Google+ Followers

sábado, 28 de noviembre de 2009

Miedo a hablar en público



Hablar en público es una habilidad que a más de una causa pánico, incluso a algunas que están más acostumbradas.

En esas ocasiones tememos hacer el ridículo, no encontrar la palabra adecuada o quedarnos sin palabras. Todo esto es bastante habitual.

Y realmente lo peor de todo, es el mismo miedo y el nerviosismo. Para evitarlo, es importante estar lo mejor preparada posible para ese momento, y así poner los nervios bajo mínimos.

Antes de preparar una conferencia en público, es importante que analices todos los datos posibles de la situación que se va a dar.
El tipo de público que te va a escuchar, los conocimientos que tenga tu público sobre la materia, el número de personas que va a asistir, la duración de la misma… etc.

Si te es posible ir antes al lugar donde se va a celebrar la conferencia, te aconsejo que lo hagas para que examines la situación en la que te vas a ver.

Una vez tienes los datos anteriores, ya puedes preparar tu charla.

Haz un esquema, y vas hablando con naturalidad sobre cada uno de los puntos del esquema. Practica en casa para ver el tiempo que te lleva y asegúrate que cubres el tiempo esperado de tu charla.

Procura hablar despacio, alto, claro y vocalizando. Utiliza la sonrisa, (es algo que te va a relajar y va a abrir una buena sintonía con tus oyentes).

En las primeras charlas, un buen consejo es  que no des lugar a ruegos y preguntas, los nervios te pueden traicionar.

El ir bien preparada, además de quitarte mucho nervio, va a hacer que todo salga perfecto.

Procura que tu exposición sea corta y sencilla. El público no recordará todo lo que has expuesto; por tanto, céntrate en los puntos principales y haz un breve resumen recordando las ideas más importantes tras cada segmento. Recuerda que cuanto más larga sea la exposición más probabilidades es que resulta aburrida.

Otro buen consejo es que utilices diapositivas o presentación en Power Point, ya que animan la charla, distraen la atención del público sobre tu persona y te sirven de apoyo para no quedarte en blanco.

Asegúrate de que estarán disponibles cuando llegues al lugar de la exposición, que funcionan correctamente y que sabes usarlos. Ten preparado un plan alternativo por si algunos de estos medios fallan.

En caso de no tener esa posibilidad puedes utilizar tarjetas, para llevar en la mano durante la charla y no perderte del orden de lo que vas a hablar. Uno o varios videos en medio de la presentación, además de evitar que la gente se aburra, te permiten descansar durante la charla.

Respira hondo antes de comenzar.

Habla con convicción y entusiasmo, mostrando que crees de verdad en lo que dices.

Mantén el contacto visual con el público. Mira directamente a los ojos de una persona durante tres segundos y luego mira a otra. Y de vez en cuando mira a la audiencia de forma general.

Piensa que el público está de tu parte, que quieren escucharte, que son tolerantes y amistosos, como si estuvieras hablando para un grupo de amigos que se interesan por ti y te aprecian.

Con estos pequeños consejos en unas pocas charlas, los nervios habrán desaparecido.

Y recuerda existen “Gotas de Armonía” que te pueden ayudar a aumentar tu autoconfianza para hablar en público y evitar la tensión en estas situaciones.

1 comentario:

  1. Este artìculo me servirà mucho, justo estoy empezando un cambio de profesiòn, el cual requerirà dar clases e impartir charlas a diferentes grupos de personas y siempre se me ha hecho difìcil hablar en pùblico.
    Gracias, està excelente.......:))

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares