madre, que tiene una conexión especial con su hijo. Adora tanto a su bebé por su inocencia, su dependencia, etc. que, aunque no se percata de ello, desea que no crezca. De hacerlo, el niño comienza a tomar una personalidad propia y se vuelve cada vez más independiente.

Los padres sobreprotectores suelen actuar así:

1.  Evitan cualquier tipo de contratiempo menor a su hijo, cualquier pequeña frustración.

2. Suelen evitarle al niño cualquier esfuerzo normal, prefieren hacerlo ellos para que su hijo no tenga que esforzarse. Hacen lo que en realidad les corresponde a los niños.

3. Conceden a sus hijos casi todos los caprichos aquí y ahora, sin esfuerzo por su parte y sin desarrollar la capacidad de esperar y aplazar lo que se desea.

4. No desarrollan su autonomía personal en aspectos básicos como el vestido, aseo personal, comida o sueño.

5. Los padres solucionan la mayoría de los problemas que podría y debería resolver el propio niño, intercediendo por ellos o disculpando su comportamiento cuando es inadecuado.

6. Las consecuencias naturales de los actos del niño la sufren los propios padres, evitando algo fundamental en el aprendizaje de la responsabilidad, que es sufrir las consecuencias de la propia actuación.

Vídeo: Are you doing the right thing for your babys development ?




También te puede interesar:

POCO TIEMPO PARA SER NIÑO

2 comentarios:

  1. es la culpa sin sanar de los padres lo que no les permite diferenciarse de l@s hij@s, cuando se comprende que en lugar de proteger se les estan mostrando peligros que no existian en la Mente sana y libre de l@s Ninyos, se ve claramente la Realidad, lo que no se debe hacer por precausion y lo que corresponde a la edad emocional y fisica del Ninyo, o sea, lo que corresponde a cada Momento...
    eso si, Aqui y Ahora no existe capricho solo impulsos y entonces capacidad de Aceptacion, pero eso en primera instancia es una capacidad que recuperamos los Padres para que l@s Niny@s la mantengan, porque Ellos nacen En Aceptacion... si los padres Aceptan sus Emociones tendran mas facil la tarea de Aceptar las peticiones de los Hij@s y mostrar la respuesta adecuada en cada caso, en cada Momento.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que todo en su justa medida,no ser sobreprotectores pero tampoco dejarlos al viento.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares