Google+ Followers

jueves, 18 de marzo de 2010

MEDITERRANEO - Joan Manuel Serrat




Joan Manuel Serrat es un poeta, en el más amplio sentido de la palabra. Primero porque sus letras tienen una calidad y una profundidad digna de cualquier autor estudiado en Literatura Contemporánea. Segundo porque no sólo escribe, sino que compone música para sus letras, como los antiguos aedos grecorromanos o los trovadores medievales, con los que está emparentado directamente al compartir con ellos el primigenio sentido de la poesía, cuando la lírica no se concebía sin música, sino como la perfecta simbiosis entre ésta y la palabra.

Y por último porque los genios siempre se reconocen entre ellos y Serrat ha puesto música  y cantado composiciones de gente como Antonio Machado, Miguel Hernández, Rafael Alberti, León Felipe, Luis Cernuda, Joan Salvat-Papasseit, Josep Carner, Pere Quart, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Luis García Montero...

Sea por lo que fuere, los artistas rara vez logran reunir acólitos a los dos lados de esa absurda frontera. Joan Manuel Serrat es uno de ellos, tan admirado por sus colegas (poetas, cantantes, escritores…) como reconocido por la crítica. Y lo que es más importante: honrado por el pueblo que, al cantar sus canciones, ha introducido la obra del de Poble-sec (barrio donde nació y vivió de Barcelona) dentro de la cultura popular común.

De entre toda su obra original una de mis canciones preferidas no es otra que Mediterráneo, ¿será por mi pasión por el mar Mediterráneo?, escogida en 2004 como la mejor canción popular española y perteneciente al disco homónimo publicado en 1971.

El álbum ‘Mediterráneo’ es, en palabras de su autor, “un puñado de canciones que se escribieron entre agosto y noviembre de 1971 en Calella de Palafrugell (Girona), Fuenterrabía (Guipúzcoa) y Cala d’Or (Mallorca). Siempre junto al mar”.

Quizá porque mi niñez
sigue jugando en tu playa,
y escondido tras las cañas

duerme mi primer amor,
llevo tu luz y tu olor
por donde quiera que vaya,

y amontonado en tu arena
guardo amor, juegos y penas.

Yo,

que en la piel tengo el sabor
amargo del llanto eterno,
que han vertido en ti cien pueblos

de Algeciras a Estambul,
para que pintes de azul
sus largas noches de invierno.

A fuerza de desventuras,
tu alma es profunda y oscura.

A tus atardeceres rojos
se acostumbraron mis ojos
como el recodo al camino...

Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
Tengo alma de marinero...

¿Qué le voy a hacer, si yo
nací en el Mediterráneo?

Y te acercas, y te vas
después de besar mi aldea.
Jugando con la marea

te vas, pensando en volver.
Eres como una mujer
perfumadita de brea

que se añora y que se quiere
que se conoce y se teme.

Ay...

si un día para mi mal
viene a buscarme la parca.
Empujad al mar mi barca

con un levante otoñal
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas.

Y a mí enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo...

En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.

Mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista...

Cerca del mar. Porque yo
nací en el Mediterráneo...


1 comentario:

  1. Sus canciones me recuerdan mi niñez, uno de mis hermanos mayores me cantaba canciones de èl.
    Si que es un POETA en toda la extensiòn de la palabra.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares