Google+ Followers

martes, 8 de diciembre de 2009

Tengo derecho a ser Feliz



Vivir felices es seguramente uno de los mayores anhelos más comunes de buena parte de la humanidad, es uno de los motores del hecho de vivir, para algunas personas vivir en felices puede querer decir vivir con mas autenticidad, con más libertad, para otros se trata de una plenitud propiamente afectiva.

Si en nuestra mente, como suele pasar, tenemos la idea que nada más podemos ser felices si las cosas nos van bien, no podremos ser felices en caso de que pase lo contrario.

Os reproduzco una carta que recibí el otro día y que expresa este gran sentimiento de ser FELIZ.


Tengo derecho a ser Felizzzz !!!!!



Resulta que a veces en el camino de la vida, nos empeñamos tanto en buscar la felicidad que no vemos ni disfrutamos del día a día, del olor de una flor o la sonrisa de nuestros hijos, incluso sus travesuras.

Ser felices es más que buscar ese camino, es transitarlo disfrutando cada momento, incluso los malos, porque de ellos podemos aprender tanto o más que de los buenos, porque nos enseñan a no cometer los mismos errores, porque aprendemos la tolerancia, la paciencia, el perdón.

Si, el perdón, si nuestra capacidad de perdonar fuera tan grande como la que tenemos para recordar las cosas malas, nuestra conciencia estaría siempre en concordia con todo nuestro ser.

Porque así como podemos tener un desacierto, todas y cada una de las personas que nos rodean tienen su sagrado derecho a equivocarse, y en el peor de los casos que nos hayan agraviado premeditadamente, el peso de la culpa ya no debe yacer sobre nuestros hombros.

Sólo liberándonos de culpas y rencores, podemos llenar de nuevo las arcas de nuestro corazón de nuevas experiencias, porque somos seres maravillosos,  llenos de cualidades, y nos podemos dar permiso para equivocarnos dejar a los demás equivocarse, para caer y levantarnos  cuantas veces sea necesario.

Debemos tener la capacidad de liberarnos de la desazón que supone una ofensa, y dejar ir, como cuando de niños dejábamos escapar un globo para verlo levantar vuelo ante nuestros infantiles ojos, llenos de admiración e inocencia.

Aprendamos a disfrutar todo lo hermoso que día a día nos depara la vida, llenemos de amor nuestros corazones, ida y vuelta a la luna , con parada en una estrella... 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares