Google+ Followers

miércoles, 16 de junio de 2010

ESPOSAS HAMBRIENTAS DE SEXO






Uno suele pensar erróneamente que la falta de deseo sexual en una pareja es sólo algo que atañe a las mujeres. Sin embargo una trabajadora social revela que la falta de apetito sexual también afecta a los hombres y que a veces son las mujeres las que quedan hambrientas de sexo.
Michele Weiner Davis ha estudiado la dinámica de la relación de parejas por más de 20 años y ha plasmado parte de sus observaciones en el libro titulado en inglés es The Sex-Starved Wife by Michele W. Davis.
(“Las esposas hambrientas de sexo: qué hacer cuando el hombre pierde el deseo”)





Michele W. Davis hace unos años escribió un libro llamado “Matrimonios hambrientos de sexo” donde describía que pasaba en las parejas cuando una de las partes tiene mayor apetito sexual que la otra. En aquella ocasión estaba más centrada en los deseos insatisfechos del hombre, dedicándole sólo unas siete páginas al caso de la mujer insatisfecha. Michele cuenta que a raíz de ese libro recibió múltiples mensajes de mujeres que decían que eran ellas las que deseaban más sexo, este hecho la llevo a escribir su segundo libro.

“Las discrepancias del deseo son el problema más común que las parejas presentan a los sexólogos” comenta la autora del libro y agrega” la persona con mayor deseo sexual comienza a sentirse sola y miserable”. “La persona con menor deseo sexual puede pensar que para el otro solo de trata de tener orgasmos, pero la realidad es que el deseo sexual también se relaciona con la necesidad de sentirse amado, deseado y emocionalmente conectado al otro”

Si bien hay tantos hombres como mujeres insatisfechas la diferencia es que la falta de deseo sexual en el hombre suele esconderse, y los hombres con baja libido suelen mostrarse reticentes a hablar de lo que les sucede o a pedir ayuda” Michele sostiene que muchas veces la falta de deseo sexual puede tener causas médicas por eso es importante la consulta con un especialista. Algunas medicaciones o algunas condiciones médicas como los problemas cardiovasculares producen un impacto en la libido, reduciéndola. Lo mismo ocurre con algunos desequilibrios hormonales. Otra causa común en la depresión, cuando la persona está sumida en pensamientos depresivos o problemas laborales o personales suele ver disminuido su interés sexual.

Michele Weiner Davis advierte que no hay que confundir falta de apetito sexual con disfunción sexual, obviamente si hay disfunciones sexuales la autoestima se resiente y también el apetito sexual, pero muchas veces se da la falta de interés sexual aún cuando no haya disfunciones.
En relación a los problemas de falta de deseo en los hombres muchas veces la mujer puede ser cómplice sin darse cuenta. Michele dice que los hombres son muy susceptibles a la respuesta sexual de la mujer. Si la mujer se queja durante el acto de que el hombre “no lo está haciendo bien” o que “no logra satisfacerla” la autoestima del hombre cae en picado, produciendo la negación a futuras relaciones sexuales. “No es verdad que el hombre siempre esté listo” agrega Michele Weiner Davis, también deben darse condiciones positivas para que se despierte su libido.

Cuando las diferencias entre el deseo sexual de una y otra parte de la pareja se convierten en el conflicto central de la relación la autora del libro recomienda la consulta con un terapeuta de pareja, que permita trabajar estos problemas y solucionarlos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares