Google+ Followers

viernes, 27 de agosto de 2010

ADIÓS RAIMÓN PANIKKAR


El filósofo y escritor Raimon Panikkar i Alemany falleció ayer jueves en su casa de Tavertet en las estribaciones del Pirineo catalán a los 91 años de edad.

La muerte de Raimon Panikkar nos entristece. Siempre que una persona sabia muere, perdemos una parte de nosotros y no podemos quedar indiferentes. Panikkar valoraba el diálogo y lo consideraba vital para el buen funcionamiento del mundo. Un hombre que ha conocido diferentes civilizaciones y que ha trabajado para conseguir el diálogo entre todos.

El hecho de que desde finales de los ochenta se recluyan en Tavertet, donde hay una pequeña parte de la historia familiar, llama la atención. No es habitual que una persona reconocida mundialmente, habite en un rincón de mundo, desconocido para muchos, con una calma que los más activos pueden considerarse enfermiza.

Panikkar ha sido y sus palabras seguirán siendo un referente para la vida de muchos que hemos creído en el diálogo como única fuerza para conseguir avanzar en este mundo diverso, y debemos alegrarnos de haber tenido la suerte de coincidir con la existencia de un filósofo como Raimon Panikkar.

De padre hindú y madre catalana y católica, Panikkar nació en Barcelona el 1918 y fue ordenado sacerdote en 1946.

A lo largo de su vida publicó más de ochenta libros en los que defendió siempre el diálogo entre personas y religiones.

Las diferentes religiones de sus padres, así como el hecho de haber vivido también en Roma, Estados Unidos y la India, favorecieron su mensaje tolerante y su defensa de la paz y el consenso.

Hermano del también filósofo Salvador Panikkar, Raimon siempre fue un enamorado de la India y nunca perdió el contacto con el país asiático desde que en 1955 lo visitase por primera vez.

"Me fui cristiano, me descubrí hindú y vuelvo budista, sin haber dejado de ser cristiano", solía decir el filósofo en una aplicación práctica de su defensa de la convivencia entre religiones.

En 1966 fue nombrado profesor de la Harvard Divinity School, pasando 20 años a caballo entre los Estados Unidos e India. Entre 1971 y 1978 impartió clases de estudios religiosos en la Universidad de California, que más tarde creó un galardón con su nombre con el que cada año se premia al mejor estudiante en filosofía de las religiones.

En 1987 vuelve a Cataluña y se instala en Tavertet, donde ha permanecido hasta su muerte.

La labor de Panikkar fue reconocida, entre otros, con el Premio Español de Literatura en 1961 y con la Creu de Sant Jordi de la Generalitat en 1999.

Su trabajo fue galardonado también en el extranjero: el año 2000 recibió el título de 'Chevalier des Arts et des Letres' de manos del Gobierno francés, y en 2001 fue el Gobierno italiano quien le otorgó la Medalla de la Presidencia de la Republica Italiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares