Google+ Followers

lunes, 5 de abril de 2010

El jardín Zen






Las antiguas tradiciones del arte japonés en el diseño del jardín continúan ejerciendo una importante influencia internacional en la arquitectura de jardines contemporánea. Shunmyo Masuno, internacionalmente conocido por la creación de sus jardines de estilo japonés.

Este profesor de diseño de jardines vive enYokohama, la segunda ciudad más grande de Japón. Masuno, de 50 años, es un sacerdote Zen de la décima octava generación y el último en su orden, todavía contratada para la creación de jardines. 


Los jardines de Masuno son una combinación de las tradiciones japonesas y budistas, sin alejarse de la modernidad. Sus diseños pueden encontrarse, hoy en día, en las grandes ciudades modernas de Tokio y Yokohama, donde el artista se ha esforzado en lograr con sus jardines oasis de tranquilidad y serenidad.

Masuno considera de su responsabilidad consiste en crear jardines compuestos por piedras llenos de metáforas, que ayuden a sus visitantes a adoptar una visión del mundo más simple y serena. “Creo que lo más importante en la ejecución de un diseño es hablar a las plantas y a las piedras y escuchar lo que ellas tienen que decir respecto a dónde les gustaría estar puestas”


El agua es un elemento decisivo en los jardines Zen, fluye en cascadas talladas en granito. Para sus jardines, Masuno utiliza combinaciones armoniosas de rocas, piedras, grava, musgo, bambu y helecho hasta conseguir la perfección.
Con esta rica atmósfera del jardín, Shunmyo Masuno se las arregla para conservar el antiguo arte Zen de diseño de jardines, al mismo tiempo que demuestra el significado crucial de la arquitectura del jardín en el siglo XXI.

Y ahora me gustaría contaros una historia de lo que representa un jardín para la filosofía Zen.

Un maestro zen le pidió a su discípulo que limpiara el jardín del monasterio.

El discípulo limpió el jardín y lo dejó en un estado impecable. El maestro no quedó satisfecho. Le mandó hacer de nuevo la limpieza una segunda vez, luego una tercera.

Desalentado, el pobre discípulo se quejó:

- Pero, maestro, no hay nada más que poner en orden, ¿que limpiar en este jardín? ¡Todo está hecho!

- Falta una cosa – respondió el maestro.

Sacudió un árbol y algunas hojas se desprendieron, tapizando el suelo.

- Ahora el jardín está perfecto – concluyó.

Maestro: El orden perfecto sólo existe al lado del desorden. El orden total en un jardín mata el jardín.

4 comentarios:

  1. Muy cierta esta filosofía, hay que preguntarle a las plantas dónde quieren estar y sin dudas las hojas caídas y todo lo natural debe estar presente, de lo contrario estaría muerto.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso!
    Por eso en mi casa no hay total orden..........jiji....
    Y ahora me relajaré más con mi nuevo jardín........
    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. ÓTIMA MENSAGEM ;-D OBRIGADA.
    DEIXAR TUDO FLUIDO E NATURAL , SEM TENTAR CONTROLAR TUDO , SEM RIGIDEZ.

    ResponderEliminar
  4. O jardim Zen é um convite à meditação.
    Um grande abraço
    David

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares