Google+ Followers

martes, 20 de octubre de 2009

La crisis de los 40 en los hombres


Todos hemos oído hablar de la famosa crisis de los 40 en los hombres. Realmente no está demostrado que exista, pero si es cierto que en muchos casos se repite una pauta muy concreta de comportamiento y de actitud.


Los síntomas más claros en hombres de 40 años suele ser la necesidad de sentirse jóvenes de nuevo y la búsqueda de nuevas experiencias que se han perdido con la edad o que en su día no pudieron experimentar.

Se producen muchas rupturas matrimoniales ante estas actitudes, ya que la mujer no puede aguantar el cambio al que se somete el marido.

Se pasa de vivir una vida sosegada y estructurada a comenzar a vivir unas experiencias parecidas a las de cuando tenían 20 años. La pareja no se haya en la misma situación y se hace difícil aceptar los cambios.
A la crisis de los cuarenta se le conoce también como la crisis de la media vida, porque se considera que a esa edad se ha recorrido la mitad de los años de expectativa de vida. Y también se le llama crisis de madurez, ya que de ella puede resultar un equilibrio y un sentido del deber que supone que a partir de ese momento, se puede alcanzar una vida lograda y fructífera.


Obviamente esta crisis no afecta por igual a todas las personas, su efecto dependerá de la situación de cada individuo. En una persona que ha conseguido en mayor o menor medida los objetivos tanto profesionales como personales a los que aspiraba de joven, la incidencia de esta crisis será menor.
En cambio para personas inseguras, en donde la relación de pareja se ha vuelto rutinaria y carente de estímulos gratificantes de ocio y tiempo libre o cuando la vida del hombre está llena de excesivas responsabilidades, es mucho más pesada y difícil de superar.


Cambios físicos y de conducta que se presentan a esta edad
  • Deterioro corporal, que dependerá en gran medida del estado de salud, de la alimentación y del ejercicio físico que se haya realizado años antes.
  • Aparece la preocupación por las enfermedades, comienzan los chequeos médicos y en ocasiones una cierta actitud hipocondríaca.
  • Existe una mayor tendencia a engordar, van apareciendo las primeras arrugas y el cabello se cae o se vuelve más canoso.
  • Hay desilusión por lo proyectos juveniles que se han postergado.
  • Cansancio por todas las responsabilidades que tiene y que cada vez le pesan más.
  • Momentos de depresión y de ansiedad, debido a que existe una lucha muy dura entre lo que quiere hacer y lo que debe hacer.
  • Busca nuevas experiencias de riesgo o atrevidas como cuando era joven, a fin de evitar la sensación de tiempo perdido o de aburrimiento. De repente quiere practicar algún deporte extremo, cambiar su imagen o hacer grandes inversiones que normalmente no haría, simplemente por llamar la atención.
  • Tienden a salir con personas más jóvenes, incluso puede haber infidelidades.
  • Mantiene una postura apática ante el sexo con su pareja, ya que en el fondo tiene miedo a la vejez y las consecuencias sexuales que ello conlleva.
Hay hombres dados a convertir un pequeño bache en un problema grave

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares