Google+ Followers

domingo, 5 de septiembre de 2010

¿POR QUÉ LAS PERSONAS NO SE SIENTEN CULPABLES CUANDO DEBERÍAN HACERLO?


¿Verdad qué es absurdo justificar dos ideas o creencias contradictorias?, pues sucede y en muchas más ocasiones de las que creemos. La obsesión humana por la coherencia le hace llegar a la incoherencia rápidamente

Según Leon Festinger, autor de la teoría de la Disonancia Cognitiva en 1957, “las personas no soportamos mantener al mismo tiempo dos pensamientos o creencias contradictorias, y automáticamente, justificamos dicha contradicción, aunque para ello sea necesario recurrir a argumentaciones absurdos”, es decir, el ser humano necesita siempre sentir que todas sus acciones, pensamientos y creencias son coherentes.

En caso de no ser así se produce una “Disonancia Cognitiva” (o pensamientos incongruentes) y para reducirla recurrimos a la “Justificación Insuficiente” o “Autojustificación”. Aquí algunos ejemplos:

Una mujer fumadora lee en una revista que fumar quita varios años de vida. Ella sabe que es cierto pero lo justifica pensando “pero quita los últimos años que son los peores”.

Unos adolescentes golpean a una persona anciana hasta el punto de matarla y lo graban en vídeo utilizando sus teléfonos móviles. Los detienen y le preguntan a uno “¿Te das cuenta del mal que has realizado?”, y el primero responde “¡si yo sólo le di un puñetazo!”…

Una persona conduciendo su coche elige la carretera equivocada y en vez de reconocer el error dice “más adelante hay un cruce que nos lleva a la otra carretera” o “que por esta también llegaremos” o “que ahora no se puede retroceder”. Lo curioso es que esto mismo lo dice aunque no esté acompañada, porque también es necesario convencerse a sí misma

Y hablando de historias, me gustaría contaros la de Wayne Hale…

Wayne Hale era director de lanzamientos de la Nasa y en el año 2003 lanzó el Columbia. El Columbia tuvo un accidente, estalló en el aire y siete astronautas murieron en la explosión. La primera respuesta de Hale fue justificarse: “No pude hacer nada por evitarlo, creía que tenía la mejor información, estaba haciendo lo correcto, creo que voy a eludir toda la responsabilidad.”

Pero luego, recapacitó y escribió a todo el personal de la Nasa una nota en la que decía lo siguiente: “El tribunal de mi propia conciencia me ha condenado como culpable por no haber evitado el desastre del Columbia, en resumidas cuentas, no logré entender lo que se me decía, no logré estar ahí para que pudieran contar conmigo, por tanto no busquen en ningún otro lado, soy culpable por haber permitido el accidente del Columbia.

Si fueran astronautas, ¿Preferirían que su director de lanzamiento eludiera la responsabilidad o preferirían a Wayne Hale, que daría su máximo para asegurase que estén a salvo?

La Nasa entendió la importancia de asumir la responsabilidad. Wayne Hale tuvo un ascenso y pasó a dirigir el programa de transbordadores espaciales.

Lo peor es que esta tendencia a dar explicaciones de lo que hacemos acaba convirtiéndonos en esclavos de lo que ya hemos hecho, de unas elecciones que, de haberlo pensado, tal vez no hubiésemos realizado. Una vez elegida la pala, preferimos ponernos a limpiar el gallinero antes que reconocer que no sabemos por qué la elegimos. Y dado que, ya sea por ser impulsivos o por no pararnos a pensar lo suficiente, rara vez sabemos por qué hacemos las cosas, gran parte de nuestra vida se convierte en una actuación para nosotros mismos.

Y tú… ¿Escuchas al tribunal de tú propia conciencia?

También te puede interesar:

LA EXCELENCIA DEL TRABAJO BIEN HECHO



2 comentarios:

  1. Me confieso culpable, soy de justificar mis acciones aún y cuando sepa que lo estoy haciendo bien.

    ResponderEliminar
  2. Creo que justificarse es bueno en la medida que se haga de forma coherente, sincera y constructiva.De otra forma...para que hacerlo?¿

    En cuanto a la pregunta directa de la entrada ...

    porque las personas no se sienten culpables cuando deberian hacerlo?

    No se, supongo que o bien es pasotismo o bien pudiera ser que no tubieran la percepcion de que han hecho o dicho algo mal.En todo caso es algo que esa personas deberian trabajar en su interior.

    Gracias por la entrada

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares