Google+ Followers

jueves, 13 de mayo de 2010

MEDITACIÓN y APRENDIZAJE


Hoy, veremos que podemos aprender también a ser más felices, más responsables y cooperativos. La educación ha de dar un vuelco e incorporar nuevas técnicas, como las de la meditación, para formar a mejores ciudadanos. Os paso retales de la transcripción del vídeo del programa REDES de Eduard Punset, titulado “Meditación y aprendizaje”.

¿Qué pasa con las experiencias para calmar la mente y centrar la atención? ¿Qué sucedería si lo cultiváramos en los niños, si aumentáramos la repetición de esa experiencia en sus vidas mediante la práctica regular, por ejemplo? ¿Acaso cambiaría su manera de aprender, su manera de dominar las emociones durante el resto de su día a día?

En un pequeño estudio que se ha realizado en Nueva York a través del Inner Resilience Program. Lo primero que descubrimos es que se produjeron cambios significativos en los profesores. Acabaron menos estresados…

Los profesores que están menos estresados son más felices y más conscientes de los niños y de sus necesidades.

¿Y qué descubrimos con los estudiantes? Pues dos cosas: por un lado, una disminución de los niveles de frustración y, por otro, un aumento de una sensación que en este estudio llamamos «autonomía», es decir, los niños sentían que tenían voz en la clase, que el aula era una comunidad de aprendizaje democrática donde su opinión contaba y se les escuchaba. Ambas cosas, la menor frustración y la mayor autonomía, sin duda aumentan las posibilidades de que nuestros niños aprendan en general, tanto si educamos el corazón como la mente.

Bueno, no es tan difícil como parece. Hasta ahora lo que hacíamos con los profesores era presionarlos, muchas veces, para que se centraran únicamente en lo académico, solamente en la lectura, las matemáticas y las ciencias. Y en eso se han convertido: en profesores de lectura, de matemáticas y de ciencias. Pero la mayoría de profesores eligieron la profesión porque querían llevarse bien con los niños. Les gustan los niños y quieren pasar tiempo con ellos, educarlos, prepararlos para la vida.

Y conforme se lo vamos permitiendo y les brindamos más habilidades para hacerlo, descubren que disfrutan mucho más enseñando.

Eso es. Por ejemplo, en uno de nuestros proyectos, hemos trabajado con profesores para enseñar un plan de estudio a los niños sobre emociones y autocontrol, y hemos descubierto que los profesoras enseñan mejor en un estudio aleatorio comparado con otros profesores, enseñan más eficazmente, pero también hemos visto que la conducta de los niños mejora… y no solamente mejora su conducta, sino también sus habilidades cognitivas.

Todo esto va de la mano. Cualquier director de escuela te hablará de los niños que los profesores mandan a su despacho, y no son niños que necesariamente tengan un nivel bajo de inteligencia, pero sí son problemáticos, son un problema en el aula. Con el tiempo, estos niños se volverán más y más difíciles, y muchos de ellos dejarán los estudios sin terminar.

Sin embargo, los problemas de estos niños no son cognitivos, radican en su capacidad de hacer una cosa muy simple (porque, si lo pensamos, es simple): calmarse cuando están alterados, tener buenas amistades y pensar en los sentimientos y las necesidades de los demás.

Y, conforme vamos enseñando estas habilidades, descubrimos que se pueden enseñar, igual que se puede enseñar la lectura o las matemáticas, y vemos que los niños mejoran espectacularmente.







Lecturas relacionadas:

3 comentarios:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=SiXE7zreG38&feature=related :) saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias AURA!!! por compartir con nosotros este enlace a la Dra. MARIA MONTESSORI que fue una de las figuras más notables del movimiento de reformas pedagógicas que se originó a principios del siglo pasado a favor de los métodos activos, es decir de la llamada Escuela Nueva.

    ResponderEliminar
  3. Si se le diera más valor a la profesión del educador y estos le dieran a la infancia el valor que merece.Si cada quien respetara con amor la posición del otro y ese respeto fuera de la mano del cariño por enseñar y el aprender no perdiera la emoción que genera el descubrir cosas nuevas.
    Y los padres no debemos pretender dejar a la escuela todo el peso.
    Punset siempre BRILLANTE!!!!!!
    Gracias David!!!!!

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares