Google+ Followers

lunes, 15 de febrero de 2010

El síndrome del "nido vacio"





“El síndrome del nido vacío es una sensación general de soledad que los padres pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar. Aunque es más común en las mujeres, puede ocurrir en ambos sexos.

El matrimonio de un hijo o hija puede provocar sentimientos parecidos, ya que el papel e influencia de los padres a menudo se vuelve menos importante que el del nuevo cónyuge.

Un lazo maternal o paternal fuerte entre uno o ambos padres y su hijo puede empeorar esta condición. El papel de un padre cuando el hijo aún vive con ellos es más inmediato y cercano que el que es posible cuando viven en diferentes hogares, particularmente si la distancia física entre uno y otro significa una mayor dificultad para visitarse.

Esta situación generalmente es vivida por los padres con angustia. Se dan cuenta de que ya no son tan necesarios como antes y esto genera sentimientos de inutilidad, de falta de sentido. Sobre todo en la madre, ya que por lo general su proyecto de vida giraba en torno a sus hijos, sus necesidades, sus problemas”

La menor comunicación de los hijos no se trata de falta de amor, sino de que los intereses de los hijos se han diversificado. Los bebés y los niños pequeños centran toda su vida en sus padres, ¡dependen completamente de ellos! Con el correr del tiempo, van apareciendo otros focos de atención. Al irse de su casa, tal vez lejos, se enamoran y tienen pareja e hijos propios, o viven solos, y suelen tener trabajos exigentes. Por el simple hecho de ser adultos, generalmente tienen menos tiempo libre que cuando eran pequeños.

Me parece importante que los padres que se encuentran en esta situación, primeramente acepten que sus niños han crecido. El trato entre adultos puede ser muy gratificante, y lógicamente, será distinto al que tenían con ellos cuando eran pequeños, pero el amor, el cariño y la relación padres-hijos permanecen intactos (con algunas modificaciones lógicas por las distintas edades y realidades). También, este es un buen momento para hacer cosas que quedaron relegadas por décadas de ocuparse primero de los hijos: aprender algo nuevo, dedicarse a un hobby, viajar, lo que cada uno descubra que tiene ganas de hacer y ahora puede darse el gusto, sin culpas.

Hablando de culpas, los hijos que se van suelen cargar con este sentimiento, en especial ante reclamos de sus padres que ellos no entienden o que incluso consideran desmedidos (como por ejemplo, visitas o llamados muy frecuentes). La mejor manera de llegar a acuerdos es hablando, que cada parte exprese lo que necesita y lo que puede dar, y tener siempre en claro, nuevamente, que el amor que durante toda la vida los ha unido sigue y seguirá en pie, para siempre.
Quiero remarcar, que la relación con tus hijos no se terminó, sino que se ha modificado, cambia de sentido. Es una oportunidad para no dejarla perder y enriquecer esta relación de un modo distinto.

Busca nuevas maneras de estar permanentemente, en contacto con ellos, sin atosigar claro está, ya sea por teléfono, carta, o aprovechando las nuevas tecnologías de Internet (correo electrónico, programas de mensajería instantánea, etc.).

Recuerda que nunca dejarás de ser el padre o la madre de tu hijo. Simplemente tu rol ya no será el mismo porque tu hijo tampoco es el mismo, ha ido creciendo y ya no es más ese adolescente que necesitaba un reto.

Ser padre y consejero de un hijo adulto es también una tarea vital, y debes aprender a tomarla con una renovada responsabilidad cada día.

1 comentario:

  1. A los hijos hay que amarlos y dedicarles tiempo, pero sin descuidar nuestras actividades, que aunque ya disponemos de menos tiempo, a medida que ellos van creciendo de a poco podemos retornar a algunas de nuestras acostumbradas actividades o hacer algo que nos agrade. Siempre el espacio en la familia debe existir, porque si vivimos sòlo para ellos, luego el vacio es mayor, esto me lo enseñaste tù y te lo agradezco infinitamente David.
    Hoy dìa hay muchas actividades que los señores y señoras pueden hacer en clubes, y conseguir nuevas amistades de acuerdo al momento que viven.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares