Google+ Followers

domingo, 25 de julio de 2010

LOS ANIMALES COMO TERAPIA


Los animales son nuestros aliados y compañeros en multitud de circunstancias, a veces hasta nos salvan la vida o ayudan a que ésta sea mucho más placentera y saludable, son nuestros aliados para luchar contra la depresión o contra la ansiedad.

Los perros guía

Son bien conocidos, entre la mayoría de la población, los perros lazarillo o perros guía

Para realizar esta labor se precisan perros de carácter equilibrado, y que aprendan con facilidad. Este tipo de perros no pueden distraerse frente a ninguna situación, han de estar capacitados para desenvolverse cómodamente en cualquier lugar donde se encuentren personas u otros animales, sin presentar signos de agresividad.

Los gatos como terapia

Hay estudios suficientes para afirmar que tener un gato es beneficioso para la salud. El amigable contacto con el felino reduce el estrés en sus dueños, se distienden y se tranquilizan. Se ha verificado también que personas con problemas psicológicos mejoraban al tener la compañía de un gato. En Estados Unidos, una investigación confirmó que gente con problemas de corazón progresaban hacía la mejoría con más prontitud.

Los caballos ayudan en la paraplejia

También los caballos son de gran ayuda para las personas con problemas, como muestra esbozaré ligeramente el caso de una joven cuya pasión por estos animales era inmensa. Un desgraciado día se vio envuelta en un aparatoso accidente de tráfico, cuyo resultado fue una paraplejía. Durante mucho tiempo se resistió a montar a la que hasta entonces había sido su yegua preferida, hasta que un día, con el ánimo y la ayuda de un familiar, volvió a montar de nuevo.

Sorprendentemente comprobó que su yegua, a la que no podía guiar con sus piernas por su parálisis, se dejaba dirigir por su voz. Curiosamente, cuando otra persona montaba a esta yegua tenía que dirigirla de un modo normal, es decir, con las piernas, ya que no hacía ningún caso a la voz. Hechos como este dejan entrever la exquisita sensibilidad y sabiduría de algunos animales que, como en este caso, contribuyen de una manera muy importante a que personas con problemas recobren las ganas de vivir.


Los delfines y los niños autistas

Los delfines son seres simpáticos, alegres e inteligentes que se utilizan, sobre todo, en terapias con niños autistas.

Recordemos que el autismo es un trastorno importante de la comunicación y la conducta, que es patente antes de los tres años de edad del niño. Su incidencia es, más o menos, de cuatro casos por cada diez mil criaturas. Hay mayor número entre el género masculino, que supera al femenino en una proporción de cuatro a una.

El niño autista no es capaz de usar el lenguaje adecuadamente, ni de procesar la información que le llega del exterior. El cincuenta por cien de los niños autistas no llegan a hablar, y aquellos que alcanzan a articular palabra, habitualmente solamente repiten lo que escuchan.

La razón del autismo todavía se desconoce, aunque la ciencia se inclina a pensar que es una anomalía genética.

Pues bien, estos niños inexpresivos y encerrados en sí mismos, pueden ser ayudados por los delfines.

Hace días en La Contra de La Vanguardia entrevistaron a Aubrey H Fine, máxima autoridad mundial en terapia asistida con animales, en ella nos habla de cómo los animales nos ayudan.

Aubrey H Fine. Tengo 55 años. Nací en Montreal y vivo en California. Soy psicólogo pediátrico, y especialista en terapia asistida por animales (TAA). Estoy casado y tengo dos hijos veinteañeros. Tengo dos perros (Magic y PJ),algún lagarto, una cacatúa y otros pájaros. Respeto a todos



"Acariciar a un perro es como meterse en un spa biológico"

Qué puede hacer un animal por mí?
 Insuflarle ganas de seguir vivo. ¡Puede darle la vida!

 ¿Tanto?

 
Lo sé bien: llevo 30 años aplicando terapias asistidas por animales. La ciencia ya sabe de los efectos salutíferos del contacto con animales.

¿Qué animales?

 
Yo empleo perros, por las facilidades que dan en entornos urbanos, pero pueden emplearse caballos, burros, gatos, pájaros...

¿Qué clase de pacientes trata así?

 
Niños y adolescentes con patologías varias.

¿Qué patologías?

 
Hiperactividad y déficit de atención, autismo, depresión, ansiedad, retraso mental, síndromes obsesivo-compulsivos, mutismo social, síndrome de Tourette...

¿Y todo eso se cura con perros? 
Los perros me asisten en la psicoterapia y aceleran los beneficios del tratamiento.

Lo entenderé mejor con un caso real. 
Diana era una niña de cinco años. Hablaba en casa, pero cuando salía, enmudecía: jamás había pronunciado una sola palabra en el colegio, en la calle, en casas de parientes...

¿Qué le pasaba?

 
Era una mudez social, un bloqueo. Sus padres, muy preocupados, me la trajeron a la consulta. Se sentaron, y uno de mis perros adiestrados, Puppy,recostó su cabeza en el regazo de la niña. Yo noté que ella quiso decir algo, pero no pudo...

¿El perro está adiestrado para eso? 

Son perros muy cuidados y sensibles, y captan estados de ánimo. Los adiestro yo mismo. Con un gesto imperceptible, hice volver al perro a mi lado. Y le dije a Diana: "Si le dices ´Ven, Puppy´,¡verás como viene!".

¿Lo dijo? 

El padre sacudió la cabeza: "¡Diana no hablará aquí!". Pero Diana dijo: "Ven, Puppy".

¡¿Se curó?! 

¡Un morro húmedo y un corazón tibio lo consiguieron! Se desbloqueó. No se curó ahí: siguieron cinco largos meses de terapia. Primero logré que Diana hablase conmigo, después con los profesores, después con los compañeros, después con todos...

¿Qué tiene un perro que no tenga un psicólogo? 

El niño o adolescente se protege del adulto mediante algún mecanismo de defensa, algún escudo; pero no levanta ese escudo ante el animal: no siente al perro como amenaza, sino como confortable manta de pelos.

Y baja la guardia. 

Establece una conexión puramente emocional, directa, amorosa... La ciencia médica no habla de esto, ¡pero ya va siendo hora!

¿La emoción y el amor como medicina?

 
Yo soy también mago profesional, y uso trucos de magia y juegos de manos: abren una puerta en pacientes míos, niños que a partir de ese momento me aceptan emocionalmente, cooperan en la terapia... y así sanan.

¿Puede la ciencia medir los efectos del contacto con animales? 

Muchos estudios constatan que cuando acaricias a un perro desciende tu presión sanguínea, descienden las hormonas marcadoras de estrés y ansiedad, aumentan los neurotransmisores del bienestar...

Déjeme acariciar a este perrito... 

Por sus efectos salutíferos, ¡acariciar a un perro es como meterse en un spa biológico!

Bien visto. 

Dos días antes de que operasen a mi esposa de cáncer de mama, le regalé un cachorro de golden retriever. Se llama Magic.El vínculo emocional que establecieron ayudó ami mujer a recuperarse: sentir que un perro te quiere y te espera... ¡es un estímulo poderoso para querer vivir!

Sentir que alguien te quiere te da vida.

 
En el caso de ancianos, que suelen sentirse progresivamente aislados, desconectados, ¡frecuentar a un animal los revitaliza! ¡Incluso ralentiza el alzheimer!: cuidar al perro ayuda a focalizar la atención, y el anciano pasa de ser cuidado a ser cuidador, ¡activo!

Los perros acabarán financiados por la Seguridad Social... 

Miles de años de convivencia con humanos han desarrollado en los perros hipersensibilidad para leer nuestro lenguaje no verbal y descifrar nuestros estados de ánimo.

¿Incluso una depresión, por ejemplo? 

Sí. Aldrin, adolescente de 14 años, se sentó con sus padres en la consulta: vestía chaqueta militar anchísima, gorra con visera a la altura de los ojos, atenazado por una depresión... Mi perro se tumbó bajo su silla...

¿Y eso? 

Interpretó que ese chico necesitaba protección... A los pocos días, él se autolesionó haciéndose cortes en los brazos... Cuando salió del hospital psiquiátrico, Aldrin pidió venir a mi consulta... ¡a ver al perro (no a mí)! Al verle las heridas del brazo, el perro empezó a lamérselas... Aldrin le abrazó, y rompió a llorar...

¿Y qué pasó luego? 

Aldrin quiso volver muchas veces, y así yo pude tratarle. Cinco años después era un buen estudiante universitario. Me remitía bellas cartas para el perro. Yo le respondía como si lo hiciese el perro... ¡Mi cartero sabe bien que en mi casa viven perros que mantienen intensa correspondencia!

¿Qué sabe hoy de Aldrin? 

Un día se personó en mi consulta, abrazó al perro y dijo: "Tú me curaste, ¡gracias!". Ver esta escena... justifica todo mi trabajo.

¿Cómo se llamaba ese perro? 

Heart: corazón. 


También te puede interesar:

Escucha las voces de tus emociones...


10 comentarios:

  1. Que emocionante entrevista!
    Hermoso todo lo que cuenta el Psicólogo. Los animales son seres en extremo sensibles y cariñosos. En casa tenemos una perra, dos gatos, pericos y próximamente una cachorrita será nuestro nuevo miembro en la familia♥

    ResponderEliminar
  2. No sé hasta que punto llegará la efectividad de los animales en cada caso, pero en el mio son un remanso de paz. Sólo con el descanso y el sosiego que me proporcionan (eliminando el dichoso estres) ya gano años de vida :)

    ResponderEliminar
  3. El animal es el único ser que entiende todo cuando estás triste, te acompaña y, cuando estás feliz, te divierte.

    ResponderEliminar
  4. David, no me des ideas!!!!!!!!! jaja
    :)
    Mi papá tenía en casa cuando era niña, loros, patos, gallinas, gallos, morrocoy, cerdos, gatos....etc y siempre quiso tener UNA VACA!!!!!!!!!!!! pero la Asociación de Vecinos nunca aprobó el permiso........ :))

    ResponderEliminar
  5. JANETHHHHHHH !!! Tú, ¿una vacaaaaaaaaa? La que dices que la leche de vaca para los becerros. ;)

    Que sacrilegio, cada día me sorprendes más. Ja Ja

    ResponderEliminar
  6. Es mi papáaaaaaaaaa quien quería la vaca!!!!!!!!! No yo!!!!!!!!! jaja
    Tengo suficiente leche para lactar a mi hija hasta que ella o yo decidamos lo contrario...
    :))

    ResponderEliminar
  7. Ahora ya veo porque no te gustan las vacas!!! Por reafirmar tu independencia sobre tu padre ja ja

    ResponderEliminar
  8. Realmente interesante! Leí hace un tiempo un libro que hablaba de las experiencias de los terapeutas con animales en las terapias asistidas en España. se titula Cabalgando en el viento y me encantó. Os lo recomiendo!
    Violeta

    ResponderEliminar
  9. Gracias Violeta por tu aportación!!! Ya lo leeré.
    Abrazos, David

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares