Google+ Followers

sábado, 21 de noviembre de 2009

Hay que “mimarse”

Jesús mencionó un segundo mandamiento, “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39)
Somos conscientes que debemos amar al prójimo, pero constantemente nos olvidamos de la segunda parte “Amarnos a nosotros mismos”.
 Así como amar a las otras personas se ha considerado una virtud, a menudo amarse a uno mismo se ha considerado un defecto que se relaciona con el egoísmo. El amor a los otros y el amor a si mismo no son contradictorios, al contrario toda persona capaz de amar a los otros tiene la capacidad de amarse a si mismo. Ya desde pequeños nos enseñaron a tener miedo a amarnos a nosotros mismos, el que se ama a si mismo, se respeta, y si te respetas a ti mismo respetas a los demás. Aquel se ama a si mismo disfruta tanto del amor, que el amor se desborda y llega a todos los demás.
Si te amas a ti mismo, amas a todos como a ti mismo.
El siguiente es un fragmento del libro “Los seis pilares de la autoestima” de Nathaniel Branden:
La autoestima se manifiesta de una manera sencilla y directa. Cuando observamos en una persona la mayoría de las siguientes cualidades, seguramente estamos frente a alguien que tiene un saludable nivel de autoestima:
La autoestima proyecta el nivel de placer que experimenta una persona por el solo hecho de estar viva, en la expresión de su rostro, en su modo de hablar y en su lenguaje corporal.
La autoestima se expresa en la tranquilidad con la que se habla de las virtudes y de los defectos, de forma directa y honesta.
La autoestima se manifiesta en la comodidad y el placer que la persona experimenta al dar y recibir cumplidos, afecto o amor.
La autoestima se reconoce por la apertura a las críticas y la capacidad de reconocer los errores. No está ligada a la imagen de “ser perfecto”.
La autoestima puede observarse en la armonía que existe entre lo que se dice y lo que se hace.
La autoestima se revela en la actitud de mostrar curiosidad y estar abierto a nuevas ideas, nuevas experiencias o nuevas posibilidades.
La autoestima se manifiesta en la capacidad de disfrutar de los aspectos alegres de la vida, de uno mismo y de los demás.
La autoestima se expresa a sí misma en la flexibilidad personal al responder a obstáculos y desafíos, ya que se confía en uno mismo y no se ve la vida como algo desagradable o penoso.
La autoestima se reconoce en un comportamiento firme (no inflexible) consigo mismo y con los demás.
La autoestima permite conservar el equilibrio emocional en situaciones de estrés.
Cuando los sentimientos de ansiedad o inseguridad, si aparecen, son razonablemente fáciles de controlar y trascender, el nivel de autoestima suele ser elevado.
La tranquilidad y la espontaneidad van de la mano de la autoestima. Reflejan el hecho de que la persona no está en guerra consigo misma.
Ámate a ti mismo y observa — hoy, mañana, siempre- Ámate a ti Mismo
Buda

El hombre que se ama a si mismo está dando el primer paso hacia el amor autentico
Osho

Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna
Oscar Wilde
La autoestima es la esencia del bienestar personal, de sentirnos a gusto en nuestra piel y con quien somos y compartirlo con los demás.
La actitud de amor hacia uno mismo, esta relacionada con la actitud de avanzar en el camino de conocerse a uno mismo, aceptarse, reconociéndose las capacidades y limitaciones propias, respetarse, cuidarse, valorarse y aprender a tratarse como nos trataría nuestro mejor amigo.
Al menos una vez al día mirate al espejo y dí:
“Me amo, me amo de verdad”

3 comentarios:

  1. Excelente artìculo, gracias por aportes tan interesantes y por tu ayuda con las gotas de armonìa para ayudarnos a re-encontrar el camino. Tendemos a confundir la manera de dar y manifestar el amor a los demàs, llegamos al punto de creer que sòlo sacrificando nuestros sueños y verdades logramos hacer felices a nuestra pareja, hijos, amigos, familiares, etc. Y resulta que no es asì, sòlo sintiendonos bien con nosotros mismos, podemos dar y sentir amor por los demàs. Tan simple como que nadie puede dar lo que no tiene, y si no te amas a ti mismo, entonces como amaràs a los demàs? que les daràs?

    ResponderEliminar
  2. hay que mimarse...

    obviando las acepciones religiosas (con todos mis respetos), me encuentro con esta entrada en la que me llama la atencion la parte de la autoestima (que es un camino duro a seguir muchas veces) y esas tres frases de buda, osho y Oscar Wilde.

    la teoria siempre es facil saberla pero lo dificil es llevarla a la practica...

    y a diferencia del ultimo parrafo del anterior comentario...pienso que aunque se tenga una baja autoestima, si es posible dar amor a los demas.

    Gracias por la entrada

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, 4ever por tu valioso comentario.
    Un abrazo, David

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares