Google+ Followers

domingo, 27 de junio de 2010

FRENAR LA IRA


Todos en alguna situación de nuestra vida hemos sufrido algún ataque de ira, ya sea cuando estamos conduciendo el coche, perder la paciencia por una tontería o entrar en cólera cuando no entienden cual es nuestra postura.

La ira se convierte en un problema cuando no somos capaces de controlarla y tenemos estallidos de nuestro carácter que pueden ser destructivos, porque rompimos algo o lastimamos a alguien físicamente, esto es debido a la incapacidad para controlar la ira.

Para algunas personas, esto se convierte en un estimulo real o una manera de percibir que pueden someter a la persona que tienen frente a ellos, sin embargo, están actuando de manera errada, ya que los únicos perjudicados con este tipo de comportamiento, son ellos, todos cuando vemos personas encolerizadas nos alejamos para no sentir la ira ajena.

Cuando la ira te controla, sientes que estas a la merced de algo que tú no puedes controlar. La ira te puede inducir a que hagas cosas que normalmente no las harías o que en una situación diferente nunca tomarías esa decisión, incluso te puede pesar para el resto de tu vida.

La ira puede afectar tu bienestar físico, porque cuando entras en cólera, tu cuerpo comienza a generar unas sustancias como la adrenalina que acelera las pulsaciones de tu corazón y la presión arterial sube de una manera que no lo puedes controlar, además esto provoca estrés en tu mente.

Pasos para frenar la ira.

1 Detenerse y serenarse. Cuando tenemos accesos de ira perdemos gran parte de nuestra capacidad para razonar. La primera respuesta que escoges a menudo es ineficaz. Hay que contar hasta diez, o mejor hasta cien, cuando se está furioso.

2 Identificar la causa de inicio. Tenemos que preguntarnos ¿por qué estoy furioso? Si esto no funciona, preguntate ¿qué es lo que verdaderamente quiero?

3 Comprobar si tus emociones son adecuadas. Para ello no hay nada mejor como preguntárselo a uno mismo para ser conscientede los momentos en que no existe ninguna amenaza real o que la intensidadde tu ira es demasiado elevada para la amenaza que esta presente.

4. Emprender una acción positiva. Su objetivo es eliminar la amenaza a la que te enfrentas con el meno daño para ti o para los demás. Emprenderemos una acción que te proteja de la posibilidad de perder los papeles.

Todos perdemos los papeles en algún momento, pero si esto te ocurre a menudo. Si sientes que corres el riesgo de perder el control de tu ira, de manera que te pueda perjudicar a ti o las demás personas, busca ayuda de un profesional, siempre es bueno pedir auxilio cuando no sabemos qué camino tomar, siempre es en función de mejorarnos como personas y crecer emocionalmente.



Tal vez te interese leer:


Palabras tóxicas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares