Google+ Followers

martes, 10 de noviembre de 2009

La alhambra de Granada

Os reproduzco el articulo que ha aparecido hoy en La Contra de La Vanguardia. Habla sobre una de las grandes maravillas de la tierra. La Alhambra de Granada el lugar más inspirador del mundo. Hace pocos días que cumplió 25 años de que fue declarada patrimonio de la humanidad.


Cuando he visto este artículo he pensado en una persona que vive muy cerca y a la que aprecio mucho. 


Un consejo, si podéis no dejéis de visitar Granada, es preciosa.






María del Mar Villafranca, ´alcaldesa´ de la Alhambra
"La Alhambra es el lugar más inspirador del mundo"



Tengo 48 años. Nací y vivo en Granada. Soy historiadora y presidenta del Patronato de la Alhambra. Estoy casada y tengo un hijo adolescente. Soy del PSOE. He recibido valores y cultura católica. Exponemos ahora en la Alhambra los diarios autógrafos de Washington Irving.




¿Cuándo pisó la Alhambra por primera vez? 

De niña jugaba allí los domingos por la tarde: ¡era mi jardín! Subía con mis padres, como más granadinos.
 

Y hoy es la jefa... 

Y vivo así en una máquina del tiempo.
 

¿Qué pasado de la Alhambra adoraría presenciar? 

Una audiencia del sultán Muhamad V, hombre pundonoroso, excepcional, justo, dominador del comercio de la seda, relacionado con las mejores cortes de su época...
 

¿De qué época se trata? 

En la segunda mitad del siglo XIV este sultán edificó los pabellones que han llegado a nuestros días: el palacio de Mexuar, el Patio de los Leones, la sala de los Abencerrajes, de las Dos Hermanas, del trono, los baños...
 

Espacios fabulosos... 

¡Los únicos de su época y cultura que se conservan en el mundo! Durante centurias han inspirado a poetas y artistas plásticos.
 

¿Cómo era la vida aquí con los nazaríes?

 Refinada: aquí había retretes con agua corriente siglos antes que los cristianos. A estos baños llegaba agua del deshielo de Sierra Nevada, por conducciones que hoy todavía llenan albercas como hace 600 años... 

¿Disponían también de agua caliente?

 Calefactaban el suelo con fuegos subterráneos, lo que generaba el vapor para la sauna. Y, luego, masajes con aceites balsámicos... Las salas, volcadas a patios y jardines, son frescas en verano y cálidas en invierno, con braseros cuyo humo ascendía a respiraderos en las alturas... Y se perfumaban las estancias con esencias de plantas aromáticas, y sonaban las melodías de los músicos... 

¿Había harén? 

Desnudo en la sala de las camas de los baños, el sultán lanzaba una manzana para señalar a una de sus mujeres para yacer...
 

Un edén para fantasías masculinas. 

La reina Juana la Loca destinó recursos públicos para su mantenimiento, y Carlos V la convirtió en capital de su imperio. Pero Felipe II cortó el grifo, y la Alhambra quedó olvidada durante los siglos XVII y XVIII...
 

Asombra que sobreviva todavía hoy. 

El tapial con que está edificada es muy sólido, y flexibles las yeserías: soportan los terremotos de por aquí, con las láminas de bronce insertadas entre capitel y fuste de las columnas, para amortiguar temblores.
 

Muy ingeniosos... 

¡Aquí hay mucha ciencia! Umberto Eco, un verano, me ponderó la sabiduría de aquellos moros para refrescar el aire de estas salas.
 

¿Y qué pasó al quedar la Alhambra medio abandonada tanto tiempo? 

La habitaron inválidos del ejército, algunos presos, bandidos, pequeños artesanos, traficantes de antigüedades, mendigos... Así era en 1827, cuando llegó Washington Irving.
 

Que escribiría los sugestivos Cuentos de la Alhambra,¿no? 

Escritor y diplomático estadounidense, fue el hombre que supo soñar la Alhambra y explicar ese sueño al mundo..., que así pudo descubrir que no era sueño, ¡sino realidad!
 

¿Qué andaba buscando Irving aquí? 

Abrir el cofre del alma andaluza, evocar el pasado desde la vivencia del presente, dejarse encantar: él acuñó para la Alhambra la expresión "palacio encantado", le embrujó el espíritu de Boabdil. Vivió unos meses aquí, en la Alhambra, exacerbada su sensibilidad por la emoción del lugar, y anotando relatos que le contaban las gentes de aquí...
 

Qué lujo, vivir en la Alhambra, ¿eh? 

"Palacio de la indolencia", la llamó también... Se alojó en las destartaladas estancias de Carlos V, por la mañana se bañaba en la fuente de Lindaraja o en la alberca de Comares, y mojaba su pluma en la fuente de los Leones para escribir románticas cartas...
 

¿Qué me destacaría usted de todo lo que Irving escribió sobre la Alhambra? 

El cuento de las tres princesas, Zaida, Zoraida y Zorajaida, unos de esos romances entre princesas y caballeros cristianos, con mitos, astrología, destino, y siempre con el prodigioso escenario de la Alhambra...
 

¿Por qué es importante Washington Irving para la Alhambra? 

Su libro gustó tanto... que descubrió la Alhambra al mundo. Fue el primer defensor de este patrimonio: denunció su expolio y abandono y creó el libro de firmas, para evitar que los visitantes dejasen sus grafitis por las paredes: ¡los hay de todas las épocas!
 

¿Habrá firmado en ese libro Bin Laden, que declaró que quería la Alhambra? 

Bin Laden es el antiejemplo de lo que es la Alhambra, este espacio abierto a todas las religiones, culturas y pueblos del mundo, a todos los espíritus libres... ¡Todo exclusivismo es retrógrado!
 

Pero para el mundo árabe la Alhambra debe de ser un lugar muy especial...

Sin duda: un príncipe saudí ¡ordenó reproducirla al milímetro, mediante expertos, ingenieros, artesanos...! Ya acabada, constató que no tenía aura: ¡le faltaba la pátina de siglos transcurridos sobre ella, encantándola!
 

Y la específica ubicación, espléndida. 

La colina Sabica, en las estribaciones de Sierra Nevada, fácilmente fortificable - a partir del siglo XIII-,iluminadas con candelas durante la noche las obras de los muros de rojo tapial: de ahí Alhambra (la roja)...
 

¿Se toma usted el privilegio de pasearse a solas por la noche por la Alhambra?

 Tengo el privilegio de trabajar en uno de los lugares más impregnados de creatividad, quizá el lugar más inspirador del mundo. 




"La Alhambra es el lugar más inspirador del mundo"
Palacio encantado

Esta mujer viene a ser como la alcaldesa de la Alhambra: algunos en Granada la llaman Reina Mora con simpatía, por su buena gestión de esos palacios únicos, visitados por dos millones de personas al año, en grupos de 300 cada media hora, para preservar estas maravillas. A las que ahora se suma otro aliciente: una exposición sobre la vida y la obra de Washington Irving, el viajero, investigador y literato cuya pluma mitificó la leyenda de la Alhambra a escala universal. Ahora se pueden ver sus diarios autógrafos - que por primera vez se exponen en España-,dibujos - un perfil de la Alhambra hecho de su mano-y las primeras ediciones de libros con sus deliciosos Cuentos de la Alhambra.

Fuente: LA CONTRA de LA VANGUARDIA 



1 comentario:


  1. El Palacio Encantado te atrapa desde cualquiera de sus rincones y te sientes una reina mora, hechizada por las estrellas que lo alumbran cuando sale la Luna.

    Está claro que la protagonista de la entrevista tiene la capacidad de "sentir" La Alhambra y vivirla desde dentro. Por eso sus palabras transmiten la pasión por el entorno pero, aún así, creo que no existen palabras para describir el lugar. Hay que ir allí y dejarse seducir por la brisa serrana, mientras te pierdes en esas historias silenciosas que transmiten las paredes al pasar...

    La última vez que estuve, fue hace unos tres años... Era un caluroso atardecer de final del verano. El cielo enmarcaba la silueta de La Alhambra con suaves trazos de añil y rosado, en el preciso momento en que el Sol se empezaba a despedir, permitiendo que la calidez de sus rayos ofreciera una temperatura agradable para caminar entre las cantarinas fuentes de los patios repletos de color. Era muy fácil sentirse otra persona, en otra época, en otro entorno y dejarse llevar... Así que, me entregué al juego. Paseando por sus jardines empezó a llover despacio, sin prisa, dejando que las finas gotas de agua acariciasen mi piel con dulzura, como lo hubiera hecho, siglos atrás, el sultán del palacio para cortejar a su reina mora...

    Puedo recrear la historia de aquel día, decorándola con recursos literarios, más o menos acertados, pero no puedo mancillar con palabras unas sensaciones y emociones que quedaron -para siempre- prendidas de mi corazón.

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares