Google+ Followers

domingo, 28 de febrero de 2010

EL CAMARERO TERAPEUTA !!!


El hombre nunca puede cesar de sus sueños. Cuando explotan dentro de nosotros en todo su vigor; en la juventud, tenemos mucho coraje pero todavía no hemos aprendido a luchar.

Después de mucho esfuerzo hemos aprendido a luchar pero ya no tenemos el mismo coraje para combatir.

Por eso, nos volvemos contra nosotros mismo y pasamos a ser nuestro peor enemigo. Decimos que nuestros sueños eran infantiles, difíciles de realizar o fruto de nuestra ignorancia de las realidades de la vida. Matamos nuestros sueños porque tenemos miedo de fracasar, nos aposentamos en la seguridad de lo conocido. 

El primer síntoma de que estamos matando nuestros sueños es la falta de tiempo. Los que nada hacen están siempre cansados de no conseguir realizar el poco trabajo que tiene y se quejan constantemente de que el día no le alcanza, que es demasiado corto. En verdad tiene miedo de enfrentarse a realizar sus sueños. 

El segundo síntoma de la muerte de nuestros sueños son nuestras certezas. Porque no queremos considerar la vida como una gran aventura para ser vivida. Pasamos a juzgarnos sabios, justos, correctos en lo poco que pedimos de la existencia. Nunca notamos la alegría, la inmensa alegría que se encuentra en tu corazón, la alegría de luchar por tus sueños. 

El tercer síntoma de la muerte de nuestros sueños es la paz. La paz pasa a ser una tarde de domingo, sin pedir cosas importantes y sin exigir más de lo que queremos dar. Creemos entonces que ya estamos viejos; abandonamos las fantasías de la infancia.

Por eso por más que pienses que es tarde, ¡nunca es tarde para realizar tus sueños! 


Hoy os copio la entrevista que le realizaron el pasado sábado 27/02/2010 al escritor David Martí en La Contra de La Vanguardia. Ilustra perfectamente como un simple "camarero terapeuta" puede hacerte despertar y ver lo mal que te sientes cuando no estás haciendo lo que tu corazón desea.

David Martí, escritor. Tengo 39 años. Nací en Barcelona y vivo entre Barcelona y Arnes (Terra Alta). Hice otras cosas..., ¡pero soy escritor! Vivo en pareja. ¿Política? ¡Ojalá fuese más creativa y coherente! ¿Dios? Lo que importa es el potencial de cada persona, al margen de sus creencias.

Hice otras cosas..., ¡pero soy escritor!", dice. 

Sí. Lo soy: ya está.

¿Qué cosas hizo? 

Apenas dos años atrás yo era un ejecutivo de corbata y maletín, gestionaba proyectos técnicoadministrativos...

¿Y hoy escribe novelas? 

Sí. Yo era un tipo amargado, desgraciado, insatisfecho, sentía que quemaba mi vida, sumido en la ansiedad... Llegué a tomar tres ansiolíticos cada noche... Casi enloquecí.

¿Y cómo dijo adiós a todo eso? 

No fue fácil, ya que uno cree que jamás podrá hacer algo distinto de lo que está haciendo... Fui víctima de mobbing y tuve que cogerme algunas bajas..., tras las que siempre regresaba a la tortura. Hoy veo que me faltaba valor para respetarme y salir de allí.

¿Alguien le ayudó? 

Intenté dejar las pastillas practicando yoga, y eso me ayudó. Pero mucho más me ayudó aquel camarero…

¿Qué camarero? 

Yo entraba en un bar alguna mañana, con mi traje, mi corbata y mi maletín, amargado, y con medio gruñido pedía al camarero: "Un cortado". Me lo tomaba sin hablar ni levantar la cabeza y me largaba. Pero un día...

¿Qué? 

El camarero salió de detrás de la barra, se sentó a mi lado, se sirvió un whisky, se lo tomó de un trago y me espetó: "¿Tú sufres mucho, no?".

¡Qué confianzas...! ¿Qué hizo usted? 

Le miré cabreado, poniéndole cara de "¿y tú de qué vas, capullo?". Él, con media sonrisa, añadió: "Recuerda que lo más importante de tu vida es que te respetes a ti mismo". Salí de allí y, en la calle..., rompí a llorar.

Vaya con el camarero terapeuta... 

Sin saberlo, él cambió mi vida: ¡hoy soy el tipo más feliz del mundo!

¿Y en qué consiste eso? 

En reconciliarte contigo mismo. En mi caso, consistió en abandonar aquel empleo que estaba a punto de volverme loco (literalmente), y perseguir mi sueño de niñez: ser escritor. Lo hice, y publiqué un manual basado en mi experiencia, La (r) evolución interior...

¿Autoayuda? 

Algo así, sí. Gustó, por lo que me encargaron después que escribiese otro libro del mismo corte, pero entonces les dije: "No".

¿No? 

Ya no tenía mucho sentido para mí hacer eso, pues ya estaba reconciliado con mi interior..., pero sí brotó la necesidad de reconciliarme con mis mayores, con mis raíces.

¿Qué raíces? 

Yo crecí en este pueblo pequeño, apartado y paradisiaco, el de mi padre, el de mis abuelos, que vivían del campo. Y sentí que debía homenajearlos, rendir tributo a estas raíces.

¿Qué pueblo es este?: sitúelo. 

Arnes, ante las montañas de los Ports: es la Terra Alta, el último pueblo del sur de Catalunya por el interior, en la raya de Aragón.

Formidables paisajes, veo... 

La helada de 1958 arruinó campos y ganados. Mis padres, payeses y carniceros, emigraron a Barcelona, donde nací. Pero cada verano lo pasé aquí, desde el día después de acabar el cole hasta el día antes de volver.

¿Qué recuerdos atesora? 

Pisaba la tierra del huerto de mi abuelo, con él cogía tomates, melones, sandías... Nadaba en las pozas de los ríos, veía cabras salvajes y buitres, olía el romero, iba en bicicleta, viví el primer amor, el primer beso... Comíamos pipas en la plaza y veíamos el atardecer tiñendo las rocas de los Ports... ¡Entiendo que el joven Picasso se prendase de esto!

¿Hasta qué época se remonta la historia del pueblo de Arnes? 

Tuvo presencia íbera, y luego una alquería sarracena, y hay vestigios de un fuerte árabe, y encima de un castillo templario, y por aquí se refugiaron cátaros fugitivos en el medioevo, y también hubo brujas...

¿Brujas? 

En el año 1548 se presentó en Arnes un cazador de brujas, Joan Malet, de Flix, y acusó a un par de mujeres del pueblo de hechicería. Y sucedió algo fenomenal: todo el pueblo se conjuró para protegerlas, y el tal Malet tuvo que largarse de Arnes sin sus presas… 



Historias de días remotos... 

Sí, aunque mi misma abuela seguía siendo algo bruja: siempre tenía a mano algún remedio casero, heredado de su abuela, y esta de la suya... ¡Saber popular ancestral!

Páseme uno. 

Para dormir bien: una ramita de valeriana bajo la almohada. Contra la alopecia: loción de aceite de oliva con ocho nueces peladas, maceradas al fresco durante una semana...

Esas raíces quiere homenajear, ¿no? 

Sí, lo he hecho mediante una novela. Y también por eso rehabilito la casona familiar, en la muralla del castillo, con cimientos de hace mil años...

¿Quedó atrás aquella insatisfacción? 

Sí, porque ya he entendido que no estamos aquí para pagar una hipoteca. Y que somos magos: tenemos capacidad para crear nuestro presente.

¿Y para qué diría que estamos aquí? 

Para crear (un libro, un dibujo, una obra, una casa, esta entrevista, una familia...) ypara compartir. Yo no tengo un duro, pero estoy feliz: ¡estoy creando y compartiendo!

¿Y cuál es hoy su sueño? 

Retirarme a una masía de la Terra Alta, ante los Ports, junto a un olivo, dos viñas, un limonero, un cerezo y dos gallinas. Y un día morir allí con una sonrisa. 

¡No dejes que la edad y la mala experiencia te ganen y no puedas conseguir tus sueños! 

¿Consideras que es tarde para conseguir tus sueños?



viernes, 26 de febrero de 2010

VOLVER A VIVIR de MERCÈ CASTRO


Hoy quiero compartir con todos la experiencia de Mercè Castro. Os copio con mucha ilusión las palabras de Mercè, ella nos habla de cómo vivió la muerte de uno de sus hijos, de su duelo, pero también de renacer, de afrontar la vida de nuevo.








Después de la muerte de un hijo es preciso un trabajo interior para volver a la vida. Al principio el dolor nos paraliza, nos quedamos tan vacías, tan alejadas de este mundo, que levantarse de la cama es casi como escalar el Himalaya y salir a la calle una heroicidad. Al menos eso me pasaba a mí todos los días durante los primeros meses y luego de vez en cuando durante algunos años.

Todas las pérdidas producen dolor, pero yo nunca me había enfrentado a un dolor así, tan grande que sólo te deja dos alternativas: o te agarras al amor o te quedas muerta en vida. Apostar por el amor, que es lo mismo que apostar por la vida, requiere ese trabajo interior que nos transforma tanto como a los gusanos de seda en mariposas. 
El proceso es largo, tan largo como el duelo y más. Pero como todos los grandes viajes se inicia con un primer paso. Este primer paso es la voluntad de salir adelante, sin regatear lágrimas ni esfuerzos. Y me refiero a esa voluntad silenciosa y profunda, más fuerte que nosotras.

Si optamos por la otra alternativa, la de quedarnos con la rabia, el dolor, la frustración, la culpa o la pena, no sólo malgastamos nuestra vida, también ensombrecemos a los que están a nuestro alrededor y a todas las personas que nos quieren, estén aquí o en el otro lado. 
Nuestros hijos, los que se han ido, han sembrado semillas de amor en nuestros corazones y nos toca a las madres y padres que nos quedamos regarlas en su nombre para que florezcan.

El segundo paso para volver a la vida, para florecer, requiere precisamente eso: desprenderse de la rabia, que es la otra cara de la pena.” Donde hay rabia hay pena y donde hay pena hay rabia escondida”, me decía mi amiga Amelia, fisioterapeuta y profesora de yoga, mientras me ayudaba a sacar el dolor que llevaba dentro. 

El duelo sirve para poner orden a nuestras emociones, para limpiar todos los rincones de nuestra alma; para sentir todo lo que no hemos querido o podido sentir antes.
Cada una de nosotras, a su manera, tiene que revisar y elegir lo que le es útil para vivir y deshacerse de lo que le estorba. Todas hemos heredado penas o maneras de hacer que no son nuestras. Yo, por poner dos ejemplos, aprendí de pequeña a sufrir por sufrir como mi abuela y a ser capaz de agotarme hasta enfermar como mi madre… y eso no lo quiero, no me sirve para volver a amar la vida. Todas hemos recibido mucho de nuestras familias y ahora, después de la muerte de nuestro hijo, no tenemos más remedio que quedarnos con los dones y devolver con cariño las cargas. Y ese trabajo arduo es también una bendición porque con el tiempo nos permite vivir más felices y dejar una herencia más valiosa y ligera.



 

Nos toca, aunque parezca mentira, romper la cadena del sufrir, porque sufrir no sirve para nada. Hemos de aprender a querer sin condiciones, a abrirnos a lo que venga, porque la vida trae de todo, esa es su esencia. A veces, como el mar, amanece tranquila y nos envuelve su dulzura y la paz se apodera de nuestra alma… hasta que se levanta viento y casi sin darnos cuenta volvemos a tener encima la tormenta. Embravecido o en calma, el mar siempre es el mar. ¿Para qué pedir imposibles? Mejor amar lo que tenemos. Buscar la hermosura en todo. Llorar sin freno y reír con ganas. A nadie tenemos que dar explicaciones, ni a nosotras. Para andar por la vida, con saber dar y recibir cariño basta.

La muerte de un hijo, sin más, a nadie hace mejor persona, lo que sí puede ayudarnos a ser más sabias es lo que hacemos con esa muerte tan sentida. No hay prisa, tenemos toda una vida por delante para reaprender a vivir.

Ser madre es lo mejor que me ha ocurrido en la vida y no me siento menos madre porque uno de mis hijos no se encuentre aquí. Persigo la felicidad de los míos estén donde estén. A Jaume tengo la suerte de poder tocarle, con Ignasi los abrazos tienen lugar en mi corazón, son virtuales, pero de ninguna manera menos intensos. A Jaume le digo a menudo que le quiero y a Ignasi también. Ni uno porque está vivo ni el otro porque está muerto ocupa más mi corazón. A uno procuro enseñarle a vivir y al otro a vivir en paz allá donde esté y eso me hace feliz. Pero este sentimiento de amor va más allá y, cuando se apodera de mí, me parece que todos los niños del planeta son hijos míos, todas las mujeres mis hermanas y cualquier persona mi amigo.

El tercer paso para amar la vida para mí es perdonarme y perdonar tantas veces como haga falta. Porque me equivoco y mucho y hay días en que todo lo que escribo aquí parece que lo haya escrito otra. Los disgustos se convierten en un nudo en el estómago y vuelve a aparecer el miedo. ¡Nos conocernos tanto el miedo y yo! Se podría decir que somos íntimos. Por eso, porque nos miramos de cara, nos tenemos respeto. Cuando viene a visitarme por cualquier cosa, siempre me coge por sorpresa y enmudezco. Su paciencia es infinita y me da tiempo a convocar el insomnio, a sentir en el pecho la angustia, a verlo todo negro… Luego nos miramos a los ojos y los dos sabemos que hemos de separarnos, que no estamos hechos para vivir juntos. Es como esos amantes tan intensos que no nos sirven para marido.



Si deseais contactar con Mercè Castro lo podréis hacer en su blog "cómo afrontar la muerte de un hijo"...


http://comoafrontarlamuertedeunhijo.blogspot.com/





miércoles, 24 de febrero de 2010

¿Cuántas veces te has enamorado? (segunda parte)



Esta canción es para todas las personas que SE HAN ENAMORADO, para las que CONTINUAN ENAMORADAS y para las que están dispuestas a ENAMORARSE.

¡GRACIAS!




Vídeo: Feelings de Morris Albert

martes, 23 de febrero de 2010

¿Cuántas veces te has enamorado?


El otro día en una conversación surgió la siguiente pregunta ¿Cuántas veces os habéis enamorado? A razón de esto, nos dimos cuenta que habían diferentes puntos de vista para describir el sentimiento de enamorarse y amar.

Me he acordado de un libro magnifico “El arte de amar” de Erich Fromm en el que describe la diferencia entre el amor y el enamoramiento.

Nos enamoramos cuando conocemos a alguien por quien nos sentimos atraídos y dejamos caer frente a él o ella las barreras que nos separan de los demás.

Cuando compartimos con esa persona nuestros sentimientos y pensamientos más íntimos, tenemos la sensación de que, por fin, hicimos una conexión con alguien.

Este sentimiento nos produce gran placer, hasta la química de nuestro cuerpo cambia, dentro de él se producen unas sustancias
llamadas endorfinas.

Nos sentimos felices y andamos todo el día de buen humor y atontados.

Cuando estamos enamorados nos parece que nuestra pareja es perfecta y la persona más maravillosa del mundo. Esa es la diferencia entre enamoramiento y el amor.

Empezamos a amar cuando dejamos de estar enamorados.

¿Qué? Así es.

El amor requiere conocer a la otra persona, requiere tiempo, requiere reconocer los defectos del ser amado, requiere ver lo bueno y lo malo de la relación.

No quiere decir que enamorarse no es bueno, al contrario es maravilloso. Sin embargo es solo el principio.

Muchas personas son adictas a estar enamoradas. Terminan sus relaciones cuando la magia de haber conocido alguien nuevo desaparece; cuando empiezan a ver defectos en la otra persona y a darse cuenta que no es tan perfecta como pensaban.

El verdadero amor no es ciego.

Cuando amas a alguien puedes ver sus defectos y los aceptas, puedes ver sus fallas y quieres ayudarle a superarlas.

Al mismo tiempo esa persona ve tus propios defectos y los entiende.

El amor verdadero está basado en la realidad, no en un sueño de que encontraste a tu príncipe azul o a tu princesa encantada.

Encontraste a una persona maravillosa, de acuerdo, pero no es perfecta ni tú tampoco.

Encontraste a tu alma gemela, pero también los gemelos discuten y también tienen diferencias.

Amar es poner en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona y después amarla. El amor es una decisión consciente.

Muchas veces oímos de personas que dicen que se enamoraron de alguien y que no pueden evitarlo.

¿Que se supone que es una cuestión de suerte?

¿Que se supone que amamos por arte de magia?

¿Que se supone que alguien más tiene poder sobre nosotros?

De ninguna manera. Puedes sentir una gran admiración por alguien, puedes desear tener una relación con alguien, puedes estar muy agradecido por lo que alguien ha hecho por ti, pero... no la amas.

El amor nace de la convivencia, de compartir, de dar y recibir, de intereses mutuos, de sueños compartidos.

Tú no puedes amar a alguien que no te ama, o que no se interesa en ti. El amor verdadero es reciproco.

Recibes tanto como das.

Si en este momento, tú mismo tienes un "amor imposible" debes estar molesto conmigo tal vez estas pensando: ¿Cómo es posible que me digas esto? ¿Que no ves que es amor lo que siento?

No te culpo, yo también tuve alguna vez amores imposibles y también sentí la frustración de que esa persona no me hiciera caso o me abandonara. Pero te repito. No puedes amar a alguien que no te ama.

Haz este experimento: Llena el espacio en blanco con el nombre de tu "amor imposible"

*Amo intensamente a________________ aunque no muestre el más mínimo interés en mí.

*Nunca voy a estar con_______________ pero lo amaré por siempre.

*Voy a amar a ____________ sin importar que me trate mal o no me haga caso.

*Si no tengo el amor de ____________ no amare a nadie más.

¿Cómo te sientes? ¿Alguna de estas frases te suena familiar?

Las frases anteriores no hablan de amor verdadero, hablan de lo siguiente:

*Baja autoestima: tú no mereces ser ignorado por nadie, mucho menos ser tratado mal.

*Temor de hacerte responsable de tus sentimientos: si te aferras a alguien que sabes no podrás conseguir, te evitas el trabajo de buscar a alguien que te haga caso.

*No hacerte responsable de ti mismo: Si le das a alguien más poder sobre ti, evitas tomar tus propias decisiones.

*Miedo: qué tal si en lugar de estar sufriendo por esta persona en particular, te olvidas de ella y te pones a buscar alguien con el que si puedas tener una relación.

Lo has intentado ¿verdad?, pero no puedes. Ahora llena las siguientes frases con el mismo nombre:

*Pienso que__________ es maravilloso(a) pero como sé que hay pocas probabilidades de que exista algo entre nosotros, buscare alguien que esté disponible para mí.

*Veo que____________ no puede ver lo mucho que valgo, buscare alguien que pueda.

*Yo soy un ser humano digno de amor y respeto, si__________ no me lo da, alguien más lo hará.

*Me amo, así que nunca más permitiré que__________ me menosprecie.

Las frases anteriores si hablan de amor verdadero. Amor por ti mismo, que como ya dijimos es la base del amor.

En resumen:

*El enamorarse no es lo mismo que amar.

*Tú decides a quien amar.

*No puedes amar a quien no te ama.

*El amor está basado en la realidad.

*El amor no es ciego.

*Si, el amor está basado en la realidad, pero también tus sueños los puedes alcanzar.

*Por eso analiza y busca la forma de encontrar el amor en la persona de tus sueños.

"Empezamos a amar no cuando encontramos una persona perfecta, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona imperfecta."


Vídeo: La química del amor de Eduard Punset





¿Te has enamorado alguna vez? ¿Qué has sentido justo en esos momentos?
¿Qué es para vosotros enamorarse y qué es amar?


Y un último consejo, "Regalar mucho amor, que es barato y gratis"


lunes, 22 de febrero de 2010

MADAMA BUTTERFLY - MARIA CALLAS


Maria Anna Cecilia Sophia Kalogeropoulos (en griego Μαρία Άννα Σοφία Καικιλία Καλογεροπούλου) (Nueva York, 2 de diciembre de 1923 - París, 16 de septiembre de 1977), conocida como María Callas, fue una soprano estadounidense de origen griego considerada la cantante de ópera mas eminente de la segunda mitad del siglo XX. Capaz de revivir el bel canto en su corta pero importante carrera, fue llamada (como antes la célebre Claudia Muzio) "La Divina".

En la definición del musicólogo Kurt Pahlen "…su canto asemeja una herida abierta, que sangra entregando sus fuerzas vitales… como si ella fuese la memoria del dolor del mundo…".

Video: MADAMA BUTTERFLY - MARIA CALLAS


domingo, 21 de febrero de 2010

El estudiante presumido...


Un presumido estudiante que se encontraba asistiendo a un partido de fútbol se tomó la molestia de explicarle a un señor mayor, sentado cerca de él, por qué le es imposible a la vieja generación comprender a su generación.

"Usted creció en un mundo diferente, realmente casi primitivo", dijo en voz lo suficientemente alta para que lo escucharan alrededor.

"Los jóvenes de hoy crecimos con televisión, internet, aviones, viajes al espacio, el hombre caminando en la luna.

Nuestras sondas espaciales han visitado Marte. Tenemos naves con energía nuclear y automóviles eléctricos y de hidrógeno.

Computadoras con procesos de velocidad de la luz... y más" Luego de un breve silencio el señor mayor respondió lo que sigue:

"Tienes razón, hijo mío. Nosotros no tuvimos esas cosas cuando éramos jóvenes..... Así que las inventamos.

Ahora, dime,

¿Qué estás haciendo TÚ para la próxima generación?"

¿Por qué la juventud se cree dueña de la verdad si está empezando a vivir?


Sara Baras, coreógrafa e intérprete de danza contaba en La Contra de La Vanguardia (11/02/2010)

Dicen que "baila como una vieja", porque para decir algo hay que haberlo vivido, y yo creo que he vivido y tengo más que explicar ahora que a los 20 y sé contarlo con más hondura. Y el cuerpo me dice cosas nuevas.

¿Como qué? 

Puedo disfrutar el cansancio, porque se es más resistente ahora que de adolescente.

El buen maratoniano tiene más de 30.
Y sé gozar mis errores. De jovencita el error era mi enemigo, ahora es mi aliado: lo disfruto y lo convierto en un recurso expresivo; en una oportunidad de experimentar y de dejar que lo aleatorio me abra nuevos caminos. Donde ahora veo un traspié, también veo la posibilidad de un nuevo paso.

¡Siga, siga, que yo ya peino canas! 

... Por eso dicen que "el buen flamenco se baila con faltas de ortografía", siempre que sepas convertirlas en arte y, para haber aprendido eso, hay que tener más de 20 años. 


sábado, 20 de febrero de 2010

LA PERFECCIÓN…



La perfección es un ideal inalcanzable. Por ello, en lugar de obsesionarnos con aquello que no nos gusta de nosotros mismos, deberíamos aprender a amarnos asumiendo nuestros defectos como parte de lo que somos.

Es necesario aprender a aceptarnos tal y como somos y mejorar nuestra autoestima.

Demasiado preocupados por gustar a los demás, nos olvidamos que a quienes tenemos que gustar primero es nosotros.

Cuidado, que al hablar de complejos todos tendemos a relacionarlos con alguna parte del cuerpo, sólo los complejos físicos. Sin embargo, también existen y son frecuentes los complejos relacionados con nuestras capacidades intelectuales, nivel cultural o estados anímicos. Y estos complejos psicológicos, no solemos asignarlos a complejos sino a hechos que van dentro de nosotros y no se pueden cambiar. No decimos “tengo complejo de aprender a utilizar el PC”, sino que decimos “soy negado para el PC”.

Tener una buena autoestima es la mejor forma de no tener complejos. Pero, a veces, lo que no nos gusta de nosotros nos impide ver todo lo que tenemos de bueno y que también nuestros defectos forman parte de nosotros.

Sentirse a gusto con uno mismo es uno de los elementos indispensables para ser feliz.

Como podemos deshacernos de los complejos.

Hablar de lo que nos acompleja. El complejo engendra un sentimiento de vergüenza. Todos queremos mostrar lo mejor de nosotros mismos para ser aceptados y queridos.
Hablarlo nos ayuda a darnos cuenta de cómo está afectando a nuestra vida.

Amar. La persona acomplejada huye del amor, por miedo a ser rechazada. Si la pareja le dice algo positivo, la persona acomplejada lo duda y no se lo acaba de creer. Esto hace que la pareja se sienta impotente y pueda crear, a la larga, distanciamiento.
Se trata de sentirse querido, no de ser querido. Es imposible tener una autoestima elevada y fuerte si no nos sentimos queridos por los demás.

Dejarse querer es lo más difícil. Una vez lo hacemos, nuestro cuerpo y nuestra mente nos ayuda.


viernes, 19 de febrero de 2010

Suegra y Nuera


Las relaciones entre suegra y nuera no son siempre fáciles. En ellas se mezclan sentimientos encontrados vividos de forma intensa y que, además, giran siempre alrededor de un único personaje, el hijo-marido, que debe actuar como mediador entre ambas.

Son unas relaciones en las que cabe todo tipo de sentimientos, vividos con gran intensidad. La explicación puede encontrarse en el hecho de que, en la familia, quien está emocionalmente más presente con los hijos es la madre. Y a muchas les resulta difícil compartir al hijo al que han cuidado y educado durante más de veinte años. Entre madre e hijo se da una relación de sobreprotección que no se da con las hijas. Existe un vínculo que excluye a otras personas, sobre todo a mujeres.

Así las cosas, las relaciones entre suegra y nuera se desenvuelven siempre en un difícil equilibrio y alrededor de un único personaje: el hijo-marido. Para él, la primera imagen de la mujer es la de su madre, mientras que su esposa es la primera mujer en su vida. Las dos tienen una importancia capital en su existencia; a las dos le une un vínculo especial que inevitablemente influye en las relaciones entre suegra y nuera.

Existen muchas rupturas debido a la mala comunicación entre padres e hijos cuando éstos inician una nueva relación de pareja. Cuando la persona vive con los padres está siempre sometido a una serie de reglas que se siguen inconscientemente y que son distintas en cada familia. Los padres compran la ropa, le dan dinero, organizan, disponen, ordenan..., y el hijo acata las normas casi siempre inconscientemente, es lo que ha sucedido desde pequeño.

Llegado el momento de hacer una vida independiente, son muchos los que no son capaces de romper ese vínculo familiar y dejan que se involucre una y otra vez en su nueva vida en pareja. A los padres les cuesta entender que su hijo lleva una vida independiente y que es su pareja la persona responsable de discutir con él los diferentes problemas que surjan.
A menudo vemos a parejas con conflictos debido a que los padres no les dejan vivir: se meten en todo, quieren organizarles la vida; y por otro lado, el hijo en cuestión no hace nada para pararles, con lo cuál, su pareja está malhumorada y negativa.

Será importante dedicar tiempo a nuestra pareja, discutir los conflictos que surjan con los padres entre los dos y nunca dejar que salgan nuestras discrepancias delante de la suegra airada, ya que servirán para darle más fuerza en sus razonamientos.

Seguiremos unas reglas básicas de comunicación, no usaremos insultos ni recriminaciones hacia la familia política, tengamos en cuenta que son sus padres a pesar de todo.

Utilizaremos un lenguaje sosegado y tranquilo, e intentaremos buscar soluciones que nos reconforten a los dos.

A parte de la comunicación, mantendremos un buen trato con la suegra, la discusión de hoy no servirá para no hablarnos mañana. Aunque resulte difícil, algún detalle o con algo imprevisto que ya hubierais hablado, hará milagros.

El mayor desprecio que puedes hacer es la indiferencia, también es una forma de demostrar que no entrarás en su juego y que mantendrás las maneras sea como sea. A menudo los mayores conflictos se producen porque ambas partes se comportan igual. Interésate por sus cosas y valora sus preocupaciones y problemas, no te verá como a una rival.

Vivir y adaptarnos a las costumbres de alguien que hasta hace poco conocíamos no es nada fácil. Como suegras debemos aceptar que nueras no tienen que ser de nuestro completo agrado, pero es la continuación de nuestros hijos y es la persona que han escogido como pareja. Consecuentemente, como nueras si nos integramos a un núcleo familiar, no podemos ni debemos tratar de imponer una nueva forma de vivir. Debemos respetar a los mayores como tales, no debemos olvidar que en la misma medida que damos, podemos pedir, y por duro que sea, debemos hacer todo lo posible por hacer de nuestro entorno, un lugar de amor, tolerancia y respeto, pensando en la formación y felicidad de nuestros futuros hijos.

jueves, 18 de febrero de 2010

Con los cinco sentidos


Hoy me han escrito una carta que deseo compartirla con todos vosotros.

“Esta tarde al bajarme del bus, iba caminando delante de mí un chico ciego, en la distancia lo observaba, como calculaba las distancias, como caminaba a la misma velocidad que yo, estaba lloviendo suavemente, y me ha resultado muy curioso aunque lógico, conforme se iba acercando a unas goteras ha aminorado la marcha y la ha esquivado, me ha gustado observarlo y cuando me he acercado a ella he cerrado los ojos , para percibir la sensación, que curioso!!!, cuantas sensaciones perdemos al usar todos nuestros sentidos. Cuando se ha parado en el semáforo lo he alcanzado y le he dicho que se refugiara debajo del paraguas que yo llevaba, hemos empezado a hablar, su voz era más musical, más rítmica que otras, él se ha quedado en la parada del bus y yo para casa, me he sentido bien, me ha enseñado cosas en tan sólo unos instantes........que curiosa es la vida cuando no se mira con los ojos, no se escucha con los oídos....hay tantas formas de percibir una misma cosa...”

miércoles, 17 de febrero de 2010

¡¡¡ Adiós mamá !!!



Un hombre joven estaba de compras en el supermercado, cuando notó que una viejecita lo seguía por todos lados. Si él paraba, ella paraba, además de le miraba fijamente!

Al fin, camino de la caja, ella se atrevió a hablarle y girándose le dijo; 'Espero que no lo haya hecho sentirse incómodo; Es solo que usted se parece mucho a mi hijo que recién falleció.'

El joven con un nudo en la garganta, replicó que estaba bien, que no había problema. 

Sé que lo que le voy a pedir es algo poco común, pero si usted me dijera 'Adiós mamá' cuando me vaya del supermercado, me haría muy feliz! El joven sabiendo que sería un gesto que llenaría el corazón y espíritu de la viejecita, accedió. 

Entonces, mientras la mujer pasaba por la caja registradora se giró y sonriendo, con la mano le dijo adiós HIJO! y el lleno de amor y ternura le respondió efusivamente 'ADIOS MAMÁ'
 

 
El hombre, contento y satisfecho porque seguramente había traído un poco de alegría a la viejecita, continuó para pagar sus compras. 

'Son 7.350', le dijo la cajera.  
 

'Por qué tanto si solo llevo cinco cosas!  Y la cajera le dice: 'Sí, pero su MAMA dijo que usted pagaría por sus cosas también'. 

martes, 16 de febrero de 2010

Héroes Cotidianos, Un viaje a tu interior de Pilar Jericó


Pilar Jericó, Economista y Doctora en Organización de Empresas, que habla del “miedo” como el paralizador de las iniciativas, como el anulador de ilusiones. Me ha parecido muy interesante su teoría, que viene investigando desde hace años y sus aportaciones en este campo. Ella habla nuevamente de actitud, y la actitud nace de la Confianza y del Control de las emociones, del control del miedo.

Recomiendo el libro “Héroes Cotidianos” de Pilar Jericó, en el que la autora habla de los héroes individuales.


Muchas veces asociamos los héroes a aquellas personas que han salvado vidas o que han protagonizado grandes acontecimientos. Sin embargo, existen muchos héroes que son ejemplo en su día a día de entereza y fortaleza, por saber mirar el miedo a la cara y continuar hacia delante, a pesar de todo. Ellos son los héroes cotidianos.

Para salir de las crisis la única y gran opción que tenemos es cambiar nuestro modo de entender las dificultades y cambiar nuestras creencias. Héroes cotidianos es un libro que trata sobre métodos y sobre el poder que cada uno tenemos para salir adelante con ilusión; mecanismos que hacen que el ser humano sea capaz de sacar lo mejor de sí mismo cuando más lo necesita.

Este libro analiza la otra cara del miedo: la valentía, la confianza, la voluntad, la fortaleza interior, la capacidad de superación y el poder personal. Todos tenemos dentro un héroe (o heroína) cotidiano. Muchas veces no sabemos que existe. Sin embargo, es una habilidad que puede desarrollarse para afrontar los cambios y este libro te enseña cómo.

El primer paso para afrontar las dificultades es reconocernos como creadores de la realidad, y a partir de ello desarrollar el valor que poseemos. Los mapas mentales tienen sentido porque son creados por nuestro cerebro para procesar más eficientemente. No existe una única realidad sino tantas como personas, y nuestra forma de interpretar la realidad depende de nosotros mismos y del contexto en el que nos movemos o hemos crecido.

En el programa Singulars de TV3 emitieron una entrevista a Pilar Jericó, incluyo el video, aunque hay algún trozo que está en Catalán, lo interesante está en Español. Es muy interesante, os recomiendo que lo veáis.

lunes, 15 de febrero de 2010

El síndrome del "nido vacio"





“El síndrome del nido vacío es una sensación general de soledad que los padres pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar. Aunque es más común en las mujeres, puede ocurrir en ambos sexos.

El matrimonio de un hijo o hija puede provocar sentimientos parecidos, ya que el papel e influencia de los padres a menudo se vuelve menos importante que el del nuevo cónyuge.

Un lazo maternal o paternal fuerte entre uno o ambos padres y su hijo puede empeorar esta condición. El papel de un padre cuando el hijo aún vive con ellos es más inmediato y cercano que el que es posible cuando viven en diferentes hogares, particularmente si la distancia física entre uno y otro significa una mayor dificultad para visitarse.

Esta situación generalmente es vivida por los padres con angustia. Se dan cuenta de que ya no son tan necesarios como antes y esto genera sentimientos de inutilidad, de falta de sentido. Sobre todo en la madre, ya que por lo general su proyecto de vida giraba en torno a sus hijos, sus necesidades, sus problemas”

La menor comunicación de los hijos no se trata de falta de amor, sino de que los intereses de los hijos se han diversificado. Los bebés y los niños pequeños centran toda su vida en sus padres, ¡dependen completamente de ellos! Con el correr del tiempo, van apareciendo otros focos de atención. Al irse de su casa, tal vez lejos, se enamoran y tienen pareja e hijos propios, o viven solos, y suelen tener trabajos exigentes. Por el simple hecho de ser adultos, generalmente tienen menos tiempo libre que cuando eran pequeños.

Me parece importante que los padres que se encuentran en esta situación, primeramente acepten que sus niños han crecido. El trato entre adultos puede ser muy gratificante, y lógicamente, será distinto al que tenían con ellos cuando eran pequeños, pero el amor, el cariño y la relación padres-hijos permanecen intactos (con algunas modificaciones lógicas por las distintas edades y realidades). También, este es un buen momento para hacer cosas que quedaron relegadas por décadas de ocuparse primero de los hijos: aprender algo nuevo, dedicarse a un hobby, viajar, lo que cada uno descubra que tiene ganas de hacer y ahora puede darse el gusto, sin culpas.

Hablando de culpas, los hijos que se van suelen cargar con este sentimiento, en especial ante reclamos de sus padres que ellos no entienden o que incluso consideran desmedidos (como por ejemplo, visitas o llamados muy frecuentes). La mejor manera de llegar a acuerdos es hablando, que cada parte exprese lo que necesita y lo que puede dar, y tener siempre en claro, nuevamente, que el amor que durante toda la vida los ha unido sigue y seguirá en pie, para siempre.
Quiero remarcar, que la relación con tus hijos no se terminó, sino que se ha modificado, cambia de sentido. Es una oportunidad para no dejarla perder y enriquecer esta relación de un modo distinto.

Busca nuevas maneras de estar permanentemente, en contacto con ellos, sin atosigar claro está, ya sea por teléfono, carta, o aprovechando las nuevas tecnologías de Internet (correo electrónico, programas de mensajería instantánea, etc.).

Recuerda que nunca dejarás de ser el padre o la madre de tu hijo. Simplemente tu rol ya no será el mismo porque tu hijo tampoco es el mismo, ha ido creciendo y ya no es más ese adolescente que necesitaba un reto.

Ser padre y consejero de un hijo adulto es también una tarea vital, y debes aprender a tomarla con una renovada responsabilidad cada día.

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares