Google+ Followers

sábado, 17 de octubre de 2009

La timidez



Un rubor que invade las mejillas, el sudor frío en las manos y la frente, los latidos que se aceleran, un nudo en la garganta, las mandíbulas apretadas, los molestos gases en el aparato digestivo, temblores, algunos tics y un sin número de síntomas difícilmente controlables, invaden con frecuencia a los tímidos más problemáticos cuando se encuentran ante otras personas.

Es, en realidad, un conjunto encadenado de manifestaciones emocionales que el tímido trata de esconder. Y, ante el evidente fracaso de su propósito, las cosas empeoran aún más. Si no sabe ubicarse y actuar en una reunión de amigos o de trabajo, por ejemplo, en un principio se ruborizará. Pero esto no es lo peor: al darse cuenta de que llama la atención, el rubor aumentará; si, además, alguien le hace la observación de que se está poniendo colorado, terminará por vivir el encuentro casi como una tragedia.

Resulta muy difícil y complejo detectar la timidez, ya que la mayoría de la gente suele esconderla bajo determinadas máscaras como, la reserva, la modestia, la independencia. Por otro lado es muy difícil admitir que se tiene miedo a la gente, no todos se atreven a reconocer la timidez. Es muy importante tener en cuenta que no todas las personas que hablan poco, que tienen pocos amigos o no conocen gente nueva son tímidos. Mucha gente que es solitaria o callada, no padecen timidez, sino, que prefieren la compañía de sí mismos, otras en cambio, que actúa de manera no-tímida, guardan su timidez bajo la apariencia de ser sociables. Para comprobar si se es tímido, se debe realizar un análisis.

Si se llega a la conclusión que en la vida hay algo que impide la conexión con los demás por el temor a ser rechazados, se puede afirmar que se es tímido.

Generalmente las personas tímidas no quieren arriesgarse y cuando lo hacen, ponen poco esfuerzo, para comenzar nuevas relaciones, por temor a que se pongan a prueba sus capacidades.

El miedo, los nervios, la culpa, la especulación, la meditación, el replanteo de lo que se va a hacer, son solo maneras de dilatar la acción, son las excusas que se ponen para no comenzar algo nuevo. Es necesario tomar conciencia que conocer a nuevas personas ocasiona inseguridades, pero se debe arriesgar para poder ganar, hay que atreverse a concretar nuevos vínculos. También se debe saber que siempre hay riesgos, que a veces se fracasa y otras veces se gana y que cada cosa que se pierde hace que se gane alguna otra.

Es muy importante aprender a no querer ser lo que no somos y valorar lo que lo que realmente se puede hacer y lo que se es, en realidad. Las personas tímidas suelen sufrir una modestia excesiva, suelen infravalorarse, porque existe la tendencia a sobrevalorar a los demás. Hay que comprender que todas las personas tienen puntos débiles, aciertos y fracasos, que se cometen errores, que nadie es perfecto, por lo tanto no es necesario perseguir la perfección.

Las personas tímidas generalmente viven pensando constantemente que los demás están siempre mirándolos, observándolos, examinando todos sus actos. Esto sucede porque los tímidos, suelen tomar esa actitud con los demás, por eso una manera de liberarse, es dejar de juzgar y de valorar a los otros.

Para superar la timidez no basta con superar los temores y enfrentar nuestros miedos, hay que aprender también que en la vida, las circunstancias cambian constantemente y que las relaciones interpersonales nunca permanecen igual.

No se debe abandonar lo más grandioso que tiene la vida, la capacidad de sorprendernos, ya que hay numerosos factores que se unen para construir vínculos afectivos y no se puede pretender que éstos permanezcan fijos.

Ser tímido, no es lo mismo que ser introvertido. La persona introvertida es reservada y vive, predominantemente, hacia dentro de sí misma. Pero puede, perfectamente, no ser tímida. Algunos introvertidos lo son porque eligen disfrutar de su mundo interior y no salir mucho de sí mismos. Incluso pueden ser excelentes comunicadores. Y también hay tímidos que hacen esfuerzos titánicos por superarse y se han convertido en personas que aparentemente se relacionan muy bien.

El tímido es, normalmente, una persona muy emotiva que tiene miedo de actuar mal y por eso evita el contacto con los demás. No se fía mucho de sí mismo ni de los demás.

Cuando la timidez no es grave puede convertirse incluso en un elemento al que sacar rendimiento. Los tímidos son, con frecuencia, introvertidos y aprovechan esa facilidad para profundizar en la creatividad interior, estimulando la imaginación y la fantasía. Por esa razón, entre los tímidos se encuentran grandes artistas, pensadores y escritores. Fueron y son conocidos por su gran timidez James Dean, Woody Allen, Montesquieu, Rousseau, Stendhal y Proust. Por otro lado, aunque en el ámbito laboral se valora mucho la capacidad de comunicación, también en ese terreno pueden aprovecharse las ventajas de la timidez. Algunos tímidos han encontrado en el trabajo su refugio y muestran tendencia a ser perfeccionistas y abordar con eficacia las tareas que requieren mayor concentración y esmero.

¿Cuándo es necesario actuar sobre la timidez? La señal de alarma es el sufrimiento: cuando ese temor al contacto con los demás produce angustia, desestabiliza y perjudica a la persona en sus relaciones laborales, de amigos y familiares, hay que intervenir: el bienestar emocional y, en general, la calidad de vida, se resienten demasiado.


4 comentarios:

  1. Muy bueno el archivo sobre la timidez me considero una persona timida quisiera superarla cuando estoy frente a la gente conocida o desconocida siento cuando la sangre sube a mi cara y me siento muy mal me podrias dar un tips para superar la timidez GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Hola "Anónima",

    Si me mandas un correo a

    GotasDeArmonia@gmail.com

    Verás como podremos mejorar esta timidez que me dices que tienes.

    Abrazos,
    David

    ResponderEliminar
  3. Yo soy igual y no me gusta ser asi, quiero cambiar pero al mismo tiempo me da miedo, he eso se le ha sumado la ansiedad y algo de depresión, eso que dices de pensar mucho hacia dentro es sierto, me gusta dibujar y crear esculturas, soy muy bueno en eso, pero tambien me llegan pensamientos malos que no me gustan, quisiera poder relacionarme normalmente con la gente, espero que puedas ayudarme.

    ResponderEliminar
  4. I, a vegades, ens en sortim
    I, a vegades, una tonteria de sobte ens indica que ens en sortim
    I, a vegades, una carambola de sobte ens demostra que ens en sortim

    ResponderEliminar

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares