Google+ Followers

martes, 25 de agosto de 2009

Gotas… escucha a tu corazón

Hubo una convocatoria en cierto pueblo para invitar a los ciudadanos a escalar una montaña, grande era ésta y cuantos habían intentado escalarla habían fracasado, así que se procedió a hacer una extensa convocatoria por toda la región a fin de que fueran muchos los que se inscribieran en esta competencia, jamás la montaña había sido escalada, cientos que lo habían intentado habían fracasado.


Así día con día se inscribieron decenas de personas que deseaban llevarse el premio que los patrocinadores habían prometido a quien fuera el triunfador del evento. Lo que no sabían los escaladores era que el jurado estaba compuesto por más de cincuenta personas, los más negativos del pueblo, los que todo y a todos descalificaban y ahora no sería la excepción de descalificar a quienes intentaban escalar la montaña.


El gran día llegó, participantes, pueblo y jurado se dieron cita para la gran fiesta, se dio la voz de arranque, jóvenes atletas subían a la montaña y al poco tiempo ya estaban de nuevo abajo, los del jurado y los asistentes decían que nadie iba a poder, que era imposible, que era muy difícil que alguien lo lograra, y así minuto tras minuto caían al pie de la montaña quienes osaban treparla, ¿qué te dije? se decían unos a los otros, no se va a poder, mira como caen, imposible subir, caía uno y otro y otro más, jóvenes audaces, fuertes atletas caían y caían y caían para beneplácito de pueblo y jueces.


Más de pronto, sin que nadie pusiera atención un anciano poco a poco, paso a paso fue trepando y… ¡Logró llegar a la cima de la montana! ¡El viejo llegó! decían todos llenos de incredulidad ¡Llegó! ¡Llegó! ¡El viejo llegó!


A los pocos minutos ya estaba el anciano recibiendo su premio de mano de los organizadores, uno de ellos le dice: ¿Nos podría explicar cómo fue que logró llegar a la cima de la montaña? y el anciano le contesta: ¿Queeeeé? ¡Era sordo!...
Y descubrieron que... ¡Era sordo!





¡No permitas que personas con pésimos hábitos de ser negativas derrumben las mejores y más sabias esperanzas de tu corazón!
¡Recuerda siempre el poder que tienen las palabras que escuchas!



Otra historia muy conocida, según un grupo de científicos que estudiaron las características del abejorro, este insecto no puede volar. Es cierto, de acuerdo a su tamaño, peso y forma aerodinámicamente el abejorro no puede volar. Afortunadamente el abejorro no ha escuchado ni leído sobre este estudio y simplemente vuela.


Moraleja, sé siempre SORDO cuando alguien te diga que no puedes realizar tú sueño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las 10 gotas... más leídas en la última semana

Las 10 Gotas... más populares