Google+ Followers

sábado, 26 de diciembre de 2009

Como superar el miedo a volar


Muchos, lo confiesen más o menos abiertamente, tienen sus reservas a volar en avión. Los miedos son frecuentes incluso en aquellas personas con muchos años en los aviones. Los cielos no constituyen un medio natural para los humanos y los miedos se multiplican por múltiples causas...
En estas fiestas, hay personas que desean celebrarlas con su familia y se ven obligados a viajar con avión. Resultando un viaje lleno de miedos y sufrimiento.
Hay personas que desde el principio tienen verdadero pavor a subir a un avión y volar. Una mezcla de intensa claustrofobia, angustia y ansiedad. Son problemas, de raíces complejas, que se exteriorizan y proyectan a través del miedo a volar. Una gran mayoría de estas personas tiene un miedo "irracional" al avión provocado por múltiples causas.
En algunos casos se ve que el miedo a volar es puro, pero tal vez es en los menos. Suele haber una mezcla de miedos, claustrofobia, agorafobia, puede ser miedo a las tormentas, o personas que son especialmente sensibles a lluvia, rayos, truenos… Cuando el avión genera movimientos antigravitatorios por las masas de aire en diferente presión, la persona aliviana su cuerpo y esto puede ser un disparador de ansiedad brutal, lo mismo que cuando hace movimientos gravitatorios aumenta el peso corporal. En general la sensación de desagrado es abdominal, porque las vísceras están cubiertas por peritoneo y flotan en el abdomen, la persona no tolera tener sus vísceras impactando contra el diafragma y bajando del mismo.
Siguiendo con los miedos tenemos los miedos a la delegación, gente acostumbrada a controlarlo todo, ya que están acostumbrados a tener el tablero de mando y no toleran dejar su vida, como ellos dicen, en manos de alguien que no conocen, que no ven, que no pueden supervisar. Les gustaría estar a ellos en la cabina pilotando el avión. También pueden darse miedos más extraños, como a los incendios.
Hay miedos de lo más diversos, pero estos son los centrales: claustrofobia, agorafobia, miedo a las tormentas y en menor grado el vértigo, el miedo a la altura y en menor grado también el miedo a cruzar aguas profundas. Hay personas que vuelan bien si van sobre tierra pero si tienen que cruzar el océano presentan un miedo terrible.
Como superar el miedo a volar
Procura llegar descansado a tu vuelo. Las prisas estresan más.
Pídele a algún amigo o familiar que le acompañe en el viaje, hablar con él y en un momento de turbulencia poder tener la mano cogida de alguien conocido tranquiliza.
Solicita información sobre el avión y sobre el trayecto a cualquiera de los auxiliares de vuelo; te ayudará a superar su sensación de inseguridad.
Mantente distraído durante el vuelo, ya sea leyendo un libro interesante, conversando con la persona sentada a su lado, escuchando música etc.
No tomar estimulantes como el café o té, ni bebidas alcohólicas, en o antes de subir al avión.
Intenta relajarte durante el vuelo y disfrutar de los servicios que te ofrecen a bordo. Hay dos ejercicios sencillos que le ayudarán a relajarte:
Tensa simultáneamente todos los músculos de tu cuerpo y mantén la tensión durante unos segundos. A continuación, relaja todos los músculos de golpe, dejándolos distendidos. Disfruta de este momento de relax y, si lo necesitas, repite el ejercicio tantas veces como desees.
Concentrarte en la respiración abdominal y hacer sencillos ejercicios de relajación de los pies, muslos, manos, brazos, cuello, cabeza...
Las esencias florales de Bach te ayudarán.

Un tiempo antes de emprender el viaje, las “Gotas de Armonía” te ayudarán disminuyendo los temores y ansias que te produce el miedo a volar.
Como ya he contado antes, estos miedos pueden ser provocados por diferentes motivos. Cada persona tiene su propia situación y por consecuente la fórmula de esencias variará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares