Google+ Followers

domingo, 6 de diciembre de 2009

No dejéis tangas al alcance de vuestro perro



Fuente: LA CONTRA de LA VANGUARDIA 


Ricard Adán, veterinario. Tengo 41 años. Nací y vivo en Barcelona. Soy veterinario y profesor de biología. Estoy casado y tengo dos hijos, Pol (13) y Arnau (11). Soy progresista y agnóstico de moral cristiana. En casa hay un jerbo y dos peces. Colaboro con Veterinarios sin Fronteras y con protectoras.





¿Cuántos animales han pasado por sus manos?

En 18 años, ¡miles! Tengo casi 4.000 fichas en mi consulta... Y además colaboro con protectoras de animales.

¿Qué es lo mejor de este trabajo? 

La amistad. La señora María entra ¡cada día! con su perro a saludarme en mi consulta, durante su paseo. Hay mascotas de familias que trato desde su nacimiento, y se crean vínculos fuertes... ¡No dude de que la vida de barrio existe en buena medida porque los vecinos sacan a pasear a sus perros!

¿Tener una mascota te socializa? 

Sí, e incluso en el caso de niños autistas, discapacitados mentales y ancianos.

¿Aconseja regalar mascotas a niños? 

Si el niño es mayor de tres años y le enseñamos a responsabilizarse del bienestar del animal, sí: aprenderá a cuidar.

En lo de las mascotas ¿hay modas? 

En perros, hace años se llevaban los pastores alemanes, luego los labradores, luego los bulldog franceses, y ahora los carlinos, unos perros pequeños, feúchos y divertidos.

Ayer vi a un señor con uno en el brazo.

¡Hay perros que nunca han tocado el suelo!

No todo serán perros en su consulta. 

Gatos, aves, reptiles... Quien tiene reptiles en casa tiene varios: ¡hay casas que son junglas! También viene un cerdo vietnamita.

Salía uno en la serie Porca Misèria.

A ese tuve que sacrificarlo yo... Al término del rodaje tragó algo que no debía y me llegó moribundo. No pude salvarlo. Sucede mucho con perros, y hay que operarlos.

¿Qué tipo de objetos se tragan?

Hace poco a un perro le extraje algo que le obstruía el intestino: ¡resultó ser un tanga! ¡No dejéis tangas al alcance del perro...!

¿De quién era el tanga?

 
La dueña del perro me pidió que le devolviese ese tanga.

¡¿Para volver a usarlo?

No me atreví a preguntar, claro.

O quizá el tanga no era de ella e iba a hacerle unas preguntitas al marido...

Eso lo vivió un colega mío: extrajo de un perro un picardías rojo. Y al verlo la dueña... se separó del marido: no era de ella.

Qué entretenido es ser veterinario...

 
Un colega extirpó un tumor mamario de una perra..., y la dueña le rogó luego que le explorase también a ella los pechos.

¿Qué hizo el veterinario?

 
¡Enviarla al médico, claro! Los amos suelen hacernos consultas médicas, o enseñarnos partes del cuerpo para que exploremos si ese eczema tiene relación con su mascota...

¿Transmiten enfermedades los bichos?

 
Nada que una adecuada higiene no prevenga. También he tratado perros que eran alérgicos a la piel de sus amos, ¿eh?

¿Y qué hay que hacer en casos así? 

Airear y limpiar la casa para que no acumule partículas epiteliales humanas, que son las que constituyen el polvo doméstico.

Dicen que los gatos se limpian mucho.

 
Yque "la curiosidad mata al gato", ¡y es cierto!: hay que vigilar antes de poner la lavadora, pues algunos gatos aparecen lavados y centrifugados. Y a un cachorro de gato desaparecido lo encontramos meses después... fosilizado detrás de la nevera.

¿Qué consejo básico da a los amos? 

Si el animal se comporta indebidamente, ¡ignórele! Es más lento pero más eficaz que los castigos. Y si se porta bien, carantoñas.

¿Cometen las familias muchos errores con sus mascotas? 

Veo perros y gatos obesos: es un reflejo de la disfuncional relación que mantienen sus amos con la comida.

Y del abusivo sedentarismo del bicho.

 
Sí, a un perro hay que sacarlo de casa dos veces al día. Y no darle de comer mientras comemos nosotros: el perro debe comer a su tiempo y en su rincón. Un día un amo me trae un gato en su cesta, y le digo: "Venga, gordito, sal de aquí", ¡y salió fuera de la consulta el amo, creyendo que se lo decía a él! La verdad es que los dos estaban gordos.

¿Qué casos trata usted con más frecuencia? 

Estoy especializado en etología clínica (psiquiatría animal, para entendernos), y es muy frecuente la ansiedad por separación: cuando se queda solo en casa, el perro ladra mucho o destroza el piso.

¿Qué le está pasando a ese animal? 

Separado de la madre, su amo se convierte en nueva madre. Y si ese amo no le enseña a estar solo..., el perro depende demasiado del amo. ¡Hay que reprogramar a ese perro!

Y reprogramar también al amo, ¿no? 

Pero eso cuesta más. A ciertos amos mimosos les cuesta dar órdenes a su perro con voz grave y firme para que el animal note quién es el jefe de la manada y obedezca.

En más de un caso manda la mascota.

 
Recuerdo ahora el entierro en un hotel ¡de cinco estrellas! de un perrito sacrificado por un colega mío en Málaga: era el perrito de un jeque árabe, vivió como un rey...

¿Algún perro le ha mordido a usted? 

Sí, un huskie, al levantarlo para ponerlo en la camilla: me mordió en el hombro. ¡Suerte que no me pilló la oreja! Son accidentes...

¿Es eso lo peor de ser veterinario? 

No: lo peor es sacrificar a un animal incurable, después de haberle conocido a él y a sus amos a lo largo de muchos años... Después de eso, sé que dejaré de ver a esas personas durante mucho tiempo... Este fin de semana hemos despedido a dos perros, Zeus y Thor.Fue el domingo, a las siete de la tarde, en la intimidad... 







1 comentario:

  1. Vaya!!!!!!!!!!
    Si que es interesante y divertido ser veterinario...:))
    Venga gordito....sal de allì...jijiji...

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares