Google+ Followers

sábado, 3 de octubre de 2009

Nuestro SER interior armonizado



¿Cómo funciona nuestro ser interior?
Nuestro ser interior es un conjunto de emociones y vivencias. Yo lo comparo a una orquesta.

El Dr. Edward Bach estableció que las emociones desequilibradas, pueden clasificarse para su estudio en 7 grupos de Flores de Bach, los cuáles se presentan en forma esquematizada a continuación:


Grupo 1. Para tratar los temores
Grupo 2. Para tratar la incertidumbre
Grupo 3. Para tratar el desinterés en lo actual
Grupo 4. Para tratar las manifestaciones de la soledad
Grupo 5. Para tratar la susceptibilidad a las influencias y opiniones de los demás
Grupo 6. Para tratar la desesperación y el abatimiento
Grupo 7. Para tratar a aquellos que sufren por los demás



Si continuo con la comparación entre las agrupaciones que definió Bach con la orquesta, los grupos florales son los diferentes tipos de instrumentos, cuerda, viento, percusión, etc.

Dentro que cada uno de los 7 grupos el Dr. Bach encontró 38 flores, cada una sirve para mantener el equilibrio de una emoción diferente. Estas emociones las comparo a cada uno de los instrumentos, trompeta, violín, piano, etc.

Todos habremos escuchado una orquesta en el momento que aparecen en el escenario y calientan los instrumentos, emitiendo sonidos, cada uno a su tiempo. ¿Qué ocurre? Porque sabemos que cuando la orquesta suena en un conjunto es de maravilla, pero si llevamos a una persona que nunca hubiese tenido este placer, su opinión sería que es insoportable de oír esta maraña de sonidos desarmonizados.

Así “suena” nuestro ser interior cuando su estado es extremadamente desarmonizado.
Este es un caso excepcional, normalmente lo que ocurre es que tenemos algún instrumento o tipo de instrumentos que “desafinan” o no tocan a la misma velocidad.



¿Quién consigue armonizar la orquesta para que suene como una obra maestra?

El DIRECTOR, con su buen oído y su gran sensibilidad sabe corregir cada uno de los sonidos que emite cada instrumento, para que la obra suene majestuosamente y el público se levante a aplaudir en masa.

El TERAPEUTA es el símil del DIRECTOR de orquesta, debe tener una gran sensibilidad para detectar los desequilibrios emocionales y saber aconsejar las “Gotas de Armonía” precisas para conseguir que nuestro ser interior funcione de manera equilibrada y al unísono.
  
El buen TERAPEUTA se interesa por hallar la raíz de los conflictos, como el camino más certero para recuperar la armonía general y, en consecuencia, colaborar con la salud mental y física.

El buen TERAPEUTA se acerca sutilmente a cada persona, para ayudarlo en la búsqueda del equilibrio a partir de conocerse mejor a si mismo, es decir más profundamente. "La verdadera salud es la felicidad, y una felicidad muy fácil de lograr, porque es la felicidad de las cosas pequeñas: hacer las cosas que realmente nos gustan hacer, estando con la gente que verdaderamente queremos".





3 comentarios:

  1. Es un magnìfico trabajos el que haces, ayudar a las personas a encontrar su verdadero potencial, a sanar heridas y continuar adelante.
    No cambiar la naturaleza de la persona, sino sacar el màximo provecho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios nueva Janeth, no sabes que importante es el saber que mi trabajo sirve para que os sintáis en armonía.
    Abrazos,
    David

    ResponderEliminar
  3. quisiera poder oir su trabajo
    maestro

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares