Google+ Followers

lunes, 25 de enero de 2010

¿Soy de los que hacen que las cosas sucedan?








El “Yo soy así, y no puedo cambiar” es auto destructivo, porque proviene de la idea falsa que no podemos cambiar por el solo hecho de que siempre hemos sido o hemos actuado de una determinada manera.

Excusarnos diciendo “no puedo evitarlo” o “es mi carácter” equivale a frenar nuestra capacidad de crecer, mejorar y decidir sobre nuestra vida.

Sobre esto, una conocida fábula habla de un elefante que lo habían atado a una pequeña estaca. Muchos estaréis cansados de estas fábulas, pero lo que sí es cierto es el gran potencial que tienen para dejar ideas en nuestro subconsciente.

El elefante encadenado a una pequeña estaca…


El elefante del circo estaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo, enterrada solo unos centímetros en la tierra.

Aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía que ese animal, capaz de arrancar un árbol con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir. ¿Que lo mantiene? ¿Por qué no huye? Era mi pregunta. Pregunte a las personas mayores y algunos me dijeron que el elefante no escapaba porque estaba amaestrado.


La pregunta entonces fue: - Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo hubo alguien que me dio la respuesta: El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. En aquel momento, el elefante empujo y tiro tratando de soltarse. A pesar de todo su esfuerzo, no pudo.

La estaca, era ciertamente, muy fuerte para él. Al día siguiente volvió a intentar, y también el otro, y el siguiente... Hasta que un día, el animal acepto su impotencia y se resigno a su destino. Este elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque.... CREE, que no puede. ¿Quién detiene su iniciativa? El mismo.


El tiene registrado en su recuerdo que no puede. Ello viene de su infancia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor, es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente si podía....


Jamás.... jamás intento poner a prueba su fuerza otra vez.


Muchas personas son un poco como ese elefante.


Nosotros debemos creer en los sueños, y tenemos que creer que nuestro futuro solo depende de nosotros mismos.

El mensaje de esta fábula es claro, que no hayamos podido hacer alguna cosa en algún momento de nuestra vida, no quiere decir que en el día de hoy no la podamos conseguir.

Aplicado a nuestros límites y a nuestra capacidad de cambiar cuando nos transmitimos mensajes como “es que soy tímido” “es que soy mal maestro” “es que no soy lo suficiente bueno en esto”, hacemos lo mismo que el elefante. Damos por sentado que no hemos progresado desde la última vez que lo intentamos, que es una manera cómoda de justificarnos, pero no nos ayuda a conseguir  nuestros objetivos vitales, ni facilita la empatía con las personas de nuestro entorno.



Como contó Henry W. Chesbrough, precursor de la innovación abierta; analista tecnológico en La Contra de La Vanguardia (18/01/2010)


Soy joven porque mis ideas lo son. Al innovador le guía la razón, pero le mueve la pasión por descubrir.

Cuando nos hacemos mayores, perdemos interés por la innovación...

[…]
Nokia fabricaba botas de goma, pero supo adaptarse e inventar móviles en los 80....

Todos queríamos tenerlo pequeñito.

Ganaba quien inventaba uno de menor tamaño, más duración de la batería y calidad de recepción... Competían con Motorola.


A las empresas, les ocurre lo mismo que a las personas, unas innovan porque son capaces de cambiar el “chip” de sus pensamientos y otras se estacan en “yo sólo sé hacer esto...”

¿Eres de los que dicen “No quiero dejar de ser quien soy”, o por el contrario dices, “Soy de los que hacen que las cosas sucedan”?

1 comentario:

  1. Soy de las que hacen que las cosas sucedan....a veces....otras me cuesta un poco. Pero allì voy, mejorando cada dìa. Por eso es muy importante no "etiquetar" a nuestros hijos con los clàsicos: eres malo, es tremendo, no sirves para nada...ellos siempre van a creer todo lo que les digamos.
    Se hace difìcil "lanzarse" hacer algo nuevo y diferente, pero vale la pena el intento.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares